Negocios son Negocios

Por:Marlin Oscar Avila

Con la llegada del gobierno de Donald Trump, representante del dogmatismo radical neo liberal económico y de ultra derecha, la tensión entre bloques de naciones y entre gobiernos y sus pueblos se han ampliado más las brechas existentes. Esto sucede dentro de una crisis económica mundial, difícil de ocultar. En este contexto mundial, se identifica más claramente el forcejeo entre quienes tratan de abrir una nueva era de un mundo multipolar, con diferencias significativas en el dominio tradicional de las finanzas mediante el dólar estadounidense. Lograr el cambio de moneda para el mercado mundial, significa luchar, no solamente con algunos gobiernos y organismos como el FMI, pero contra el que circula el narco, los lavados de activos, el mercado de órganos humanos, la trata de blancas y todo el mercado sucio promovido dentro del sistema predominante del neo-liberalismo, fortalecido por gobiernos corruptos.

El mundo multipolar contrasta con el capitalismo puro, en el uso racional del recurso natural primario sin destruir sus fuentes esenciales y mantenimiento de equilibrios ecológicos; el predominio de las naciones multiculturales, con pre-valencia de la equidad social y la justa distribución del ingreso, dentro de un mercado justo, así como los convenios internacionales donde predomina el bienestar social de los pueblos. También se apega a la honestidad, la moral y ética de quienes desean un mundo de paz, libertad y democracia participativa.

Se sabe que uno de los grandes negocios para la acumulación de capital mundial es la fabricación y la venta de armas. Que después de siete años de elevar los índices de mercado en la venta de armas a partir de la invasión de Irak en 2003, el comercio de armas hasta el presente año no se ha recuperado a los niveles que estaba antes de que EUA retirara sus tropas de Irak en 2014. No obstante, EUA sigue a la cabeza del negocio de armas cuando se verifica que su compañía Lockheed Martin, logró ese año de 2014 un crecimiento del 3.9% con una venta de US$37.500 millones. EUA tiene siete de las 10 empresas transnacionales más grandes del mundo en fabricación y distribución de armas, según SIPRI.

 http://www.dinero.com/economia/articulo/mercado-mundial-armas-sigue-siendo-liderado-estados-unidos/217514

Para levantar ese lucrativo negocio el gobierno y empresas de armas de los EUA deben promover las guerras afuera de su propio territorio, pues ya han inundado su país con armas de corto calibre y no deja de ser conflictivo en su política interna mantener ese negocio cautivo. Si abrir el frente oriental en el Golfo Pérsico, con la mentira de existencia de armas de destrucción masiva en Irak, les produjo grandes beneficios económicos con el petróleo y el armamento en guerras convencionales del medio oriente, abrir otra válvula similar, podría conducir a otros años de elevadas ganancias para la élite económica estadounidense. La activación y movilización de Al Qaeda y el Estado Islámico, más los cinco años de guerra en Siria, les ayudó a mantener un importante grado del comercio de armas, pero con un significativo desprestigio internacional en lo político.

Por lo anterior, la lógica del gobierno norteamericano es seguir produciendo guerras en donde sus ejércitos no tengan mayor presencia física, pero sí los ejércitos y civiles de terceros países. Aprendizaje obtenido en Medio Oriente y aplicado más que todo con Obama. Se trata de utilizar armamento y tecnología estadounidense, pero con baños de sangre extranjera. Lógicamente, Venezuela sigue siendo el país que llena los criterios económicos y políticos para una guerra similar a la de Irak. Además, a distancias mucho menores. Hasta ahora, a la CIA y demás agencias de EUA les han fracasado sus tácticas y parte de su estrategia. Sin embargo, no sueltan el dedo de la llaga.

Abrir un nuevo conflicto le es prioritario, especialmente cuando se le ha cerrado Siria. No importa adonde se abra, puede ser en cualquier continente. Claro, hay países aliados a EUA que no va a sacrificar, pero después de esos países, los demás entran en este juego macabro.

Si un país pequeño, sin los recursos naturales que les beneficie, pero con una ubicación geoestratégica para sus objetivos mayores, pudiera caer en una guerra civil, en hora buena para estimular a sus fabricantes de armas. Corea del Norte hace mucho está en su agenda, no por Corea en sí, pero por China y Rusia. La sangre de inocentes civiles y los líderes corruptos involucrados en lavado de activos, no tienen ninguna importancia para los comerciantes de armas. “Business are business”. Así que cualquiera entra en este esquema, hasta países como Honduras, unos de sus mejores aliados en Centroamérica les pueden ser de utilidad en sus negocios, pero tratan de evitar al máximo que se de una guerra convencional y civil. Para eso tienen a la OEA, a Corrales y otros recursos que logren el enorme fraude, evitando una posible revuelta social de mayores dimensiones.

La pregunta es, ¿logrará EUA mantener en el poder a su incondicional Juan Orlando Hernández, pese a su enorme desprestigio nacional e internacional?

Sin embargo, el mapa político y geográfico ecológico mundial ya se transforma. Los gobiernos van desde mayor centralismo empresarial financiero a mayor socialismo democrático. De mayor empobrecimiento y concentración de capitales a mayores conflictos bélicos y guerras civiles. Si el liberalismo clásico produjo las hambrunas de los treintas y la segunda guerra mundial, el neo liberalismo está construyendo la última guerra universal. Si la destrucción del globo y, única nave que nos hospeda, no lo causa la madre natura, lo causará la ambición de las élites económicas que controlan a las mayores potencias mundiales, particularmente la estadounidense.

Compartir Artículo

2 comentarios sobre “Negocios son Negocios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *