Mezquindad política y la percepción del pueblo hondureño

 

Por: Ondina Maldonado Zavala

Preguntadle al pueblo, qué es la mezquindad política y ellos te dirán por qué.

En días pasados el Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación ERIC, presentó en detalles los hallazgos de una investigación llevada a cabo en el 2017, sobre las percepciones de la población sobre la situación hondureña en todos los aspectos de la calidad de vida y el bienestar común. 

Como era de esperarse las respuestas de la ciudadanía fueron contundentes, convirtiéndose en una voz acusadora y cuestionadora de las actitudes egoístas y ruinas de los que han pasado por los curules de los gobiernos, cuyos hechos no han dejado huella positiva, lejos de eso, han desplazado a miles de hondureños a senderos inhóspitos, sombríos y desconocidos, ya sea dentro o fuera del país.

 ¿Existe corrupción en el manejo de los recursos por parte del Congreso Nacional? ¿Cuáles intereses cree que cuidan los magistrados jueces y fiscales? ¿La corrupción ha aumentado, ha disminuido o se mantiene igual? ¿Cuáles son los fracasos del gobierno de JOH? ¿Cree que hay transparencia en el gobierno de JOH? ¿Cree que la pobreza ha aumentado o ha disminuido? ¿Cuál cree que es la situación de la calidad de vida de los hondureños?

“Honduras ha obtenido 29 puntos en el Índice de percepción de la Corrupción que publica la Organización para la transparencia Internacional. Su puntuación ha descendido en el último informe, lo que significa que los hondureños perciben un incremento de la corrupción en el sector público del país”. Honduras: Índice de la percepción de la corrupción.2017

El 56% de los hondureños piensan que la Corte Suprema de Justicia, está conformada de acuerdo a intereses de quienes manejan los recursos del país. Lógicamente, porque sus acciones se encaminan a blindar todos los hechos que vayan en contra de exigir sus compromisos y responsabilidades frente a los más desposeídos. 

El Papa Francisco, está iluminando sobre esta situación de la corrupción tan dramática y extendida, en especial en personajes que prestan un servicio a la sociedad por medio de diferentes instituciones. En la bula de la misericordia para este año, señala: La misma llamada llegue también a todas las personas promotoras o cómplices de corrupción. Esta llaga putrefacta de la sociedad es un grave pecado que grita hacia el cielo pues mina desde sus fundamentos la vida personal y social. La corrupción impide mirar el futuro con esperanza porque con su prepotencia y avidez destruye los proyectos de los débiles y oprime a los más pobres. Es un mal que se anida en gestos cotidianos para expandirse luego en escándalos públicos. La corrupción es una obstinación en el pecado, que pretende sustituir a Dios con la ilusión del dinero como forma de poder. Es una obra de las tinieblas, sostenida por la sospecha y la intriga. Corruptio optimi pessima, decía con razón san Gregorio Magno, para indicar que ninguno puede sentirse inmune de esta tentación” # 19 (Bula del jubileo de la misericordia, Papa Francisco. Abril 2015).

El pueblo hondureño piensa que la corrupción ha aumentado y se ha mantenido en un 68%, constituyendo uno de los mayores flagelos que impide el desarrollo socioeconómico del país. “La corrupción es el mayor obstáculo al desarrollo económico y social en todo el mundo” Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, “se calcula que en los países en desarrollo se pierde, debido a la corrupción, una cantidad de dinero diez veces mayor que la dedicada a la asistencia oficial para el desarrollo”. Pero la corrupción “no solo se lleva el dinero de donde más se necesita, sino que, además, debilita a los gobiernos y ello, a su vez, puede exacerbar el problema de las redes de delincuencia organizada y fomentar delitos como la trata de personas, el tráfico de armas y migrantes, la falsificación y el comercio de especies en peligro de extinción”. La corrupción y el desarrollo. Organización de las naciones Unidas. 2015

Los fracasos del gobierno de Juan Orlando Hernández, la población lo resume en: falta de empleo, corrupción, pobreza, inseguridad e incumplimiento de promesas de campaña.

“La Deuda Pública de Honduras alcanza los niveles más altos de su historia, la pobreza se ha incrementado, el desempleo es alto según lo indican cifras del Consejo Monetario Centroamericano, la CEPAL y otros organismos. El país tiene un crecimiento que no llega al 4% anual del PIB, insuficiente para sacar a Honduras de las condiciones que las dejó el golpe de estado de 2009”.

El Gobierno del Partido Nacional, “ha intervenido a varias instituciones sin resultados reales, las ha más bien desarticulado, y en una grande parte privatizada. Dejó de existir la DEI y la ENEE, el pueblo y los empresarios sufren el acoso de instituciones de Gobierno como un mecanismo de obtener más recursos para llenar las arcas de un gobierno cada vez más insaciable e insensible a la pobreza de su pueblo”. Los 1000 días de Hernández entre fraudes, fracasos, fallas y falsedades. Notibomba. 2017

El estudio asegura que el 61% de los hondureños piensa que el gobierno de JOH no es transparente. “la opacidad con la que se han manejado las concesiones públicas de infraestructura concedidas a través de COALIANZA, pues se han entregado bienes públicos por 20 y 30 años, mediante contratos que pueden representar desventajas futuras para Honduras. Dos años de JPH tienen a Honduras devastada: Libre. Criteriohn. 2018.

Nota relacionada Estudio del ERIC-SJ revela que gobierno de JOH está más cerca del fracaso

Para el 79% de los hondureños la pobreza ha aumentado dramáticamente, empeorando la calidad de vida de la mayoría de los ciudadanos.  “El actual gobierno, ha sido incapaz de generar una política económica coherente con la realidad nacional, que resuelva los problemas de Honduras por el contrario los ha profundizado. Su único programa económico es el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional que privilegia la estabilización económica por encima de la reactivación del aparato productivo, y lo más grave no se ven señales de rectificar”.

Este programa “ha tenido como principal característica una gran cantidad de impuestos, algunos de ellos confiscatorios, para la mayoría de la población, mientras minorías económicas privilegiadas siguen gozando de exoneraciones o defraudando al fisco. Al mismo tiempo los hospitales carecen de medicinas para la población más pobre, las escuelas y colegios se deterioran en sus instalaciones físicas, no hay pupitres, ni merienda escolar, se eliminó la matricula gratis, se desconocen los derechos del magisterio, no se construyen nuevas carreteras y el mayor gasto lo constituye el pago de la onerosa deuda que los gobiernos nacionalistas han venido acumulando desde el golpe de Estado de 2009 y los exagerados gastos en seguridad militar que siguen en aumento”. Honduras está desbastada en materia económica por el partido nacional a dos años de gobierno de juan Orlando Hernández. Honduras devastada. 2016

Compartir Artículo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *