La Honduras de aquí y de allá

Por: Modesto Acosta

La desubicación geográfica que tuvo el General Mayor en la toma de posesión,  deja entrever su preocupación por lo que está sucediendo en el país. Nunca pensó que el pueblo se iba a sublevar por la inconformidad que hay, porque no fue electo por el pueblo sino por una camarilla de energúmenos sediciosos que buscan la forma de como descomponer este país.

Mientras que los otros, los de la Honduras de allá, queremos vivir en democracia, respetando la voluntad popular, de ir fortaleciendo la democracia en la medida que se aproximan los cotejos electorales, sin fraude, sin ventajas, sin violentar la ley, respetando la Constitución, fortaleciendo la institucionalidad,  inculcar en el pueblo la confianza, la credibilidad, el respeto a la normativa jurídica del país,  y si es posible, por el bienestar general, cambiando lo que esta obsoleto, por las exigencias de la dinámica social.

Los de la Honduras de aquí, los que ven un oasis de paz, como dijo un general, los que están siendo amamantados por el Estado, los que comen los tres tiempos cabales, por no decir dos, los que se valen del puesto para quebrantar las leyes, los que cada día están buscando que nueva movida hacer, los corruptos, los que se venden por cincuenta pesos, los que atropellan y matan, los que no se pueden confundir con los de allá, los que somos extranjeros en nuestra propia patria.

Ellos vociferan, dañan, destruyen, fomentan la corrupción, hieren y matan, son los que rendirán en su momento las cuentas que es imperativo saldar con el pueblo, los que mataron a Isis Obed y otros tantos hondureños, durante el golpe. Los que han querido legalizar la corrupción en ese Congreso Nacional y que legalmente les escondan sus robos, por que las obras nunca llegaron a realizarse en el pueblo que los eligió, todo fue a parar a sus bolsillos, tomando su irresponsable representación popular, como un botín a la que pueden aspirar,

Que imagen le dan estos representantes del pueblo al mundo, y estos mismos que esconden sus propias cagadas, como los gatos, empiezan a fabricar campañas mediáticas en contra de los que les adversan, que son de la Honduras de allá, no de aquí, porque aquí no tienen cabida, no pueden, dividiendo a la familia hondureña, tal como lo dejó expresado el General Mayor, en su toma de posesión el día sábado 27 de enero, enviándole un saludo burlón a los hondureños de allá, a los pobres, a los que luchan y hacen florecer la tierra, al trabajador, a los que luchan por llevar  día a día el pan nuestro, a los empresarios justos que trabajan por generar empleo y riqueza, mientras otros se amamantan del estado con convenios y privilegios que les brinda el estado para callar sus voces o los tienen amenazados por que dejaron de pagar sus impuestos y el General Mayor los intimida con cerrarles lo que les queda de sus empresas, por que es mejor trabajar con el Estado sin arriesgar sus capitales, haciendo el papel de serviles,  esperpentos de la sociedad.

La Lucha de los de allá debe  seguir para conquistar a los de aquí, por que pronto se quitarán la venda de los ojos, cuando seden cuenta que los seiscientos mil empleos nunca han existido, que la economía está resquebrajada, que el endeudamiento del país es grande y cuando los militares lleguen al convencimiento que se desprestigiaron,  y que el pueblo ya no guarde el respeto y el cariño que gozaban, hoy han quedado como fieras del circo de las Honduras de aquí.

Compartir Artículo

3 comentarios sobre “La Honduras de aquí y de allá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *