CIDH expresa su extrema preocupación ante la desaparición del periodista Vladjimir Legagneur en Haití

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) insta a las autoridades haitianas a adoptar las medidas necesarias para determinar la situación y paradero del periodista Vladjimir Legagneur, desaparecido desde el 14 de marzo de 2018 en una de las zonas más peligrosas de la capital Puerto Príncipe, Haití.

Además de proteger los derechos a la vida y la integridad personal de Legagneur, el Estado debe encauzar una investigación exhaustiva sobre los presuntos hechos que dieron lugar a la desaparición.
 
De acuerdo con la información disponible, el fotoperiodista de 30 años salió de su casa a las 9:00 de la mañana del 14 de marzo para realizar un reportaje sobre las condiciones de vida en Grand Ravine, en el distrito de Martissant, del cual nunca regresó. Fleurette G. Legagneur, su esposa, había denunciado de inmediato la situación ante la Dirección Central de la Policía Judicial (DCPJ).
 
Periodista independiente desde 2017, Legagneur trabajo anteriormente para el periódico Le Matin, la agencia de noticias en línea Loop Haïti, otros medios de comunicación y para organizaciones no gubernamentales en su país.

El Comité para la Protección de Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés) informó que de acuerdo la asociación haitiana de foto-periodistas K2D (Kolektif 2 Dimansyon), Legagneur estaba trabajando en un proyecto independiente con el objetivo de documentar los enfrentamientos entre la policía y pandillas en el barrio de Grand-Revaine.
 
El jueves 29 de marzo, medios de información informaron que la policía haitiana realizó una intensa búsqueda de la zona y hallaron restos de un cuerpo en un terreno baldío en la localidad de Palema en Grand Ravine, sitio hacia donde se dirigió el fotorreportero Vladjimir. Según un reporte policial, los agentes recuperaron los huesos sin el cráneo que fueron transferidos a la policía científica para un examen de ADN que determine su identidad.

Con anterioridad, el portavoz de la Policía Nacional de Haití (PNH), Frantz Lerebours, habría declarado el 26 de marzo que las autoridades no tienen ningún rastro o pista del periodista, y temen un desenlace fatal. “En tales casos, sin una demanda de rescate, tememos un desenlace fatal”, que “la situación es muy preocupante, pero no podemos presumir de su muerte sin haber encontrado su cuerpo”, habría agregado.

Diversas organizaciones de medios y de defensa de periodistas como la Asociación Nacional de Medios Haitianos (ANHM), Reporteros sin Fronteras, la Federación Internacional de Periodistas (FIP) entre otras, expresaron su preocupación por la presunta lentitud de la investigación y el silencio de la policía y autoridades judiciales sobre las medidas adoptadas para la localización del periodista, desaparecido desde hace dos semanas.

En relación con la violencia contra periodistas, el Estado tiene la obligación de conducir la investigación con debida diligencia y agotar todas las líneas lógicas de indagación vinculadas con el ejercicio de la actividad periodística; una investigación que no pondere aspectos vinculados con el contexto de la región, así como la actividad profesional del periodista, tendrá menos posibilidades de conseguir resultados. La Relatoría Especial insiste en la necesidad de crear cuerpos y protocolos especiales de investigación.

El principio 9 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la CIDH señala que “[e]l asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada”.

Nota relacionada Relator de la CIDH, Joel Hernández, llegará a Honduras la próxima semana

 
La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión es una oficina creada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) con el fin de estimular la defensa hemisférica del derecho a la libertad de pensamiento y expresión, considerando su papel fundamental en la consolidación y el desarrollo del sistema democrático.
 

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *