¿Quien teme a la MACCIH?

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

Pues todos. Otros no saben, yo no olvido la historia. Los primeros en plantear que ocupábamos una misión internacional para enderezar la justicia en Honduras, fuimos los golpeados de Junio 2009. Cuando sufrimos los atropellos violentos de la policía y del ejército y las ejecuciones arbitrarias, sin que  la fiscalía moviera, un dedo ni los órganos de defensoría para reclamar, ni mucho menos buscara  deducir responsabilidades la judicatura golpista. En República Dominicana, con Mel solicitamos a la OEA, al J.M. Insulza una misión semejante a la CICIG, como un requisito para dialogar con el gobierno electo a como diera lugar en Noviembre. Para enfrentar la impunidad y la indefensión de la resistencia.

Muchos chismes van y ¡no vienen al caso! Un mozo mío muy rustico se habría figurado que la MAACIH iba a ser la definitiva, la que pondría orden en Honduras. Cuando aludía a mi mujer, su patrona, que el no se equivocaba en pensar que es la que manda, hablaba de su MACCIH. Analogaba a la Maacih con la señora del hogar y la que pondría en su lugar a JOH. Otros no creyeron mucho en ella, especialmente quienes hace un año habrían exigido –antorcha en mano- una CICIH respaldada por la ONU. Orientada más bien en primer termino a responder ante la conciencia de la corrupción detonada por el escándalo del IHSS. Se dijo muchas veces en muchos sitios  que la Maccih era un ardid del gobierno. Y también que había que darle el beneficio de la duda, apoyarla y dejarla trabajar. Casi por accidente tempranamente me enteré que, en las cúpulas de la élite, se temía a la Misión recién llegada. Se conspiró contra ella desde el primer momento y distintos partidos. Y entonces no debería sorprender que la Misión trastabillara al instalarse y que lograra poco avance al inicio. Le faltaban coordenadas. Recién llegado el Jefe Jiménez Mayor visitaba mucho La Presidencial de donde salía a dar declaraciones poco ubicadas.  Un comentario le hice para orientar. No era al fin y al cabo un inexperto. Y aunque no tiene frutos aun, hoy por hoy nos toca a todos protestar que lo renuncien.  ¿Quieren hacer una telenovela de esto o un teatro de sombras?

No conozco en lo personal a Luis Almagro ni a Jiménez Mayor. (Los provincianos tenemos la desventaja de estar lejos. Gastamos menos tiempo alternando con las celebridades del día.) Por ende no personalizo el tema central. No estoy dispuesto a meter mis manos al fuego por nadie, ni a dejar de ver alguna de sus debilidades y contradicciones. Almagro no puede explicar ¿como conservó al corrupto Jacobo Domínguez? ¿Por qué ocultó El Informe que detallaba el problema del narco y del IHSS? Ni ¿como atacó públicamente a la Misión cuando empezó a caminar?

                                                                                          Jacobo Domínguez junto a Porfirio Lobo, Rosa Elena Bonilla y Jessica Abufele

Ricardo Salgado le reclamaba ayer a Jiménez que nunca tomó nota de las advertencias sobre el fraude. No está claro si J.M. entendió que el fraude electoral es el origen y generador del poder corrupto. ¿Lanzó alguna investigación Jiménez del uso corrupto de recursos públicos en la campaña y de la compra de votos y credenciales que denuncian en sus Informes tanto la OEA como la UE? No quiero juzgarlo sin saber. Acaso si. Leo entre líneas que lo intentó y que ese fue otro elemento de su caída. Si ¿entiende Ud. que aquí la corrupción y la impunidad desbordaron todo cauce desde que el golpe destruyó la institucionalidad y tuvo que coludirse para cubrirse? Legislar sistemáticamente para protegerse. Blindándose como sigue haciendo con la Ley del Política Limpia, Ley de Secretos y Pacto de Impunidad.

Curioso que Jiménez diga que Arturo Corrales fue quien le hizo la cama en Washington. ¿Traficando con votos de país en distintas instancias, a cambio de neutralizarlo? Pero que declare, aparte, que JOH siempre le ha colaborado y que el conflicto ha sido únicamente con el Congreso. ¡Como si el Congreso no hubiese hecho siempre y sin vacilar exactamente todo y nada más que lo que le dicta JOH! ¡Como si el Congreso de hoy no fuera el heredero del anterior, y JOH no hubiera sido largamente el contralor y Presidente del Congreso de ayer, desde donde se lanzó, volviendo a infringir la reforma acordada que lo impedía, y como si Arturo Corrales no fue siempre y no fuera hoy hombre de JOH o su agente y actor por excelencia afuera! ¿Es o se hace?

Tengo claro que a estas alturas ya estaba bien enrumbado el trabajo de la Misión (que Almagro saboteó), que al final Jiménez Mayor había refinado su análisis y había encausado su esfuerzo dirigido a los blancos verdaderos en vez de los muchos papalotes con que se empeñaron en distraerlo. Iba a cimbrar el sistema. Si creo.

La corrupción política nace en el Congreso Nacional, en donde se aprueban las grandes concesiones y los macro contratos del Estado y se parte y reparte el gordo del presupuesto. Ahí esta el cáncer. El mejor de los hombres (fueron honrados Azcona y Reina) puede alcanzar la presidencia, pero llega a pelear con un Congreso en donde se le hace, desde el primer día, una lucha dirigida a elegir al sucesor, valiéndose de los recursos del estado.  En países civilizados el debate del presupuesto expresa la continuada lucha entre las direcciones opuestas a las que se puede dirigir la nave del estado, y dura meses porque la asignación de recursos expresa una visión política. Aquí, con todo y reformas de procedimiento, el proyecto de presupuesto se lee y aprueba en un día y una noche. Sin casi discusión porque hay un consenso previo, de que es para repartírselo que existe, no para debatirlo. Se criticó a Manuel Zelaya ferozmente cuando y rehúso a mandar al Congreso un Proyecto de Presupuesto para el político 2009 resignándose a administrar torpemente con el presupuesto anterior, pero Mel sabia lo que hacía. Y los diputados también cuando lo botaron.

Estaban esperando ese proyecto no para despedazarlo en un debate, si no para lastrarlo con agregados -ya redactados- de subsidios irresponsables y transferencias con fines electorales. Sin importarles un bledo que el estado no dispondría de los recursos  que precisaba para cubrir sus verdaderas obligaciones. Y todos sabíamos lo que estaba pasando, pero los más renombrados hombres de leyes invocaban con pasión la letra de la ley contra su espíritu, la norma vil contra el afán de resistirse a la sinverguenzada. La investigación que Jiménez Mayor anunció que iba a hacer de los procederes del Congreso había dado en el clavo, inevitablemente descubriría la más monstruosa trama de corrupción de todos los partidos y de los cuatro gobiernos sucedáneos. Y simplemente era imposible, inaceptable, intolerable para la clase política. ¿Será posible reencauzar ese esfuerzo? Yo dudo incluso que Almagro tenga interés en tal cosa. A ver a cual pillo hacen fiscal estos bandidos y que hacen con el CNA y Transparencia. A ver Omar ¿dónde se me escondió?

Compartir Artículo

7 comentarios sobre “¿Quien teme a la MACCIH?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *