Violencia y crimen organizado atormentan a niñez hondureña

La desigualdad, exclusión social, falta de oportunidades e impunidad, reproducen contextos de inseguridad

Tegucigalpa.- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en asocio con La Coordinadora de Instituciones Privadas pro las Niñas, Niños, Adolescentes, Jóvenes y sus Derechos (COIPRODEN), y Plan Internacional Honduras, presentaron el estudio  “Violencia, niñez y crimen organizado”, elaborado por la CIDH, que aborda la situación de violencia que está afectando a la niñez en la región.

El pasado 1 de abril de 2018, llegó a Tegucigalpa, la Comisionada Esmeralda Arosemena de Troitiño , en representación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), con el objetivo de presentar los resultados del Estudio sobre “Niñez, Violencia y Crimen Organizado” realizado por la CIDH. 

Esmeralda Arosemena de Troitiño

Previo a la presentación del estudio, la Relatora de la CIDH, sostuvo reuniones con representantes de la sociedad civil, defensores de Derechos Humanos (DDHH) y funcionarios de gobierno, con el objetivo de conocer de primera mano el impacto que los contextos de inseguridad, violencia, impunidad y crimen organizado deja en las niñas, niños, adolescente, jóvenes y la respuesta del Estado.

La Comisionada Arosemena, en coordinación con la Coordinadora de Instituciones Privadas Pro las Niñas, Niños, Jóvenes, Adolescentes y sus Derechos (COIPRODEN) y Plan International, también mantuvo diálogos con representantes de movimientos infantiles y juveniles, de quienes conoció su percepción y testimonios sobre la problemática.

En Honduras, los niños, niñas y adolescentes se ven afectados en sus derechos en los contextos de inseguridad, violencia y crimen organizado, en muchas ocasiones identificándoles como victimarios y responsables del clima de inseguridad y no como sus víctimas.

Estadísticas

  • Según datos registrados por el Observatorio de la Violencia de Casa Alianza, en su Informe Mensual de febrero 2018, en los últimos 20 años se registran 12,371 casos de ejecuciones arbitrarias y muertes violentas de personas menores de edad. De acuerdo a estas cifras, 52 niñas y niños son asesinados mensualmente en Honduras. De estas 12,371 ejecuciones de menores, 7,148 (57.77%) se registran en los últimos ocho años de gobierno
  • En el marco de la crisis política generada en las pasadas elecciones, el II Informe de violaciones de DDHH en el contexto de las protestas Anti Fraude en Honduras, presentado por el Comité de Familiares de Detenidos y Desaparecidos en Honduras (COFADEH) revela que durante el mes diciembre de 2017 se registró el asesinato de 5 personas menores de edad a manos de las fuerzas de seguridad y orden público(PMOP, Policía Nacional), un total de 1085 detenciones incluyendo menores de edad, decenas de niñas y niños atrapados en sus casas y afectados en su salud por el uso desmedido de gases lacrimógenos durante las protestas

 “Las niñas, niños y adolescentes son víctimas de distintas formas de violencia y vulneraciones a sus derechos, entre estas, la violencia domestica e intrafamiliar, el maltrato infantil, el abuso sexual, la discriminación, el trabajo infantil dañino, el abandono, la desnutrición severa, y las condiciones de extrema pobreza. La falta de oportunidades educativas y laborales para este sector poblacional contribuye a exponerles a las organizaciones criminales y a sus actividades. Las desigualdades y exclusión social, la impunidad, las medidas coercitivas y de presión para frenar la problemática, se encuentran entre las causas estructurales de la violencia” señaló Wilmer Vásquez, Director Ejecutivo dela Red COIPRODEN.

En el informe presentado, por la Comisionada Arosemena, dejó clara su preocupación por que los niños, niñas y adolescentes estén constantemente expuestos a presiones, amenazas y engaños para que colaboren con las organizaciones criminales. Resaltó, la estrecha relación que existe entre la inseguridad y la falta de oportunidades, la exclusión social y los altos índices de impunidad, a su vez instó al Estado de Honduras a realizar un cambio de paradigma en materia de seguridad lo que implica la protección de las personas y de sus Derechos. Las políticas centradas en el control coercitivo por las fuerzas de seguridad y de represión punitiva a través del sistema penal, generan resultados a corto plazo, pero no abordan las causas subyacentes de la problemática. En consecuencia, estas políticas no aportan respuestas eficaces y duraderas. Además, su implementación a menudo resulta en nuevas vulneraciones de los Derechos Humanos.

El Estado debe invertir en el capital humano, la niñez, adolescencia y juventud de Honduras deber ser prioridad nacional en las políticas públicas y presupuesto del país, concluyó la Comisionada Arosemena.

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *