Carta al Cardenal Hondureño

Por: Juan Carlos Zelaya

Buenas tardes Príncipe: Mientras escribo esta tarde desde la comodidad de mi estancia y la suya,  el ejército hondureño acaba de asesinar a un anciano en la zona norte del país y no lo he visto clamar por justicia como un día lo hiciera ante la injusticia Juan “El Bautista” quien entregaría -en bandeja de plata- su cabeza como símbolo de dignidad y compromiso ético.

Pocas veces he visto tanto entreguismo y cinismo de un ministro de fe ante la dictadura que se está instaurando en estas higueras. Duele verlo justificar ahora las muertes y la represión y que ante la historia salga con el dictador como burlándose de los que luchamos en las calles por volver a la civilidad y en contra del absurdo militarizado.

A veces me pregunto que hubiera hecho San Romero de América ante tanta injusticia y abusos de las autoridades civiles y militares; seguro lo habrían inmolado de nuevo, mientras Usted se ubica en el conformismo y la comodidad. Y saber que hay millones de feligreses que no están de acuerdo con Usted y la manipulación de la palabra de Dios. No le da miedo -Cardenal- que ante su silencio cómplice hablen las piedras como para no olvidar los abusos.

Es fácil hacerse un lado y brindar ante el compatriota, que ni en sus mejores sueños tendrá acceso a una chocita,  o el niño que no tiene maestro que lo saque del infierno de la ignorancia o ante el anciano o la mujer parturienta que va a un hospital y tiene que comprar desde el algodón y la gaza porque no hay medicinas en los hospitales o ante el joven que duerme hasta una semana buscando trabajo en la esclavitud de las maquilas; en la cantidad abismal de compatriotas que escapan del hambre y se van a recibir improperios y humillaciones de Donald Trump,  allá donde hace frío o la madre que no tiene que darle de comer a sus hijos o el que se ve obligado a vender su fuerza de trabajo con la estafa del trabajo por hora; yo lo entiendo bien porque desde su palacio eso no pasa ni se siente y entiendo también su incomodidad por el malcriado humo que nada tiene que ver con la suavidad del incienso.

El Hijo del Carpintero estuviera con su pueblo compartiendo gas e injusticia, pobreza y toletazos, anduviera sin temor abrazado con el pueblo hondureño como sé que anduvieran los sacerdotes comprometidos con la causa de los pobres y que para Usted son nombres-hombres incómodos: Guadalupe Carney, iván Betancourth, Camilo Torres Restrepo, Rutilio Grande, Monseñor Romero y tantos otros que dejaron comodidad, lujos y privilegios para dar su vida, su sangre y ejemplo en favor de los humillados de Latino América.

Nota relacionada Cardenal Rodríguez admite recibir fondos, pero dice que son para gastos de sacerdotes

La injusticia solo dura mientras dura el proveedor de inmoralidad, la justicia llegará un día, la noche pasará para los pobres de este mundo. Mientras tanto Usted sigue cobijado entre el verde olivo vergonzoso,  lejos, muy lejos del natural de Nazareth…

Compartir Artículo

13 comentarios sobre “Carta al Cardenal Hondureño

  • el enero 23, 2018 a las 11:19 pm
    Permalink

    El con su forma de ser y su aptitud negativa ni siquiera estaria en la posision que representa,nunca ha sido con el pueblo ha vivido comomen su propio mundo que no es el mundo de nuestro Señor Jesucristo,por favor no me borren mis comentarios,los hago de corazon y diciendo la verdad, no estan matando a sangre fria,ynla iglesia no dice nada.

    Respuesta
  • el enero 23, 2018 a las 4:46 pm
    Permalink

    Este cardenal siempre ha estado del lado de los poderosos. El evangelio es apenas una referencia para lucrar.

    Respuesta
  • el enero 22, 2018 a las 8:11 pm
    Permalink

    Yo le suplico como catolica que soy, levante su cabeza y deje la comodidad. Pida con la autoridad que usted tiene que no se reprima o asesine al pueblo que reclama justicia y que este pais deje de ser la semilla de la corrupcion. Pida al tirano que respete la voluntad del pueblo, de lo contrario su conciencia cargara con la sangre derramada de tantos hondurenos.Dios le de sabiduria y disernimiento senor Cardenal.

    Respuesta
  • el enero 22, 2018 a las 1:55 pm
    Permalink

    En primer lugar, no es cardenal, sino ‘cardeMAL’….Segundo, no hay que imaginar lo que hubiese hecho Mons. Oscar Romero- quien se puso de lado de los pobres, apuntando con el dedo acusador hacia la clase gobernante, chafas, chepos, empresa privada, la misma curia derechista, los medios tarifados de comunicacion, los EEUU, en sus diarias denuncias de la miseria, la represion, la persecucion, la captura ilegal, la tortura, la desaparicion y todos los asesinatos que cometia el regimen de El Salvador.

    Tampoco es de asombrarnos, la conducta presente del maldito cardeMAl, ya que lo hizo igual, en los 80, ante la masacre que el ejercito de Honduras- junto al de El Salvador cometieron contra miles de campesinos, campesinas, cargando con sus hijos, ancianos, mujeres embarazadas, que huian de la macabre y cruel represion, intentando atravesar el rio Sumpul, fronterizo entre El Salvador y Hondutras, y que fue una de las tantas masacres sufridas por ese pueblo…..Eso fue denunciado por varios testigos, incluso el sacerdote Fausto Milla….La masacre del Rio Sumpul, simboliza la maldad, la vezania de ese cardeMAL de los infiernos, siempre de lado de los grupos de poder, para disfrutar de las prebendas, las delicias y las riquezas que ese sistema corrupto le ha proveido.

    CardeMAL, que no conoce la verguenza, ni la verdadera religion del Mesias. Es un corrupto mas.

    Respuesta
  • Jose Edgardo Valeriano Valle
    el enero 22, 2018 a las 12:32 pm
    Permalink

    ESTE VIEJO DE CARDEMAL DEBERIA IMITAR.LO BUENO QUE HACE LA IGLESIA CATOLICA EN BOLIVIA,LA CUAL SE OPONE A LA REELECCION DE EVO MORALES,ESTO NO ES POSIBLE PORQUE EL CARDEMAL ES POLITICO CACHIRECO Y DEFIENDE LO MALO,ES LAMECULO DEL DELINCUENTE Y LADRON JUAN COCA.

    Respuesta
    • el enero 22, 2018 a las 1:00 pm
      Permalink

      ESA COMPARACION ENTRE EVO Y EL IMPOSTOR ASESINO RESULTA MAS QUE RIDICULA. AQUEL ES OTRO Y ESTE BRUTO ES UNO.

      Respuesta
  • el enero 22, 2018 a las 12:25 pm
    Permalink

    Con su sonrisa fresca, el cardenal no se inmuta por nada, se blinda o coloca una coraza y sigue “ciertamente” afirmando que ya no le hacen los “ataques”, como califica estos acercamientos de la gente infignada con su pasividad.

    Respuesta
  • Blanca Herrera
    el enero 22, 2018 a las 11:27 am
    Permalink

    Y asta todo el papa Francisco que dice asta cuando se van hacer los sordos que se quiten esas sotanas de blanco que con más Rason los reprende jesus sepulcros blanqueados por fuera a que Dios han cundido toda su vida encerrados en iglesias practicando y engañando más la gente pero si en verdad el infierno existe después de la muerte ustedes alimentaran ese fuego eterno serpientes

    Respuesta
  • Juana Cartagena
    el enero 22, 2018 a las 10:55 am
    Permalink

    Que le va importar si el duerme y come muy bien a costillas de los tontos que aportamos para que el también viole las leyes tanto terrenales como celestiales

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *