Los 37 mártires de Diciembre, y lo que falta, Carta al General

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

 

 Detengan esta mierda, dijo Gonzalo Luque, mi amigo

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos documentaba 27 ejecuciones el 20 de Diciembre. De entonces para acá han asesinado al azar y a blancos selectivos, diez más. La mayoría han caído por una bala, acaso de hule, que atravesó su cabeza. Siguen matando en la calle, como zombies. Anoche a las 9 de la noche, en El Toronjal de La Ceiba mataron a Julio Funes Rodríguez, otro líder de base. Le dispararon desde una motocicleta. Vieja estratagema de los ochentas. Y a las 4 p.m. Héctor Guevara universitario luchador en La Vega en Jesús de Otoro, Van 37 nuevos caídos en los días que han pasado después de caído el sistema de Tribunal, amigos que ahora estamos enterrando alrededor del país. Hernández se rehúsa a aceptar un Comisario que le quieren mandar. No dicen quien, pero un par de oficiales ha declarado ya que, de Casa Presidencial emanaron órdenes para matar a opositores. …. Siéntese, General.  No se preocupe no quiero pelear con Ud. a los puñetazos, como Mel.

Miembros de la Alianza de Oposición fingen estar muertos frente a la policía durante una manifestación

Mis manos arrugadas, venosas, un poco artríticas sirven para otras cosas. Siembro, curo, escribo. Respeto al soldado que va a la guerra y se enfrenta a otro equipado igual que él, determinado a matarlo también. Creo en el derecho a la guerra por una causa justa, que se está gestando aquí. Solo quiero preguntarle unas cosas. Formamos soldados profesionales para que nos protejan de un enemigo que nos pretenda arrebatar recursos patrimoniales, para que garanticen la carta con que nos constituimos en sociedad democrática, para que detengan el crimen organizado, armado. Para someter a un guerrillero violento, alzado contra un orden justo, consensuado. ¿Para qué les disparen a los muchachos desarmados que protestan un desafuero con un palo y un grito?

Me han prometido que voy a hacer un Museo de los Caídos, General, que también será un monumento. Todavía puede escoger como –exactamente- pero Ahí va a estar Ud. retratado y en bulto, y van a estar sus oficiales…. Y sus francotiradores, los soldados degradados en sicarios y su declaración video grabada en documental a esa pregunta y a estas otras. ¿Quién le ordenó disparar contra el pueblo desarmado? Esa orden ¿no obligaba a detener a quien la daba y lo mandaba a asesinar? (Álvarez mató a casi doscientos en tiempo de Suazo. Esta treintena se suma a otros doscientos muertos con bala de hule luego del Golpe de 2009)

En ese Museo que visitaran millares de hondureños de todas las proveniencias, sus hijos y sus nietos por muchas generaciones, también General, en un cuarto aparte van a estar las fotografías recopiladas, que ya circulan alrededor del mundo, de sus víctimas, con nombres y apellidos. Sin retocar, en un cuarto con una puerta cerrada y una advertencia para que no entre el pusilánime que se puede desmayar por la náusea que produce la brutalidad, la sangre, los sesos derramados, el hueso molido, el horror…a todo color. Aunque habrá que entrar y ver General para que nadie lo pueda negar u ocultar como la prensa vendida que finge demencia y que también va a estar ahí, en ese Museo, en evidencia toda su mentira a la vista, la complicidad del ocultamiento su farsa para la posteridad. Es bueno, que cueste creer. Escribo Gral. Lo que veo.

No hay que creer una cosa así a la primera. A mi madre, que es una mujer buena, tuve que decirle que con mis ojos he visto el francotirador apostado en las terrazas de los edificios y al policía militar hincarse en el suelo para apuntar y dispararle a un muchacho desarmado, con una bandera en la mano, una piedra y un grito. Eso es un crimen aquí y en cualquier parte del mundo y tiempo de la historia.  Nada lo puede justificar y quien manda a ese soldado tiene que responder.  Incluso el caso de una mujer embarazada en Puerto Lempira que tuvo que parir -por cesárea- un bebe con herida de la misma bala que atravesó el vientre, a manos de un médico al que después los militares amenazan matar si habla. Todo está documentado fotografiado. Igual los testimonios de los muchos cautivos retados bajo tortura a repetir nuestra consigna. ¿Por qué le iba a molestar que yo dijera Fuera JOH General? Es pa fuera que va. Y Ud. ¿quién sabe? ¿Estaba protegiendo el orden público?

Los empresarios que hace tiempo debieron decirle a JOH que la reelección era ilegal, como se lo dijeron a Mel sin que lo intentara, y que son ciudadanos obligados a entender los rudimentos de la crisis pero andan lloriqueando por no sé cuántos millones de pérdidas mercantiles. Que los nuevos brigadistas de Joya les saquearon unos negocios. Porque ¿cuántos millones vale la vida de un inocente? ¿De un niño o seis? ¿Quién escapara?

¿Le vale? A los estadounidenses como Kelly no los podemos acusar, porque les firmamos un convenio para eximirlos. Pero el Alto Comisionado de las NNUU tiene las evidencias de esta brutalidad documentada, que están a disposición de la Corte Penal Internacional. Y Ud. no es inmune. No se cuántos años va a tener Ud. ese día General. Si estará achacoso o decrepito. ¿Se va a declarar incapaz, o loco? (Pero un día tendrá que responder esas preguntas ante jueces con facultades más prosaicas que las mías.)

¿Cuantos millones vale la vida de un nonato miskito? ¿Cuántos vale la libertad del pueblo de Honduras? ¿Cuántos miles vale la ley primordial del país, el derecho del ciudadano? El voto del pueblo General diga ¿cuánto vale? ¿Acaso no es para eso que se supone que existen Uds. y las FFAA que comanda, para defender la ley, la libertad y al pueblo de Honduras que les paga con su sudor? ¿Cómo está eso de que si EUA reconoce a JOH las cosas se hicieron bien? ¿Quién fue su profesor de historia, Ponce?  La historia es inclemente, nunca le ha conmutado nada a nadie.

Fue JOH ¿quién le ordenó? porque entonces, a el es que hay que pelar primero. Ud. dirá cuál es el tope. A otros se les puede dar de baja. Algunos tendrán que ir a la cárcel del batallón. Entendido que todos los responsables deben responder, no solo los gatilleros. ¿Ud. también, General?  Pregunto. ¿Dispararon contra su orden?

O le dieron una misión imposible. Porque solo a bala limpia se puede imponer el orden que no deriva de la ley si no de la infracción. Cuénteme ¿a dónde pueden retirarse los ciudadanos para deponer su lucha?  ¿Tienen alguna otra arma que no sean las tomas? Se van a tomar todo el país. Miles de lugares a la vez y Ud. no puede seguir matando a todos. Avísele a JOH que renuncie. Quien quita, y entiende. Entonces se acaba todo esto, sin más que un gemido y un suspiro de alegría colectiva.

Y habrá patria y le van a poner claveles en sus rifles. Y abrazaran a los que no dispararon, a los que detengan esta mierda General.

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *