¿Quién ordenó asesinar a treinta y siete hondureños?

MACCIH

Por: Oscar Miguel Marroquín

Las fuerzas armadas y la Policía Militar (Escuadrones de la Muerte) han disparado en contra del pueblo asesinando a por lo menos unas treinta y siete personas, en lo que va de la crisis política que vive Honduras a causa del monumental FRAUDE ELECTORAL, de todo esto surge una interrogante:

¿A caso los militares y policías dispararon por iniciativa propia?

Si ese fuera el caso, el ejército y la policía militar podrían estar conspirando en contra del presidente Juan Orlando Hernández, para colocar a este gobierno ante los ojos del mundo como un violador de los derechos fundamentales de la persona humana.

De ser esto así, los altos mandos del ejército y la policía militar (Escuadrones de la Muerte) se estarían arriesgando por voluntad propia ante la posibilidad de ser investigados y castigados en un futuro cercano por crímenes de lesa humanidad.

Obviamente todo lo anterior, no pasa de ser una hipótesis que por sí sola se derrumba.

Pero entonces aparece una nueva interrogante ¿Quién ha dado la orden de asesinar al pueblo?

De inmediato el dedo acusador, apunta hacia casa presidencial pues es justamente ahí donde reside hoy por hoy el presidente Hernández, que dicho sea de paso, es quien ha provocado de manera directa una crisis política sin precedentes en la historia de Honduras, con una reelección que ha trastocado todo el tejido político y social del país entero.

Es obvio pensar entonces, que los asesinatos cometidos en contra de los manifestantes responden a la estrategia de aterrorizar y desmovilizar al pueblo hondureño, para evitar que la crisis política pueda colocar en serios aprietos al mandatario, incluso para evitar un mayor estallido social que pudiera llevar al presidente a la renuncia obligada de su cargo.

Siendo, así las cosas, no cabe duda alguna que la orden de asesinar a treinta y siete hombres y mujeres ha salido directamente de casa presidencial.

No es producto de la casualidad que el propio presidente Juan Orlando Hernández le este cerrando por completo las puertas a la Organización de Estados Americanos OEA, para que este organismo pueda dar paso una investigación sobre los asesinatos en mención, que, dicho sea de paso, ya han comenzado a preocupar a muchas organizaciones internacionales defensoras de los Derechos Humanos por el incremento acelerado de nuevas violaciones en contra de la integridad de cientos de hondureños.

No cabe duda de que si el presidente Hernández continua con la practica de eliminar a quienes lo acusan de haber fraguado este monumental FRAUDE ELECTORAL, terminará mas temprano que tarde frente a un problema mayor del que ya tiene, es decir, podría ser acusado de crímenes de lesa humanidad según el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

Nota relacionada Desde casa presidencial se han ordenado asesinatos: Comisionado Aldo Oliva (AUDIO)

En resumen, el presidente Hernández ha comenzado inevitablemente a provocar su propia desgracia, dado que su terquedad por continuar en el poder lo ha llevado a cometer errores irreversibles e irreparables.

Desde mi particular punto de vista, el asesinato de estas personas recae directamente sobre la espalda de Juan Orlando Hernández y, por lo tanto, son el comienzo no de un nuevo gobierno, sino el comienzo de la salida de casa presidencial de un presidente por demás decirlo nefasto, criminal, corrupto y violador de los Derechos Humanos del pueblo hondureño. 

Compartir Artículo

15 comentarios sobre “¿Quién ordenó asesinar a treinta y siete hondureños?

    • el diciembre 30, 2017 a las 11:54 am
      Permalink

      Le pido a Dios que usted o in familiar no muera algun dia a manos de los escuadrones de la muerte, para evitar decir que usted o sus familiars muerieron por estupidos.
      Usted amigo parece ser una persona totalmente inhumana, pero bien que el Dios de los pobres lo bendiga grandemente y tambien a su familia.
      Pase usted y su familia in bonito fin de año.

      Respuesta
  • Miriam Aguilar
    el diciembre 28, 2017 a las 7:36 pm
    Permalink

    Juan Orlando está manchado de sangre asta la sexta generacion perderá como el rey saul que por andar de ambicioso perdió su reino y su descendencia señor para que se. Aferra a ese poder usted no es el ungido usted caerá ovedescale a dios si no su caída va a ser triste váyase tranquilo así casa pídale perdón adiós arrepientaE de todo mal gue ha hecho

    Respuesta
  • el diciembre 28, 2017 a las 10:24 am
    Permalink

    Este tema fue objeto de discusión después del holocausto nazi en contra de los judios, pues desde una perspectiva tradicional se castiga al que dispara o al que directamente causa la muerte, no obstante, al igual que en el crimen organizado los juicios de Nuremberg dejaron al descubierto que tras el soldado que mata hay órdenes, por lo general no escritas, que se transmiten a través de una cadena de mando, determinando que al igual que en las mafias existe lo que se denominó autor de escritorio, que es a quien corresponde el dolo de matar, este tiene en sus manos el poder de decidir si se mata o no puesto que tiene el control de la estructura que ejecuta sus órdenes.
    A toda esta teoría en el Derecho Penal se le conoce como «Teoría del dominio del hecho». Aplicado a Honduras, correspondería a las más altas estructuras de poder, pues son ellos los que deciden, proven de pertrechos de guerra e insumos a quienes matan o disparan, gestionan fondos para pagos, y contribuyen a través de estructuras colegiadas, como por ejemplo el consejo de ministros, para dar visos de legalidad a sus actuaciones y en base a ello ejecutar su plan.
    Sin embargo la justicia hondureña aparte de estar coopatada y al servicio de este tipo de planes, esta en pañales en la materia, el nivel de ignorancia en los operadores de justicia es tan tal que resultaría dificil que una tesis aplicada desde mediados del siglo pasado en Europa pueda calar en la mentalidad de estos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *