Mama ¿qué será lo que quiere el Chele?

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

redaccion@criterio.hn

Mama ¿qué será lo que quiere el Chele?

(Lo que ofrece y pide JOH y lo que le exigen)

a R.S. por sus íntimos cumplidos

Rodolfo Pastor Fasquelle

Tegucigalpa.-Noombre no fue Ivanka, nada que ver, eso es fantasía de un padre sentimental. No influyeron los consejeros de campaña, ni menos tuvieron que ver los pastores de la derecha religiosa que, siendo su fiel grey, antier confrontaron a Trump por el escándalo. A decir de los tuits presidenciales, los comunicados de Casa de Gobierno, los washasos en el Internet y los titulares vendidos en La Prensa, Ana y Juan Hernández fueron quienes convencieron a Donaldo de firmar la orden ejecutiva para detener la separación de los niños y sus familias en las fronteras. (Tenían una semana de estarle diciendo.) Así que no extrañaría que JOH consiguiera también pronto la residencia definitiva que pide él y para los tepesianos. Cualquier rato se la dan y le hacen el favor.

Y le mandan a Callejas de regreso, que ya les está saliendo caro, con leucemia. (Abrazo a la distancia). Alguien tendrá que explicar porqué, sin haber cambiado la ley, se tuvo que ordenar que los agentes de la Sra. Nielsen dejaran de enjaular a los niños por separado de sus padres, lo que antes nunca había hecho nadie. Sin que ni pida perdón. Volvemos a lo mismo. Los políticos, para indultarse con sus resoluciones, antes tienen que exacerbar problemas inventados. Alguna culpa tienen esos padres, ha declarado doña Ana, ¡sometiendo a sus vástagos a tan azaroso peregrinaje! porque lo que es ella, modestia aparte, nunca mandaría a sus hijas en la “Bestia”, las manda con visa y en avión, a vacacionar en la mansión que compró con el sudor de su frente.

Artículo Relacionado: Amenaza y oportunidad de la crisis que provocará Trump (3)

La diferencia entre los que se van y los que se quedan es sencilla, es la diferencia entre la libertad y la fuerza, entre los deportados y los extraditables, entre los que saben poco o del todo no entienden el sistema, y los que saben todo o demasiado. Muchos no saben bien si prefieren quedarse o regresar. JOH quiere quedarse cuatro años o más. Aunque sea viajando. La gente no lo quiere pero él mantiene el control. El vacío de poder es más bien un vacío de autoridad moral. Un vano a la vista en la institucionalidad. A JOH y a sus consejeros –pobrecitos- la gente en la calle los maltrata, deberían hacerles una limpia, con ruda, en temascal, allá en La Campa, después que suden bailando el baile del garrobito.

Por ahora no. Anda volando JOH. Ya se clavó en la silla del avión. (Aquí le cuidan la silla Presidencial Mauricio Oliva, sus designados, los cuatro generales y los que obedecen aunque no acaten el fallo.) Todo marcha a su favor. El mismo Mel ¿que ya aceptó elecciones dentro de tres años y medio? ¿O sea que estas ya son buenas? El prediálogo esta liquidado antes de empezar, es para entretener a los antis y reconciliar viejos amigos. No es como en Nicaragua. JOH no tiene -como Ortega- que escuchar la gritería. Y si elige a su propio Fiscal General, JOH, todo va a estar bien. Por lo pronto, quiere negociar. Se puede. Que la Maccih cambie de enfoque y tono, y se ponga a investigar a sus adversarios, en vez de continuar investigándolo a él con sus correligionarios por fruslerías. ¿Cómo puede decirle que no a eso, el Chele, si eso es lo que él pide que hagan, la FBI y los Comisionados? ¿No quiere que se quede, el gringo? Pues que una jueza, como ésta, declare que sin fundamento los procesos incontrovertibles, y le otorgue doce sobreseimientos definitivos, sin objeción del fiscal. El pacto se queda. Hay que olvidarse del pasado y de la colaboración eficaz. Ver hacia adelante. Veremos que pasa en el 2020, cumplido el PLAN.

Mirar al futuro. ¿Con veinte mil millones de deuda externa? ¿Habrá? (Tábora dice que diez). El FMI se ha comprometido a implementar un proceso para certificarlo libre y limpio de polvo y corrupción. El BID le prestó otros 60 millones de dólares para la “vida mejor” en los cinturones de miseria y la OEA le ha dado a un nuevo vocero de la Maccih, a su gusto, imagen y semejanza.

¿Aun así teme? Aceptar a un Luiz Guimãraes como vocero no debería haber sido tan difícil, digo, demasiado, tanto que se resistió durante cuatro meses, para enviar un mensaje dice Rosa. Guimarães es un hombre del sistema, un hombre de partido, que le entiende al trámite, como decía Tomas Lozano, conoce los imperativos del poder… y su convencional funcionamiento. Entiende eso de judicializar la política. ¡Eso de fabricarle acusaciones al otro desde el poder! Entregarle al Chele 38 amigos, socios, correligionarios que además -al menos en parte- delinquieron por el Partido, pues arde un poquito, pero ni modo, hay que sacrificarse, por el líder, por el Partido.

Pero ¿entregar a los militares que dispararon contra la gente cuando lo ordenó? ¡Como quieren ahora, para exigírselo a Ortega luego! ¡Eso si que no! Eso nunca, jamás. Olvídense de esas simetrías. No se puede. Entregarles a M. Oliva, tampoco. Porque Mauricio es el mero diablo y se lo lleva con él. Como Pepe. Y ahí es donde la mula botó a Génaro y a Daniel. Le están aserruchando el piso. Pidiéndole lo que no puede dar y él suplica lo que no le van a dar. Es una situación con mal pronóstico.

Después de esos años de más, hay que aspirar a otra cosa, un retiro digno, el Parlamento no protegió a Martinelli, a una historia oficial que blanquee los sepulcros, a un funeral de Estado, vivo o muerto, unas pompas fúnebres como las de Polo Paz. Un caballo sin silla, un tambor melancólico, un paso de ganso de la Guardia Presidencial. Una delegación de las fuerzas vivas (porque las otras, muertas están) vestida de riguroso luto formal, desfilando con una corona de flores caras. Todos los empresarios guardan el paso, no hay uno que se separe de la fila, que hable con vos propia. ¿Han renunciado al pensamiento para no pasar la pena de abdicar en el silencio? ¿Una estatua? ¿Busto? Retrato en rotonda.

Pero yo no veo tres años más. La bola se me nubla después de pocos meses. La gente está brava, más que Mel y su círculo. Las aguas nos van a entretener, flotando entre huracanes. Pero si no antes en el próximo verano, cualquier chispa de indignación enciende la sequía. Aquí hay mucho desánimo y confusión, hay mucha palabrería, si, pero también mutua empatía, sed de justicia, hambre de libertad, gana compartida de que se acabe esta función obscena, de empezar una obra nueva, con actrices y actores nuevos con una trama más decente. La certeza de que este tiempo se agotó, como explica un editorial reciente de El Libertador. La esperanza de un nuevo tiempo. El miedo ya pasó. Estos niños de un nuevo sol ya ni a Trump le tienen miedo, no digamos a JOH.

Compartir Artículo

3 comentarios sobre “Mama ¿qué será lo que quiere el Chele?

  • Martina Garcia
    el junio 23, 2018 a las 11:44 am
    Permalink

    Ay como me gustaria q c yebara a cabo esos listadios d firmas pidiendo la renuncia d Juan jeta largua

    Respuesta
  • el junio 23, 2018 a las 11:16 am
    Permalink

    MEJOR UD. SUSTITUYA A MEL, PORQUE YA NO SIRVE. LA PRESION EN LA CALLE TERMINO Y POR ESO NICARAGUA TIENE MAS PRESION INTERNACIONAL. SE REQUIERE UN LIDERAZGO GENUINO, DETERMINADO A LLEGAR HASTA EL FINAL, SIN ACOMODAMIENTOS.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *