Convergencia contra el Continuismo responsabiliza al régimen de Juan Hernández de facilitar la decisión de cancelar el TPS

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

La Convergencia Contra el Continuismo presentó este martes su posicionamiento sobre la realidad del país y ademas presentó algunas demandas y acuso directamente al régimen dictatorial de Juan Hernández de facilitar la decisión de Donald Trump para cancelar el TPS que afecta a casi 60 mil hondureños viviendo en los Estados Unidos.

En sus demandas destaca la petición de declarar de PLENO DERECHO la nulidad de las elecciones del 26 de noviembre de 2017 por dos hechos:

a) fraude materializado en la ilegal reelección de Juan Hernández por su inconstitucionalidad.

b) resultados electorales fraudulentos que impiden la legalidad y legitimidad de quien se ha impuesto como ganador a través de un golpe de Estado por la vía electoral.

Posicionamiento y demandas

1. Los grupos fácticos de poder, liderados por el Partido Nacional continúan empeñados en imponer ilegalmente una dictadura política, económica y militar en Honduras, la cual en nombre de un inexistente Estado de Derecho ha impedido por la violencia, elegir un gobierno que emane de la voluntad soberana del pueblo expresado en el sufragio secreto y universal. Para imponerse, han contado con la intervención del imperio gringo permitiendo con ello violar el principio de autodeterminación de los pueblos.
2. Ratificamos el rechazo y repudio al régimen que preside Juan Orlando Hernández por inconstitucional, ilegal, ilegítimo, violador de los derechos humanos y responsable directo del asesinato y encarcelamiento de compatriotas que no han hecho otra cosa que ejercer su Derecho a protestar pública y pacíficamente, en contra del fraude electoral y defender el derecho colectivo de aspirar a vivir en Democracia.
3. De igual manera, señalamos directamente al régimen de Juan Orlando Hernández como responsable del alto nivel de concentración de la riqueza, de ser el país más pobre del continente, de la ausencia de reforma agraria, del desempleo de millones de compatriotas, del empleo precario, de la migración masiva por el miedo, la inseguridad y la pérdida creciente de oportunidades para sobrevivir dentro del territorio nacional y de la represión ejercida permanentemente sobre mujeres y jóvenes.
4. Asimismo, responsabilizamos al régimen dictatorial de Juan Orlando Hernández de facilitar la decisión de Donald Trump, de cancelar el TPS a cerca de 60 mil compatriotas que residen en Estados Unidos, contribución manifiesta que se basó en el lobby y publicidad oficial, para lograr el reconocimiento del régimen. Para ello publicitaban que en Honduras se respetan los derechos humanos, que la violencia y desempleo no solo han disminuido, sino que la sociedad y especialmente la juventud goza de oportunidades para avanzar hacia “una vida mejor”. Esta publicidad mentirosa y cínica condena a que decenas de miles de compatriotas regresen a nuestro territorio convertido en un auténtico infierno económico, social y político.
5. De igual manera, condenamos al actual régimen por continuar profundizando el modelo neo liberal, que genera más atraso y dependencia, al privatizar los servicios públicos y concesionar los bienes comunes. La industria extractiva actualmente confronta a comunidades con grandes empresarios que disponen de todos los cuerpos armados del Estado para proteger sus proyectos de despojo y reprimir a los sectores que defienden su territorio y bienes comunes. Esas poblaciones están en alta peligrosidad tanto por la represión, criminalización y muerte de parte de los cuerpos armados como de la institucionalidad judicial que el régimen ha puesto, sin piedad, al servicio del empresariado oligárquico, aliado menor que recibe las migajas de las transnacionales extractivas.

Nota relacionada La Seguridad Nacional, otros apuros de Trump y el TPS

6. Frente a este marco de imposición dictatorial para beneficio de unos pocos y del imperio de Estados Unidos, como Convergencia Contra el Continuismo sostenemos, con firmeza, en esta coyuntura, las siete demandas siguientes:
1. Respuesta urgente a situación de Derechos Humanos en tres niveles:

a) Con el auspicio de la ONU conformar una Comisión de investigación independiente, que a partir del informe del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, en un tiempo no mayor de seis meses, presente un informe al Ministerio Público con responsables de asesinatos y heridos tras la crisis post electoral, con el fin de que este ente del Estado gire de inmediato los requerimientos fiscales respectivos.
b) Liberar a los compatriotas presos arbitrariamente por su decisión de haber manifestado públicamente su rechazo y reclamo en defensa de los derechos políticos contra el fraude electoral y por lo cual los reivindicamos como presos políticos.
c) Atender humanitariamente a familiares de mártires y de presos políticos.
2. Desmilitarizar la seguridad pública, la institucionalidad y los territorios donde se impone el modelo extractivista de los bienes naturales.
3. Avanzar en la lucha contra la corrupción y la impunidad en los casos más emblemáticos como son el Seguro Social, Bertha Cáceres y Salud Pública.
4. Declarar de PLENO DERECHO la nulidad de las elecciones del 26 de noviembre de 2017 por dos hechos: a) fraude materializado en la Ilegal reelección de Juan Orlando Hernández por su inconstitucionalidad; b) resultados electorales fraudulentos que impiden la legalidad y legitimidad de quien se ha impuesto como ganador a través de un golpe de Estado por la vía electoral.
5. Para superar esa crisis de ilegalidad, ilegitimidad y falta de institucionalidad, se deben buscar y aprobar mecanismos necesarios que legalicen convocatoria adelantada de elecciones generales (no estilo Honduras), como primer paso para el retorno al Orden Constitucional
6. Bajo auspicio de la ONU, iniciar Diálogo Nacional convocado y conducido por el nuevo gobierno, para definir prioridades de políticas públicas que garanticen desarrollo, soberanía y gobernabilidad, para romper con el actual modelo concentrador de la riqueza, que precariza el trabajo, niega la reforma agraria, privatizador y extractivista de los bienes comunes y públicos.
7. Culminar el proceso de Diálogo Nacional con el acuerdo de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente Originaria que ratifique que Honduras ingresa al escenario de la estabilidad social, paz duradera y camino para empezar a superar el atraso y dependencia, imposible sin la unión regional como lo concibieron los próceres de nuestra independencia.
Llamamos al pueblo hondureño a apoyar este posicionamiento y a sumarse a las acciones en torno a la liberación de los presos políticos.

CONVERGENCIA CONTRA EL CONTINUISMO

Honduras., 08 de mayo de 2018

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *