Educación: la principal arma de un sindicato

En algún momento, el ex presidente de la Universidad de Harvard, él señor Derek Box dijo, “si creen que la educación cuesta cara” ¡Piensen en el precio de la ignorancia!

Por: Glenn Flores

La educación obrera es el arma letal que tienen los sindicatos para fortalecerse en esta época donde el neo-liberalismo ataca de la manera más feroz a las organizaciones gremiales. En algún momento, el ex presidente de la Universidad de Harvard, él señor Derek Box dijo, “si creen que la educación cuesta cara” ¡Piensen en el precio de la ignorancia!

En Honduras, todos los años se da formación sindical para negociar contratos colectivos, se explican los rudimentos del sindicalismo, se definen tácticas para formar sindicatos y reclutar a potenciales miembros, igualmente se aprende sobre seguridad laboral, derechos laborales y equidad.

Es el pensar de muchos sindicatos que una organización sindical tiene que ir mucho más allá de los temas antes mencionados. No se trata  únicamente de la lucha en el ambiente laboral. La formación sindical tiene que abarcar  e influir en la frágil democracia que existe en el país, para fortalecer a Honduras. Igualmente no puede alejarse del entorno ambiental que sufre nuestra nación, ya que cada día que pasa nuestros recursos naturales pasan a manos privadas.

Toda conquista y lucha sindical, está marcada dentro del entorno de la justicia social, y no puede un sindicato desvincularse de los distintos movimientos sociales que luchan por un mundo mejor. Para lograr lo anterior es necesario reformular la educación sindical. Por medio de cursos y programas que promuevan la edificación de una nueva sociedad.

Además de ser el instrumento del movimiento sindical, la educación obrera es asimismo el laboratorio donde los trabajadores y trabajadoras asociados crean novedosas ideas para movilizarse ante los nuevos retos que afectan a su clase social en sus puestos laborables. La depresión y el acoso sexual en el trabajo son temáticas nuevas que deben de incluir los pedagogos de las clases oprimidas en sus capacitaciones.

Los sindicatos y el contenido de sus capacitaciones no pueden dejar de enfocarse en problemas torales que afectan a la sociedad como la discriminación a los enfermos del VIH, la homofobia, la globalización de la economía, el repunte de la economía informal que crece cada día en las calles y avenidas de Honduras y el mundo. Además de preparar a sus cuadros para que puedan enfrentar situaciones altamente complejas como los procesos de integración económica y comités de empresas multinacionales.

La educación basada en la ética proletaria y la pedagogía basada en las ideas de Paolo Freire impulsaran  a los sindicatos a utilizar la formación y educación integral obrera para enfrentar  triunfalmente cualquier desafío de quienes manejan los hilos del poder en Honduras.

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *