Por la inseguridad que hay en Honduras senadores abogan ante Trump para que amplíe el TPS

Tegucigalpa.-Argumentando su preocupación por los problemas de seguridad que hay en Honduras, un grupo de 24 senadores demócratas abogó ante el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, para que extienda la vigencia al Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) que expira al próximo 5 de julio y que acoge a más de 86.000 hondureños.

Noticia Relacionada: Trump amenaza con cortar la ayuda internacional a Honduras por permitir la caravana de migrantes

Los legisladores, liderados por Bob Menéndez, Tim Kaine y Ben Cardin, hicieron esta solicitud en una carta dirigida a la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, y al secretario de Estado interino, John Sullivan.

Su argumento es que poner fin al TPS “forzaría a más de 86.031 personas a volver a un país con severos retos de seguridad”.

“También estamos preocupados porque el Gobierno de Honduras carece de la capacidad para facilitar su vuelta, lo que podría hacer difícil garantizar su protección”, indicaron los legisladores en la misiva, enviada hoy a la prensa.

“Y más importante, estamos extremadamente preocupados por los más de 53.500 niños nacidos en Estados Unidos que tendrían que acompañar a sus padres con TPS y que serían vulnerables a ser reclutados por las pandillas en Honduras”, añaden.

Los senadores demócratas, entre ellos el líder de la minoría Chuck Shumer, consideraron que eliminar el TPS de los hondureños “amenazaría la estabilidad” que Estados Unidos “desea conseguir en Centroamérica” y “minaría” los objetivos de política exterior norteamericanos en esa región.

En noviembre de 2017, EE.UU. anunció la ampliación del TPS, a partir del 5 de febrero de este año, pero solamente por seis meses.

El embajador de Honduras en Washington, Marlon Tábora, dijo en febrero que su Gobierno espera que EE.UU. vuelva a ampliar en julio el TPS para sus nacionales y lo haga por 18 meses.

En los últimos años, los beneficiarios del TPS han visto cómo su permiso se renovaba de manera automática por periodos de 18 meses, pero el Gobierno Trump decidió revaluar las condiciones que justificaron la concesión del programa.

En el marco de esta política, EE.UU. ha puesto fin al TPS para haitianos, nicaragüenses y salvadoreños. Los primeros, 58.706, verán el fin de su protección en julio de 2019; los segundos, 5.349, el 5 de enero de ese año.

La comunidad con TPS más numerosa, los salvadoreños (195.000), se quedará sin esa protección en septiembre de 2019.

Para los 86.163 hondureños acogidos en el régimen migratorio, el beneficio fue extendido  hasta el 5 de julio próximo, fecha en la que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) deberá pronunciarse de nuevo al respecto.

El TPS es un programa migratorio creado en 1990 con el que Estados Unidos concede permisos de residencia de forma extraordinaria a los nacionales de países afectados por conflictos bélicos o desastres naturales, como Nicaragua, El Salvador o Haití, entre otros.

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *