Después de matar catrachos, JOH se quedó en el poder

Presidente Hernández

Por: Oscar Miguel Marroquín

No son tantos los días que han pasado, desde aquellos macabros momentos cuando los generales y coroneles del ejército hondureño, seguían al pie de la letra las ordenes de Juan Orlando Hernández, matar a quien fuera necesario tras el propósito de quedarse en la silla presidencial.

Mientras tanto los mal llamados políticos de oposición, ya pensaban calculadoramente en las próximas elecciones, para estos degenerados políticos el tema de los muertos no es cosa de cabal compromiso, en palabras mas sensatas, no sienten compromiso con aquellas familias que perdieron a algún pariente y, que probablemente pensaron en la necesidad de una verdadera investigación para juzgar y condenar a los autores intelectuales y materiales de tanto asesinato luego del monumental fraude electoral.

No es producto de la casualidad observar a un Partido Liberal o a la dirigencia de LIBRE y por supuesto al mismo Partido Nacional, haber pasado ya la pagina sobre aquellos sangrientos acontecimientos que incluso despertaron algún reclamo de la Organización de las Naciones Unidas ONU.

Estamos a más de tres años para que el circo electoral de nuevo habrá sus puertas y como siempre los payasos ya se preparan con toda su maquinaria electoral, por supuesto que el tema de los asesinados tras el fraude electoral ya es cosa únicamente para los historiadores; no dudo que más de algún político de esos que se autodenominan de “OPOSICION”, retomaran el tema de los muertos nada mas con miras a ganar votos.

Que horrendo espectáculo el que presenciamos ya mismo, el cumulo de hipocresía encajado en la cabeza de los políticos catrachos es sin mas un verdadero asco, parece que a Horacio Castellanos Moya le corresponde escribir sin mas perdida de tiempo el ASCO II, si usted querido lectoral no sabe quien es el escritor en mención, bien pueda entrar al internet e informarse de este erudito pensador.

La cuestión de la impunidad seguro estoy será un tema de vital importancia para filósofos, sociólogos y escritores. En cuanto a los políticos este tema quizá ya no tenga importancia alguna.

Así marchan las cosas en Honduras, la impunidad la promueve también la “OPOSICION”, dejar de lado los nefastos acontecimientos en los que mas de medio centenar de personas perdieron la vida es sin duda alguna un acto miserable de quienes se dicen defensores del pueblo, un acto imperdonable desde todo punto de vista.

La perversa manía que tienen los políticos dentro de la llamada democracia burguesa, de dejar hacer dejar pasar es sin más, lo que tiene a los pueblos de toda América Latina de rodillas ante grupos oligárquicos criminales y corruptos que asesinan a quien sea necesario cuando aparece algún asomo de reclamo social, el caso mismo de Berta Cáceres es un ejemplo de lo que aquí sostengo.

Achacar únicamente a la derecha de ser los responsables de promover la impunidad es un acto hipócrita de los llamados políticos de “OPOSICION” dado que poco o nada hacen por llegar hasta las ultimas consecuencia para que los criminales como Juan Orlando Hernández y los altos mandos del ejercito sean juzgados y condenados ante tanto asesinato en contra de la sociedad hondureña.

El circo político que esta por correr nuevamente el telón podría esperar, lo importante seria que JOH pague con una larga condena en la cárcel por el arrebato de la vida de tanto catracho.

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *