Militares y policías no les tenemos absolutamente ningún miedo

Presidente Hernández

Por: Oscar Miguel Marroquín

Como perros bien amaestrados los militares y policías no cesan de ladrar; los tarifados en la búsqueda de algunos lempiras, no vacilan en publicar semejantes aullidos, la prensa, la tribuna y el heraldo, así como algunos canales de televisión y alguna radio que todavía quedará por ahí, se convierten en el más destemplado coro jamás visto en la historia.

Los mal llamados defensores de la soberanía nacional, prestos están al servilismo y entrega de la patria, rinden pleitesía al que los ve con desdén y, presentan altivez ante el pueblo que les apacigua el hambre, vaya ironías las de la vida.

Aferrados a sus fusiles, creen tener al mundo en sus manos, pero mas haya del correr del tiempo, regresan a las lágrimas de recién nacidos, jurando y perjurando que mataron por ordenes del presidente; pero entonces la misericordia ya vuela en otra dirección, la cárcel les espera con los brazos abiertos. No olviden eso, valientes militares y policías.

Los fusiles no son siempre garantía alguna de poder, sobre todo cuando quienes los sostienen, lo hacen por dinero, en ustedes pues no hay ni conciencia ni moral, he ahí su debilidad. El poder que ahora creen tener es menos que efímero, bastará con que el rumbo de los tiros cambie de dirección y ustedes palidecerán y sin duda alguna también temblaran de miedo. Porque su aparente valor tiene pies de barro.

Ya es hora de que escondan los colmillos, o es que acaso no se han dado cuenta que nadie, absolutamente nadie les tiene miedo, abandonen esas ínfulas de matones baratos, dejen de proteger a un criminal, aprovechen mi consejo ahora que todavía están a tiempo, no vaya ser que mañana sea demasiado tarde, cuando el volcán lo incendie todo a su paso.

Dejen de menospreciar al pueblo, pues este lleva metido en el alma mucho rencor acumulado; no olviden que en ocasiones la historia se repite, esta vez podría ser un calco de la revolución francesa, nada mas que corregida y aumentada y, ante la falta de guillotinas una soga y un árbol podría reclamar sus cabezas.

Abandonen por completo la creencia de ser superiores ante el soberano, dejen ya de lado la ridícula creencia de estar firmes ante la constitución, pues ante los ojos del mundo ustedes hoy por hoy solo son matones a sueldo, simples gatilleros al servicio de banqueros, empresarios y políticos corruptos, fuera de ese manchado uniforme de sangre ustedes son menos que una inmunda partícula de mierda.

Dejen de sentir honor ante tanto asesinato, o es que acaso no se dan cuenta que en el mundo entero son conocidos como SICARIOS A SUELDO, capaces de asesinar a cuento hondureño sea necesario por alcanzar migajas, o lo que es lo mismo decir, por alcanzar algún cargo de segunda categoría en alguna oficina consular.

Comprendan de una buena vez por todas, el pueblo no les tiene absolutamente ningún miedo, así es que ya pueden dejar de ladrar y mostrar sus apestosos colmillos. Acaso no es suficiente prueba de lo que digo la manifestación del pasado 13 de enero, manifestación en la cual ustedes estaban armados hasta los dientes, sin embargo, el pueblo los enfrento con hidalguía y sin temor alguno.

Compartir Artículo

 

10 comentarios sobre “Militares y policías no les tenemos absolutamente ningún miedo

  • Jose Rico
    el enero 19, 2018 a las 8:26 am
    Permalink

    Jajajaja el chiste de hoy…espero no ir a ningún funeral de escudos humanos hondureños por seguir políticos mediocres que solo piensan en sus estómagos. Triste realidad.

    Respuesta
  • Carmen Isabel Vides Banegas
    el enero 18, 2018 a las 9:27 pm
    Permalink

    Que bueno, conocí unos policías que le tuvieron miedo a un loco y no lo pudieron sacar de una tienda será que se hicieron más valientes ahora 😂😂

    Respuesta
  • Jose Avila
    el enero 18, 2018 a las 3:03 pm
    Permalink

    Si el respeto al derecho ajeno es la paz joh no seabe eso porque es el mayor ladron del estado de honduras Porque no tiene respeto por la vida del ciudadano

    Respuesta
  • el enero 18, 2018 a las 1:03 pm
    Permalink

    Excelente mensaje de conciencia, se les ha dicho hasta el cansancio a estas personas que recapaciten, que a quienes dejan con los juicios por asesinatos son a los de bajo rango mientras los generales y coroneles exiliados e inculpados. En Honduras el arrepentimiento llega tarde y las muertes primero.
    Los felicito a todos por el diario,Sigan así, periodismo de verdad.

    Respuesta
  • Alex Pineda Flores
    el enero 18, 2018 a las 8:53 am
    Permalink

    Ellos los milicos tienen orden de matar desde el 26de noviembre y eso no nos a detenido y sabemos que tienen planes de haser que el publo no proteste y eso no nos detendra seran muchos los muertos pero todos caeran con honor patria o muerte venceremos fuera joh

    Respuesta
    • Lilly R Busch
      el enero 18, 2018 a las 7:15 pm
      Permalink

      Yo no se qué pensar, cuando miro a mis paisanos hondureños hablando de PAZ.
      Lo qué recuerdo eso nunca a existido en Honduras. La represion si, me acuerdo de eso.
      Cuando Gustavo Avarez Martinez y Billy Joya andaban sueltos. Agarrando a los estudiantes y desapareciondolos. Ahora veo, qué ya resucitaron a ese asesino de Billy Joya y lo hicieron un diputado cachireco.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *