Esperemos que el llamado a la insurrección no sea demasiado tarde

Presidente Hernández

Por: Oscar Miguel Marroquín

Pacífica o no, toda insurrección tiene su proceso de maduración y responde además a eventos previos que se constituyen en el motor que la impulsa, además es impensable una insurrección sin dirigencia, es decir por espontanea que esta sea siempre necesita de un organismo o núcleo centralizador de la estrategia y todas las acciones que deriven de esta.

La dirigencia del Partido Libertad y Refundación (LIBRE) se ha colocado al frente de las acciones que se han llevado a cabo en todo en el país, producto de un FRAUDE ELECTORAL, que básicamente se convirtió en la gota que rebalsó el vaso; acciones que por supuesto no estaban dentro del libreto de lo planificado por el Partido Nacional, pues confiaron plenamente en que todo sería exactamente igual a lo ocurrido en las elecciones del 2013, cuando la candidata Xiomara Castro de Zelaya fue despojada del triunfo a vista y paciencia de propios y extraños, incluso de su propio partido.

Cuatro son las variables que hacen la diferencia entre las elecciones de 2013 y las del pasado 26 de noviembre:

  1. La sombra de la reelección desapareció y, legal o no esta se materializó, dejando de lado lo establecido por la constitución.
  2. La oposición que enfrentó al Partido Nacional, esta vez fue mediante una alianza de partidos políticos, con un candidato sin partido, pero con una popularidad lo suficientemente grande como para confiar en la derrota del oficialismo.
  3. Todo el procedimiento actuado por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) terminó en plena confrontación con las misiones de observadores de la Unión Europea (EU) y la Organización de Estados Americanos (OEA)
  4. La injerencia de los Estados Unidos esta vez fue mucho más allá de lo imaginado, la encargada de negocio de la embajada Heide Fulton, se convirtió en una representante más del Partido Nacional dentro del Tribunal Supremo Electoral.

Nota relacionada Partido Libre se declara en insurrección total y crea los comandos de insurrección

Así las cosas, hemos de suponer que en estas cuatro variables se enmarca la motivación al llamado a una insurrección popular con carácter pacífico, lo preocupante de todo esto es que ya ocurrieron dos momentos importantes que pudieron servir como detonantes para la insurrección:

  1. Las primeras maniobras realizadas por el TSE para no entregar en tiempo exacto los datos necesarios para conocer al ganador de estos comicios.
  2. La toma de posesión de Juan Orlando Hernández.

En un intento por colocar las cosas en su verdadero orden, es preciso señalar que las dudosas acciones del TSE en las primeras 24 horas luego de finalizadas las elecciones, generaron desasosiego inmediato en un alto porcentaje de la población, motivo por el cual se tuvo verdaderos conatos insurreccionales en casi todos los departamentos del país, sin lugar a duda, me permito afirmar que, de no haberse apagado esta llama el rumbo del FRAUDE ELECTORAL podría haber fracasado. Bueno seria conocer quien o quienes dieron la orden de apagar los ánimos de la población y por qué.

Posteriormente vimos como las manifestaciones, tomas de calles y carreteras comenzaron a disminuir, no solo en el numero de los participantes, sino, además, en la fuerza y efectividad para mantener paralizadas las principales carreteras del país y de las dos ciudades más importante de Honduras.

Por otra parte, el poder de convocatoria se vuelve mucho más difícil ahora que los sindicatos han sido prácticamente diezmados por el neoliberalismo, y en muchos otros casos por la perversión de su dirigencia.

El movimiento estudiantil y magisterial hasta hoy no ha dado señales claras de estar en disposición de lanzarse a las calles con la intención de luchar contra la imposición de un presidente que a todas luces no gano las elecciones, pero que con el poder de los fusiles se ha logrado entronizar en la casa presidencial.

Lo mencionado en los dos anteriores párrafos, creo, son de vital importancia para tener en cuenta al momento de organizar una insurrección, pues esta requiere de la participación masiva de la población y no de unos cuantos sectores que, aunque con mucha voluntad de luchar, seguramente no sean los suficientemente necesarios para poder alcanzar los objetivos trazados y, la insurrección termine siendo un verdadero fracaso y se convierta en el desánimo para otros momentos de lucha.

La dirigencia de LIBRE desde mi particular punto de vista, podría estar jugando con fuego en estos momentos, ya que, si el llamado a la insurrección no es acatado por una buena parte de la población, quien terminara capitalizando a su favor esa derrota será el Partido Nacional, tanto para afianzar estos cuatro años de gobierno, así como para materializar nuevas maniobras de cara a las elecciones del 2021.

Finalmente creo que, muchas veces el pueblo ha estado a la altura, sin embargo, a sido la dirigencia quien no ha dado muestra alguna de estar dispuesta a llegar hasta las últimas consecuencias.

Es una verdadera lastima.

Compartir Artículo

2 comentarios sobre “Esperemos que el llamado a la insurrección no sea demasiado tarde

  • el febrero 2, 2018 a las 9:59 am
    Permalink

    EL ERROR FUE DE NASRALLA AL CREER INGENUAMENTE QUE DEL EXTERIOR VENDRIA LA SOLUCION. AQUI TENDRIAN, EL Y MEL, QUE HABERSE RIFADO LA VIDA, ARRIESGARLO TODO Y ESA COYUNTURA YA SE PERDIO.

    Respuesta
  • Luis Gerardo Henriquez
    el febrero 2, 2018 a las 12:09 am
    Permalink

    Porque en vez de eso, con esos dineros que no se sabe de donde provienen desarrollan hacen todo lo que critican y a ver si asi tienen un chancecito en el 2022 digo no alli solo les dejo la jonuork

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *