El Paro, lamentos y exultaciones previas

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

                                                            A Luis y a Jaime, ellos saben porqué

¿Revolucionario yo? Noombreee, si yo soy un viejo burgués. Me gusta la plata. Lo que querría con este frío es regresar a meterme bajo el edredón escarlata. Lo que pasa es que como dicen, la peleamos o la perdemos, a la patria maltratada. Ante el paro, un par de ingenuos insisten en preguntarme ¿qué va a pasar? y he tenido la honradez de responderles que no tengo la más mínima idea, a corto plazo… que creo que va a ser muy importante, que todavía no llegamos a lo peor y que vamos a ganar.

Por eso también pensé por un minuto en dejarlo por la paz. El tema del paro. Desistir de hacer un comentario, especialmente uno previo. Ya hay mucho escrito recién y lo que no parece haber ya, son lectores. Anticipé y parece que llegó el momento en que nadie está escuchando ya, a nadie más, es decir al otro. Y ese siempre es el momento en que irrumpe la hostilidad en serio. No sé si una guerra civil, como intuyen por ahí o una Revolución como otros se ilusionan con pensar. O si una breve conflagración, un violento sacudimiento  profundo, como el de un terremoto. O si sucederá como vienen diciendo -ya frustrados- los golpistas, que la represión será eficaz y este poderoso sentimiento colectivo se sumergirá, se coartará con el miedo o con el cansancio.

No he podido -yo tampoco- convencer a mis amigos que lo hagan por su gusto. No responden a un llamado a los principios que alguna vez se nos enseñó que estaban por encima de los negocios y las ganancias y aun del poder.  Escuché a Enrique Aguilar P. decirle a JOH que renuncie sin inmutarlo y a Ismael Moreno. Sendos documentos dirigidos a los empresarios por Adolfo Facussé y Enrique Dolmos se quedaron sin respuesta. He perdido francamente la esperanza de verlos recapacitar.  (Para el 26 están convocadas contra viento y marea un par de asambleas de corporaciones poderosas que pretenden ignorar el paro, del grupo CAHSA, en que tengo participación. Mis amigos entre obreros y asociados me han dicho que la empresa se ha prestado para que se los reprima, y ellos podrían, pero no van a quemar los cañaverales con todo y los batallones escondidos adentro. Porque necesitan el trabajo. Los militares de verdad parece que no pueden deliberar.

Pero si predico a diestra y siniestra que todo el mundo debería cooperar. Los cuerdos cierren sus tiendas y talleres. Del 21 al 22 y otra vez del 24 al 27. Respeten si quieren ser respetados. De todas formas no van a llegar clientes, ni empleados. Escucharan las moscas.

La Alianza de Oposición  ha anunciado que el Sábado 20, cuando debe reunirse el Congreso para elegir directiva, iniciará un Paro primero del fin de semana que se movilizara al Congreso y paro después del 24 hasta el 27, cuando supuestamente toma posesión el Presidente electo, sobre cuya identidad es la disputa. Porque el Presidente Quiroga y la Misión de Observadores de la OEA establecieron que Nasralla gano con 85% del voto computado desde el jueves 30. Y los liberales también. Matamoros no.

Terrible cosa para quienes trabajamos en las actividades económicas del país. Un paro así.  Como dice la Abogada yo soy un lechero. Otras cosas se pueden sortear. Puedo prever que voy a necesitar más concentrado y medicina con anticipación igual que el combustible.  Pero ¿cómo haré por ejemplo con mi leche? ¿Durante una semana, si no hay salida? Un problema de miles que tendrán otros compatriotas. Y ahí ando craneando que si voy a mandar a traer a Luis para que la venda litreada en las colonias. Y comprar mantas y cuajo y mandar a hacer moldes para quesos, que se yo, comprar chanchos para engordar con suero. Inventar.

Una cosa tengo por cierta. Los principios, que me enseñó mi padre, ciudadano Rodolfo Pastor Zelaya QDEP vienen antes que mi dinero. Mi derecho de hombre libre es más importante que mi leche. Mi respeto por los hondureños y por sus libertades es más importante que tú sueldo o negocio.  El paro va a invertir los papeles. Solo El Paro nos va a devolver a todos un sentido de poder ante la impotencia para sacar a JOH y solamente las tomas pueden habilitar el paro. No se puede transar con el fraude. No se puede hacerle concesiones a esta opresión, a esta sinverguenzada.

El Paro con tomas es el último paso antes de la insurrección desconcentrada, dispersa, total que enloquecería al país. Al consumarse el fraude en la concreción de la toma de posesión del poder el 27 de Enero, entraremos en otra etapa, aún más incierta.

Ha habido un cambio, en los últimos días. No sé si vano. Ayer vi un tremendo editorial de Radio Progreso que se tienen bien merecido los militares. Pero coincidimos en que en los últimos días se han moderado extrañamente. Que la represión fue más violenta antes de Navidad. Que se recurre menos al uso de la bala viva y ha bajado mucho el número de ejecuciones digamos por día. ¿Por semana? Aunque continua el atropello a los detenidos y la cacería de brujas para encontrar a los culpables. Los culpables somos todos. Honduras toda esta ahí como dice la propaganda del turismo, está en la calle, menos la mancha brava, echándote JOH.  

A la FUSINA que nos advierte hoy que solo tenemos derecho a la protesta pacífica hay que recordarle una vez más que ante la usurpación del poder público lo que dice la Constitución es que el ciudadano ha de ir a la insurrección. Y el diccionario dice que la insurrección es un levantamiento, un motín. Porque lo que quieren que olvidemos quienes insisten en exigirnos buenos modales a quienes pusimos todas las víctimas fatales y los heridos graves y los presos, es que el fraude usurpó el derecho ciudadano y produjo un gobierno que no escogimos y una burla cínica.

No se van a burlar del pueblo. Ya se ha comenzado a hablar del decreto que entraría a la Asamblea Nacional Constituyente 2018 proponiendo la abolición de una FFAA que traicionan a la patria, Considerando que en los últimos cincuenta años en tres ocasiones en 1963 y 1971 y 2009, las FFAA de Honduras que deben resguardar la soberanía ciudadana han derrocado a gobernantes que para bien o para mal el pueblo había escogido. Siendo que en cambio de eso han permitido que se perpetúen en el poder gobiernos usurpadores y otros simplemente mal elegidos, una y otra vez. Que se procede a abolir a las FFAA. Ahórrenos la pena…. Conste que no es contra el policía, es contra el dictador que ha perdido la facultad para dar órdenes legítimas que estamos levantados, Coronel.  

Un comentario sobre “El Paro, lamentos y exultaciones previas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *