Ya paren de rebuznar

Presidente Hernández

Por: Oscar Miguel Marroquín 

              «Una dictadura es un estado en el que todos temen a uno y uno a todos.»

Alberto Moravia

El afán que tienen por callar al pueblo es vano, inútil y torpe; desde cuando creen ustedes tener fuerza suficiente para callar el grito, para silenciar la voz del pueblo que se alza hasta lo más alto y desde ahí gritar que la furia dejo se ser contenida, que la paciencia estallo en mil pedazos, que ya no hay tiempo que perder, que el momento preciso por fin llegó. Ahora será el pueblo el que escriba su propia historia.

Abandonen la torpe ilusión por silenciar al pueblo, no olviden que son más los pobres, que los asquerosos decretos que quieren imponer desde el Congreso Nacional; fracasarán una y otra vez, no pierdan el tiempo pues los pobres son hijos e hijas de la necedad, por eso son inclaudicables en las calles, acaso no han escuchado ya cuantos gritan sin cesar que el miserable dictador pronto caerá. Esa es una vos que no se apagará mientras el pueblo así lo decida.

Sus perversos anhelos por callar al pueblo se estrellarán uno a uno, pues este pueblo conoce de sobra un millón de formas para denunciar la injusticia y el FRAUDE ELECTORAL, pero si eso no basta, el pueblo es infinitamente creativo, sépanlo de una buena vez por todas, mientras existan pobres viviendo y comiendo miseria, el grito que denuncia esta condición humana será imposible que desaparezca.

La opción por rebuznar es justo para quienes carecen de ideas.

Ahora aparece por hay un tal Bertilio empapelado de la mejor calidad que se conozca de la estupidez, arrogándose el derecho a callarnos, por medio de inútiles decretos, su argumento tiene menos tamaño que la cabeza de un alfiler, y quizá tampoco pueda ser comparado con una bacteria.

Detrás de la fachada por evitar “actos de odio, discriminación, injurias, amenazas o incitación a la violencia” hay por supuesto una intención por reprimir al pueblo, parece que los asesinatos y represión llevados a cabo en todo el país no les dio resultado; creyeron que con asesinar, encarcelar y desaparecer ciudadanos hondureños lograrían silenciar al pueblo, el resultado de esta bestial practica solamente los colocó ante la opinión del mundo entero, como lo que realmente son. UNA PANDILLA MISERABLE DE ASESINOS.

Bueno sería recomendarle al tal Marco Bertilio Paz Sabillón, que se tome la molestia por informarse sobre las discusiones que se han realizado en la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) al respecto de las redes sociales, esto para no evitar, quedar ante la opinión pública como una persona cuyo coeficiente mental no da siquiera para ser comparado al de un orangután.

Pero si este mandadero del ex presidente Juan Orlando Hernández, tiene un poquito de masa gris, bien vale la pena preguntarle lo siguiente:

¿Es acaso un acto de odio, reclamar para que la mujer de Porfirio Lobo pague con cárcel por el robo cometido al erario hondureño?

¿Qué tiene de injuria cuando el pueblo reclama cárcel para Mauricio Oliva?

¿Qué tiene de incitación a la violencia el reclamo por el respeto a los Derechos Humanos?

¿Dónde está la discriminación cuando el pueblo afirma que David Matamoros Batson le impuso a la sociedad un dictador?

Señor Bertilio, no haga más el ridículo, lo que usted y su jefe en realidad quieren es silenciar los medios de comunicación que no han podido comprar; sepa usted que en Honduras aún quedan personas con dignidad, capaces de llegar hasta la última consecuencia por mantener informado al pueblo desde una perspectiva diferente; es decir informar lo que La tribuna, La Prensa, El Heraldo y otros medios callan a cambio de unos pocos lempiras.

De manera particular y sin temor alguno, le aconsejo señor Bertilio, deje de rebuznar.

8 comentarios en “Ya paren de rebuznar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *