JOH se presenta a un segundo mandato en medio de una campaña bajo acusaciones de actos de corrupción y delincuencia

Tomado de TheGuardian

El presidente hondureño hace una oferta contenciosa por un segundo mandato,  al frente en una campaña electoral bajo sombra de supuestos actos de corrupción y delincuencia   

Las acusaciones de fraude electoral, tiranía, narcotráfico e interferencia de provocadores comunistas ensombrecerán a los hondureños cuando se dirijan a las urnas el domingo para una votación que amenaza con sumir al volátil país centroamericano en una nueva agitación política.

Juan Orlando Hernández, el presidente pro-militar y pro-militarización que representa al partido nacional derechista, está utilizando un fallo contencioso de la corte de 2016 para justificar su candidatura para un segundo mandato en el poder, a pesar que la constitución prohíbe la reelección.

Hernández respaldó el golpe de estado de 2009 contra Manuel Zelaya, del Partido Liberal, que estaba implementando reformas modestas para beneficiar a la mayoría pobre del país.

El golpe respaldado por los militares, que desencadenó una violenta represión contra los activistas sociales y políticos que aún reverberan hoy, fue justificado por las élites por las afirmaciones falsas de que Zelaya estaba conspirando para buscar la reelección. Los flujos de sangre y los ríos se agotan a medida que Honduras se prepara para acudir a las urnas – en imágenes “Esta es la primera vez desde la transición de la dictadura a la democracia en 1980 que un presidente se presenta a la reelección”, dijo a The Guardian Eugenio Sosa, sociólogo y profesor de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

Alianza y Partido Liberal

Salvador Nasralla, candidato a la presidencia de la Alianza de Oposición

“Su candidatura es totalmente inconstitucional y demuestra la gran contradicción y el cinismo del golpe. Si no se detiene ahora, cualquier consolidación adicional de poder nos llevará de un régimen autoritario a una dictadura”. Desde 2009, el partido nacional, cada vez más centrado en Hernández y sus aliados, ha consolidado el control del Congreso, el poder judicial y las fuerzas armadas, erosionando la ya frágil separación de poderes.

En 2012, Hernández despidió a los jueces de la Corte Suprema considerados desleales y los reemplazó con los alineados con el Partido Nacional en lo que los críticos describieron como un segundo golpe. Hernández ha reforzado su control sobre el poder a pesar de una serie de escándalos que rodean a su partido gobernante. En 2013, los fondos mal recaudados de un fraude masivo que arruinó el sistema de salud pública impulsaron los fondos de la campaña del partido.   

Los soldados patrullan como parte de las medidas de seguridad para las elecciones presidenciales en Tegucigalpa. Fotografía: Edgard Garrido / Reuters

En un tribunal de Nueva York a principios de este año, un líder del cártel de drogas llamados Los Cachiros nombró al congresista Tony Hernández, hermano del presidente, como uno de los principales aliados del gobierno. “No hay evidencia para apoyar estas mentiras”, dijo un portavoz del gobierno en un comunicado. Un aumento regresivo del impuesto a las ventas implementado por Hernández ha financiado la entrega de alimentos a las familias pobres, conocidas como bolsas de solidarias, decoradas con el nombre del presidente y el lema del Partido Nacional, según el Foro Social de Deuda Externa y Desarrollo Social (Fosdeh).

Nota relacionada Reelección puede causarle muchos conflictos a Honduras: German Reyes

Sin embargo, las encuestas realizadas por los medios de comunicación – propiedad de poderosos oligarcas y apoyados por la publicidad oficial – ponen a Hernández muy por delante del segundo lugar candidato, el abanderado contra la corrupción Salvador Nasralla, un ex ejecutivo de Pepsi y periodista de televisión.

Es el candidato conservador por la Alianza de Oposición contra la Dictadura, dominada por el partido izquierdista Libre, que surgió de la resistencia popular al golpe. Zelaya, quien sigue siendo una figura polarizadora en Honduras, es el arquitecto detrás de la alianza, que promete reformas progresivas no muy diferentes a las que supervisó antes de ser derrocado. Honduras es el segundo país más pobre de América Latina después de Haití, con dos tercios de las personas que viven en la pobreza, según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

El Partido Nacional ha basado su campaña en advertencias de que un cambio en el poder generará inseguridad e inestabilidad económica. Los manuales caseros de fabricación de bombas y los volantes de la campaña de la Alianza fueron descubiertos recientemente cuando las autoridades allanaron una casa utilizada por supuestos miembros de pandillas.

La banda venezolana Los Guaraguao, programada para cerrar la campaña de la Alianza el fin de semana pasado, fue detenida en el aeropuerto y deportada en medio de afirmaciones sin fundamento de que los anarquistas estaban planeando interrumpir las elecciones.   

Luis Zelaya

El candidato presidencial del opositor Partido Liberal, Luis Zelaya

Luego, se introdujeron restricciones a la visa para todos los venezolanos en lo que los analistas dicen que es parte de la campaña de alarmismo del gobierno para criminalizar a la oposición.

“Es absurdo sugerir que un cambio en el gobierno causará interrupciones, a menos que el gobierno esté en la cama con el crimen organizado y controle los niveles de violencia en la sociedad”, dijo Christine Wade, profesora asociada de ciencias políticas y estudios internacionales en Washington College. “El golpe nunca fue sobre Zelaya buscando la reelección; eso fue solo una excusa conveniente. Si no nos creíste entonces, tal vez lo hagas ahora”.

Hay mucho en juego el domingo ya que los votantes también elegirán a 128 miembros del Congreso, 20 representantes del parlamento centroamericano y 298 alcaldes entre otros políticos locales. Olivia Zúñiga, la hija mayor de la líder indígena asesinada Berta Cáceres, está representando al parlamento centroamericano para la Alianza.

Según cifras oficiales, 6,2 millones de personas tienen derecho a votar, un número que según la oposición es matemáticamente imposible en un país con 8,5 millones de habitantes. ‘Perdimos a un gran líder’: Berta Cáceres sigue inspirando, ya que el caso de asesinato tiene un nuevo giro | Liz Ford “Las condiciones democráticas para unas elecciones libres, justas y transparentes no existen”, dijo un portavoz de la Alianza, Rodolfo Pastor, a the Guardian.

Los principales partidos de la oposición han prometido rechazar los resultados del domingo si la comisión electoral se niega a investigar los cargos por fraude. Tal rebelión podría generar conflictos sociales y políticos que hacen que el país sea ingobernable, según el profesor Sosa. La elección será la más observada del país, por lo que se garantizarán elecciones libres y transparentes, dijo el gobierno.

Nota relacionada Si se impone el fraude con la reelección, en Honduras se consumará un golpe de Estado: Convergencia contra el Continuismo

Dejando a un lado las acusaciones de titanes, las cosas podrían ponerse feas. El líder del Congreso advirtió recientemente que los militares estaban listos para acabar con las protestas postelectorales.

Hernández ha supervisado la creación de la policía militar, una enorme fuerza ferozmente leal a él. Carlos Reyes, el líder del influyente sindicato de bebidas (Stibys) cuya candidatura presidencial en 2009 como independiente junto a Cáceres se derrumbó con el golpe, dijo: “Las fuerzas armadas fortalecidas se han utilizado para reprimir la resistencia popular, matar a líderes sociales, proteger el capital internacional invertido en nuestros recursos naturales, y ahora se usará para defender y sostener el régimen”.

9 comentarios sobre “JOH se presenta a un segundo mandato en medio de una campaña bajo acusaciones de actos de corrupción y delincuencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *