Estados unidos sigue viendo a Honduras como la república bananera

El Departamento de Estado planea apoyar agresivamente a Hernández sin importar cuán criminal sea su comportamiento, cuán represivo sea su régimen, cuán claramente esté encerrándose en su dictadura.

Por: Jeremy Kryt/TheDailyBeast.com

¿arriesgarías tu vida para defender la democracia? El tema podría provocar un intercambio entre los invitados en su próxima cena, pero -al menos por ahora, al menos en América del Norte- la amenaza de ser asesinado por ideales incompatibles sigue siendo abstracta.

En el nuevo y valiente mundo de Honduras después de las elecciones, por otro lado, la posibilidad de ser fusilado o asesinado a golpes mientras se muestra apoyo al estado de derecho es una realidad cotidiana para gran parte de la población. Han muerto decenas, cientos más heridos y al menos 1.500 han sido encarcelados por resistirse al intento de un régimen corrupto de retener el poder por cualquier medio necesario. Y la administración Trump ahora está ayudando y fomentando el golpe electoral de ese régimen, respaldando abiertamente a un “tirano” y aspirante a “dictador” con el nombre de Juan Orlando Hernández, quien ha sido ampliamente criticado por secuestrar la presidencia de los “EE. UU. Honduras “-solicitó su uso de larga data como base para las operaciones militares del Tío Sam, ya sea abierta o encubierta.

Esta es la segunda vez en menos de una década que un presidente estadounidense en funciones ha permitido una toma hostil del gobierno en la pequeña y empobrecida nación centroamericana mejor conocida por sus exportaciones de banano y café. El gobierno de Obama también tácitamente permitió un agarre de poder de las élites terratenientes y el ejército que derrocó al presidente democráticamente elegido Manuel “Mel” Zelaya en 2009.

Mel Zelaya

Ese derrocamiento sumió al país en un largo período de caos que dio lugar al desenfrenado tráfico de drogas y a las poderosas pandillas callejeras. Honduras también se convirtió en el hogar perenne de una de las tasas de homicidios más altas del mundo. La mezcla tóxica de violencia y privación ha provocado que cientos de miles de migrantes, incluidos muchos niños indocumentados, huyan del país con la esperanza de encontrar una vida mejor en los Estados Unidos.

Ahora, tras las elecciones “robadas” que vio a Hernández violar el límite de un solo mandato de la Constitución hondureña para retener el poder, las condiciones de los derechos humanos para amplias franjas de la población han empeorado una vez más.

“Recibir un disparo o morir aplastado mientras se muestra apoyo al estado de derecho es una realidad cotidiana”.

“Estamos en una emergencia debido a la brutalidad del ejército, la policía y las fuerzas paramilitares que obedecen la estrategia de represión gubernamental”, dijo Bertha Oliva, directora del Comité para los Familiares de los Desaparecidos en Honduras (COFADEH) y nominada para el Premio Nobel de la Paz, en una entrevista con The Daily Beast.

“La población, a la que se le ha robado su derecho a elegir y ser elegida, está sufriendo las peores condiciones de inseguridad que se hayan visto en la historia del país”, dijo Oliva desde la ciudad capital de Tegucigalpa.

“Es, en resumen, un nuevo golpe de Estado que solo los ciegos se niegan a ver”.

El hombre de Trump en Honduras

El viernes 22 de diciembre, la administración Trump se convirtió en uno de los pocos gobiernos en el mundo libre en reconocer la “victoria” de Hernández en Honduras. Un vocero del Departamento de Estado emitió un comunicado de prensa que decía:

“Felicitamos al presidente Juan Orlando Hernández por su victoria en las elecciones presidenciales del 26 de noviembre, según lo declarado por el Tribunal Supremo Electoral de Honduras (TSE)”.

¿Notara algo gracioso sobre la fecha de las felicitaciones y la de las elecciones reales? Está bien; le tomó al Departamento de Estado casi un mes entero ofrecerle al líder titular Hernández su huzzah.

Eso es porque el TSE tardó tanto en contar la votación. E incluso después de cuatro semanas parece que no pudieron,  o no pudieron hacerlo bien.

El conteo oficial de votos del TSE ha sido cuestionado por miradas de observadores internacionales, incluidos grupos de derechos humanos, miembros del Congreso de los EE. UU., La Unión Europea (UE) y la Organización de Estados Americanos (OEA), quienes han expresado su preocupación por la generalización del  fraude en el proceso electoral en noviembre.

El opositor de Hernández, un popular personaje de televisión llamado Salvador Nasralla, también denunció los resultados e incluso viajó a Washington para obtener apoyo para una recuperación electoral, según la recomendación de la OEA. Esto marca la primera vez en la historia de ese cuerpo que ha pedido la anulación de una elección nacional. Mientras tanto, decenas de miles de hondureños comunes acudieron a protestar por el desacreditado proceso electoral. Las fuerzas de seguridad han atacado regularmente a los manifestantes, dejando al menos 33 personas muertas en el momento de escribir este informe.

Aunque las felicitaciones oficiales se retrasaron por toda la indignación internacional, la administración Trump dejó en claro durante toda la campaña presidencial hondureña, e incluso en el caos posterior al voto, que Hernández era su hombre. El Departamento de Estado llegó incluso a firmar un acuerdo para reforzar la ayuda militar al régimen en los primeros días después de las elecciones. Ese proceso implicó certificar que el gobierno cumplía con las estrictas regulaciones de los EE. UU. Contra los abusos contra los derechos humanos, por lo que podría recibir su parte de aproximadamente $ 645 millones del Congreso asignado a América Central, incluso cuando las tropas hondureñas estaban atacando a manifestantes desarmados.

“Es un nuevo golpe de estado que solo los ciegos se niegan a ver”, dijo Bertha Oliva, directora del Comité de Familiares de Desaparecidos en Honduras “Hernández puede compararse con el líder de un sindicato delictivo que se ha beneficiado enormemente del completo derrumbe del Estado de derecho que ha tenido lugar en Honduras desde el golpe de 2009”, dijo Alex Main, un analista senior del Centro para Asuntos Económicos  e investigación de políticas en Washington.

“La familia de Hernández y muchos de sus colegas del Partido Nacional están supuestamente implicados en el narcotráfico, y el gobernante Partido Nacional ha malversado vastas sumas de fondos públicos, algunos de los cuales fueron invertidos en la última campaña presidencial de Hernández”, dijo Main.

Nada de eso parece disuadir a los miembros de la administración Trump de respaldar al hombre fuerte tropical. Según Dana Frank, experta en Honduras e historia de Estados Unidos en la Universidad de California en Santa Cruz (UCSC), el Departamento de Estado planea “apoyar agresivamente a Hernández sin importar cuán criminal sea su comportamiento, cuán represivo sea su régimen, cuán claramente esté encerrándose en su dictadura.”

¿Pero por qué? Teniendo en cuenta la dura charla de POTUS sobre subir la apuesta en la Guerra contra las drogas, uno podría ser perdonado por pensar que un líder y un partido con una inclinación establecida por incursionar en el tráfico de narcóticos podrían ser desagradables compañeros de cama. Sin embargo, ese no parece ser el caso: “El jefe de gabinete de la Casa Blanca John Kelly tiene una historia establecida de celebrar a Hernández cuando era jefe del Comando Sur de los EE. UU. Y dijo que Hernández estaba haciendo un ‘magnífico trabajo’ combatiendo a los narcotraficantes”, dijo Frank, señalando que era “algo asombroso”, para decir, dado un cuerpo sustancial de evidencia que sugiere que Hernández está vinculado al narcotráfico “.

La oficina del presidente Hernández rechazó una invitación para ser entrevistado para este artículo.

Plátanos republicanos

La base aérea Soto Cano del Comando Sur de los Estados Unidos en Honduras sigue siendo la mayor instalación militar de los EE. UU. En el hemisferio. Pero la presencia de cientos de tropas estadounidenses y una flota de aviones no ha impedido que Honduras se convierta en un semillero de drogas y contrabando de drogas. Hernández, un abogado educado en un colegio militar, se ha ganado el cariño de los líderes de centroderecha en los EE. UU., Vamos a seguir llamándolos Banana Republicanos, precisamente por sus duras afirmaciones para frenar la anarquía. “En sus campañas electorales, Hernández ha promocionado su agenda de seguridad ‘dura contra el crimen’, en respuesta a la explosión real de crimen y violencia”, dijo el analista de CEPR Main.

El submundo de la nación ahora está dominado por una especie particularmente brutal de grupos del crimen organizado. Poderosas pandillas callejeras como los Salvatruchas y Barrio 18 trabajan como intermediarios para los cárteles de la droga mexicanos y colombianos, además de llevar a cabo sus propios anillos de extorsión y prostitución. Las mafias internacionales a gran escala han aprovechado al máximo las condiciones caóticas. Hasta 90 por ciento de los narcóticos ilegales que ingresan a México ahora pasan por América Central, y Honduras es un blanco particularmente tentador para los contrabandistas debido a la presencia de pandillas atrincheradas y funcionarios notoriamente corruptos.

Los economistas internacionales, los observadores de derechos humanos y los analistas de políticas se apresuran a señalar que los problemas de delincuencia y violencia que enfrentan Honduras y sus vecinos son causados ​​directamente por las altísimas tasas de pobreza. Los conservadores de Estados Unidos, sin embargo, siempre han puesto el carro delante del caballo, y prefieren reforzar a la policía y el ejército en lugar de abordar la falta de empleo o educación.

“Sin seguridad, es imposible tener … desarrollo económico”, dijo el secretario de Estado Rex Tillerson en una conferencia de líderes centroamericanos en junio pasado. Tillerson parece incapaz de imaginar la otra cara de la moneda: que sin desarrollo y una mejor calidad de vida para las masas no puede haber seguridad. Sin embargo, en consonancia con su ethos de palo antes de la zanahoria, los bananos republicanos han facultado a Hernández y sus predecesores para reprimir a las pandillas a toda costa en un entorno donde las maras centroamericanas han sido elegidas como villanos perfectos de Trump.

Estados Unidos ha enviado cientos de millones de dólares en ayuda militar controvertidamente no supervisada desde 2009. Pero, como sucede a menudo en la Guerra contra las drogas, la ofensiva contra el crimen en Honduras ha llevado a abusos generalizados contra ciudadanos comunes. Y los críticos dicen que eso no es un accidente.

Nota relacionada El tirano en Honduras que Estados Unidos pretende no ver

“El jefe de personal John Kelly tiene una historia establecida de celebrar a Hernández cuando era jefe del Comando Sur de Estados Unidos”, dijo Dana Frank, de la Universidad de California Santa Cruz. “Concretamente, la agenda [de Hernández] ha implicado una intensa militarización del país”, dijo Main, a menudo con el fin de promover intereses privados. Las fuerzas de seguridad del Estado se han desplegado para reprimir los “conflictos sociales” que han surgido debido a los “megaproyectos extractivistas, hidroeléctricos, agroindustriales y turísticos que desplazan o afectan negativamente a las comunidades, muchas de ellas indígenas”.

Históricamente, ese tipo de explotación ha sido la norma en Honduras y en muchas otras naciones de América Central y del Sur. A partir de finales del siglo XIX, grandes corporaciones como Dole y la United Fruit Company comenzaron a asociarse con líderes locales y élites terratenientes para garantizar exportaciones baratas de frutas y verduras.

Si bien muchos otros países de la región se rebelaron contra este tipo de regla cuasi corporativa, los EE. UU. Honduras nunca lo hizo. Económica y militarmente ha seguido sirviendo como una plataforma de lanzamiento para iniciativas respaldadas por los EE. UU., Como la Guerra Contra en la década de 1980, la actual Guerra contra las drogas y, más recientemente, ciudades charter destinadas a servir a empresas transnacionales.

Como sabemos, Trump aprecia clientes leales y, para que nadie lo dude, Honduras es uno de los dos únicos países hasta la fecha (el otro es Guatemala) que ha anunciado que seguirán el ejemplo de los Estados Unidos al trasladar sus embajadas en Israel a Jerusalén. Cuando los líderes comunitarios e indígenas intentan defender sus propios intereses, a menudo son blanco de las fuerzas de seguridad estatales o privadas.

Ese fue el caso del asesinato de Berta Cáceres, una ecologista prominente que fue asesinada a tiros por asesinos con vínculos con el ejército hondureño en marzo de 2016. Oliva de COFADEH describe a Hernández como comprometido a apoyar las agendas corporativas en Honduras “incluso si esto significa una violación fraudulenta de la ley hondureña”.

Dado su enfoque similar a favor del gobierno corporativo aquí en casa, no es de extrañar que POTUS haya elegido apoyar al último déspota de tinpot de Honduras. Insurrección Electoral El Tribunal Supremo Electoral de Honduras (TSE), que estuvo a cargo del conteo de votos, está dirigido por miembros del propio Partido Nacional de Hernández, que resultó haber sido sorprendido in fraganti conspirando para urdir las urnas a su favor durante el último elección. Pero el plan para alterar las hojas de conteo originales de los polsters resultó insuficiente para obtener una victoria de Hernández. Con más de la mitad de los votos contados el 26 de noviembre, los resultados mostraron que Nasralla -cuyo partido opositor se llama acertadamente la Coalición contra la Dictadura en referencia al propio Hernández- con lo que un magistrado del TSE se refirió en un raro momento de probidad como “irreversible” ” dirigir.

En ese momento, el TSE simplemente dejó de publicar información de conteo de votos al público. Cuando se permitió que la cuenta continuara, unos días después, Nasralla se había quedado misteriosamente detrás de su oponente. “Los primeros resultados anunciados por el TSE, que sitúan a Nasralla a cinco puntos de ventaja, se basaron en el 56 por ciento del total de los votos emitidos”, dijo Main, de CEPR. “La única manera de que una ventaja tan fuerte pueda revertirse sería si los votos restantes favorecieran abrumadoramente a Hernández, lo que estadísticamente sería un acontecimiento altamente improbable dado que los votos contados antes del primer anuncio se tomaron de todas partes del país”. ” “Como sucede a menudo en la Guerra contra las drogas, la represión de la lucha contra el crimen en Honduras ha llevado a abusos generalizados contra ciudadanos comunes. Y los críticos dicen que eso no es accidental “.

Y las anomalías de votación no se detuvieron allí. Los observadores electorales de la OEA y la UE también lloraron la falta en varios otros cargos. “Las irregularidades incluyeron numerosos informes creíbles de la compra de votos y credenciales de observadores antes de las elecciones”, dijo Main, “y graves violaciones de seguridad que comprometen muchas de las hojas de votación que fueron transportadas físicamente al TSE en la última fase de la votación”.

” Esas brechas de seguridad no fueron un accidente. Cambiar físicamente las papeletas para fijar el voto había sido la piedra angular del plan del Partido Nacional desde el principio, como informó The Economist la semana de las elecciones.

Déja Coup All Over Again

Tal vez la historia más irónica -y políticamente cínica- de las elecciones se refiere al hecho de que fue el propio Partido Nacional de Hernández quien ayudó a lanzar el golpe militar contra el entonces presidente Zelaya nueve años atrás, precisamente porque fue acusado (por ellos) de buscar un segundo mandato en oficina. Zelaya, un líder de centro izquierda, había enfurecido a las élites locales al sugerir programas sociales progresivos como almuerzos escolares gratuitos para niños pobres, y un modesto aumento al salario mínimo.

También habló críticamente sobre los Estados Unidos y la influencia corporativa. Su caída se produjo cuando propuso un referéndum no vinculante, o plebiscito, que habría permitido a una asamblea constitucional abordar cuestiones tales como los impuestos progresivos, la mejora de las leyes de derechos de los votantes y la protección de los recursos naturales. La misma mañana en que se realizaría la votación, “Mel” se vio marginado de su casa, todavía vestido con su pijama, por tropas armadas.

A pesar de que la campaña presidencial de ese año estaba en marcha, y Zelaya no estaba en la carrera ni era elegible para serlo, sus oponentes lo acusaron de organizar el plebiscito para extender su tiempo en el cargo. Como ya se había enfrentado a los líderes de Estados Unidos, el cargo de buscar un segundo período fue una excusa conveniente para que la secretaria de Estado de Obama, Hillary Clinton, mirara hacia otro lado cuando Zelaya fue secuestrado por soldados y sacado del país.

“Con cero pruebas, las élites hondureñas lanzaron la acusación completamente ficticia de que el presidente Manuel Zelaya estaba utilizando el llamado a una constituyente para tratar de obtener un segundo mandato, para justificar su golpe militar de 2009”, dijo Frank de la UCSC, que es el autor de Bananeras: Mujeres Transformando las Uniones Banana de América Latina.

Por el contrario, el incumplimiento de Hernández de la Carta Magna para permanecer en el cargo no ha provocado ni una pizca de protesta del Departamento de Estado de Trump, porque, por supuesto, él es un “todo”. “Hernández, por el contrario, lanzó su verdadera campaña de reelección, en completa violación de la Constitución hondureña, que muy explícitamente no solo prohíbe un segundo mandato, sino que convierte en un acto criminal que un presidente en funciones propugne incluso la reelección”, dijo Frank. ¿Guerra civil? Cuando quedó claro que, a pesar de todas las pruebas que apuntaban a un recuento de votos falsos, la administración de Trump iba a apoyar a Hernández, el candidato anti dictador, Nasralla, advirtió a los periodistas que la crisis electoral podría empujar al país hacia “guerra civil.”

El analista de seguridad Main dijo que no solo es una retórica vacía: “La posibilidad de una guerra civil es real dado el nivel de indignación por las descaradas chanchullerías electorales que se han llevado a cabo”, dijo.

Algunas fuerzas de seguridad del estado ya se han acercado a lanzar su suerte con los manifestantes, incluso desobedeciendo órdenes de atacar manifestaciones. Esas divisiones podrían ser la primera indicación de un cisma más amplio dentro de las fuerzas armadas, dijo Main. “Hoy está claro que la mayoría de los hondureños no confía en los resultados de las elecciones y esto [podría] crear una inestabilidad social aguda en el futuro”.

El autor Frank dijo que la amplia coalición que impulsa la democracia en Honduras -incluyendo académicos, ecologistas, la comunidad LGBT, grupos indígenas y afrohondureños- probablemente no retrocederá pronto. “Saben que si no continúan protestando, ellos y sus hijos morirán, ya sea a punta de pistola, de la pobreza, de la falta de atención médica o al intentar huir a otro país”, dijo.

“Si Hernández permanece en el poder, está claro que su [régimen] escalará una ola terrorífica de asesinatos, intimidación, represión mediática y acoso para acabar con los movimientos sociales y su liderazgo por completo”.

En su carta oficial de felicitación a Hernández, el Departamento de Estado ofreció una respuesta tibia a las quejas de los seguidores de Nasralla que acababan de robarles su país (nuevamente): “Los resultados de las elecciones, las irregularidades identificadas por la OEA y las misiones de observación electoral de la UE y las fuertes reacciones de los hondureños en todo el espectro político subrayan la necesidad de un diálogo nacional sólido”, dijo. Para Frank, sin embargo, el tono huele a una peligrosa falsa equivalencia.

“Debemos tener cuidado con los llamados a ‘negociación’ y ‘diálogo’ entre Hernández y Nasralla”, agregó. “Un lado controla a los militares, la policía, el Tribunal Supremo, el Fiscal General, el Congreso, el poder ejecutivo y la comisión electoral. El otro no.

“Es como pedirle a las gallinas que negocien con los zorros sobre quién controla el gallinero”. Bertha Oliva ha visto las oficinas de COFADEH gastadas y disparadas por los escuadrones de matones locales con la suficiente frecuencia como para saber que las preocupaciones de Frank sobre una mayor represión no son meras hipérboles.

Dijo que la votación en noviembre pasado fue un “mandato” del pueblo hondureño contra una larga serie de gobernantes, incluido Hernández, que puso al país “a merced del crimen organizado local e internacional y saqueó los recursos de Honduras para su propio beneficio”.

 “La gente votó para expulsar a estos líderes, pero las elites son reacias a obedecer. Eso ya condujo a una insurrección popular “, dijo Oliva,” y esto es solo el comienzo”.

 

4 comentarios sobre “Estados unidos sigue viendo a Honduras como la república bananera

  • Juan Leonardo Alvarenga Madrid
    el enero 1, 2018 a las 4:56 pm
    Permalink

    Los gringos con su torpeza política buscan una guerra civil en Honduras para después aceptar un gobierno progresista. Es el mismo guion que trazaron en El Salvador.

    Respuesta
  • el enero 1, 2018 a las 10:35 am
    Permalink

    Buen articulo, pero no son del todo objetivos, porq ponen a mel zelaya como un angelito q solo le estaba haciendo bien al pueblo, y eso muy bien sabemos q no es cierto, mel es otro deluncuente corrupto, narcotraficante, q en su periodo presidencial, creia q Honduras era su hacienda privada, el y su familia actuaron como si fueran los dueños del pais, el le abrio las puertas al narcotrafico

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *