PANDEMONIO

Por: Moisés Ullua 

redaccion@criterio.hn

PANDEMONIO
Moisés Ulloa

Tegucigalpa.-Muchas veces para ser analista socio político no se requiere de pensamientos teóricos profundos que lo único que logra es confundir a la audiencia. En este sentido, una línea que he esgrimido desde febrero de este año en diferentes medios de comunicación en los que he sido invitado, es que la tristemente célebre frase del indómito: “caiga quien caiga”, se ha convertido en un verdadero “sálvese quien pueda”. Nada más ilustrativo que las acciones tomadas por los varios miembros del congreso nacional (si, debemos escribirlo en minúscula) ante este último acto de desesperación por intentar evadir la justicia, como ha sido la norma, evitando así perder los patrimonios mal habidos que han ido recolectando en su camino delictivo.

Artículo Relacionadao: MACCIH: Piedra en el zapato de los corruptos en Honduras

“El Pacto de impunidad” fue la evidente orquesta del mal que compuso una melodía maquiavélica en cuyas notas musicales pretendieron eliminar a la MACCIH o por lo menos a su brazo de ataque, la UFECIC. En el proceso, se cayeron las caretas de muchos mal llamados padres de la patria, descubriendo sus verdaderos rostros de simples delincuentes.

Nada diferente a los miembros de una mara, que planifican un acto para cometer y sobrevivir mediante la extorsión, pues ha quedado también evidente con el último caso (de los muchos que están por venir) que “pandora” efectivamente ha sido la forma tradicional de comprar voluntades y a su vez, permanecer perennes en el poder, con la única intención de seguir así, abusando de este en un ciclo que para ellos era aparentemente interminable.

Así se han repartido el poder y el billete, en un juego de protegerse mutuamente a cambio de privilegios económicos y políticos. No se engañen en pensar que de esta práctica, únicamente miembros de los partidos tradicionales han tenido parte en el juego, también otros de los partidos bisagras y hasta uno que hoy dice que marcha en contra de la corrupción, han vestido la camisola del equipo del delinque y han sido enlodados en el campo de la ilegalidad. No coman ansias, que esos destapes también se darán.

Sin embargo, para ser justos, también en esto han sido partícipes grandes empresarios de todos los sectores, militares, iglesias y organizaciones gremiales. Lamentablemente algunos miembros de estas organizaciones e instituciones se han prestado al trueque a cambio de gozar un poco del pedazo del pastel o tan siquiera por tener la oportunidad que los inviten a sentarse en la mesa. Si pensaban que esto es un asunto solamente de políticos se equivocan, personas que consideramos honorables de distintos ambientes sociales, económicos, profesionales y religiosos del país, se han cobijado en el manto oscuro de lo fácil y han sucumbiso ante los brazos tentadores de la corrupción.

Durante el tiempo que el hampa ha gobernado, miles de pacientes humildes en los hospitales públicos han muerto, miles de la infancia hondureña no ha tenido la posibilidad de recibir una clase sentado en un pupitre o en una aula descente, millones de nuestros jóvenes compatriotas se han quedado sin ninguna otra opción más que emigrar, delinquir o morir.

Las víctimas de la corrupción y de los juegos del poder político de Honduras tienen nombres y apellidos, sus tumbas existen, así como los familiares que hoy los lloran. La sociedad justa y honesta de Honduras debemos convertirnos en la voz de esos muertos, debemos ser herramientas de exigir justicia ante los corruptos que caminan libremente impunes y con una sonrisa de satisfacción maléfica.

Sin embargo tenemos en estos momentos la esperanza que hemos finalmente llegado al punto de quiebre. Los hechores de estos terribles actos corruptos hoy están en un pandemonio, producto del canibalismo entre los mismos delincuentes (no se puede esperar honor entre las ratas), producto de un sálvese quien pueda, producto de la teoría de un “si me hundo, te llevo conmigo”. Todo esto también se ve acentuado ante la realidad que quien ostenta ilegalmente el poder, a razón de permanecer en este y recibir protección para su círculo inmediato, parece estar dispuesto a convertirse en el colaborador eficaz número uno de esta historia, es por eso que “Los viajes de Gulliver” continúan justo en el momento que usted lee estas notas.

De igual forma, “El Efecto Torres” que aunque oficialmente no a iniciado, ya está causando olas; y amanecimos con la noticia que a 16 “honorables” diputados, han sido despojados de sus visas, al menos en ese país del norte, ya no son bienvenidos. Esperamos esto se traduzca en la confiscación de sus lujosas propiedades y el congelamiento de sus cuentas en los bancos extranjeros y locales.

Sí, hay cambios de vientos en esta lucha desigual contra los corruptos y sí, las víctimas de la corrupción han sido miles de miles …”serán muchos, oh Honduras tus muertos”… depende  ahora de nosotros asegurarnos que hayan caído con honor y no en el olvido terrible de lo impune.

Compartir Artículo

Un comentario sobre “PANDEMONIO

  • el junio 18, 2018 a las 1:06 pm
    Permalink

    YO NO COMPRENDO POR QUE EL COMANDANTE VAQUERO HA BAJADO EL PERFIL COMO DIRECTOR DE LA ORQUESTA. HA SIDO SUPERADO POR LOS ACONTECIMIENTOS Y ES MENESTER QUE UN PATRIOTA DIGNO, DE LA CASTA VALIENTE DE LEMPIRA Y MORAZAN, TOME LA DIRECCION. YO NO PUEDO PORQUE AHORA ESTOY DISCAPACITADO. NO SE QUE PASA CON EL COMANDANTE VAQUERO. ESTARA EN LA LISTA DE LOS GRINGOS???

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *