Honduras se está convirtiendo en el país de lo usado

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

En Honduras hay poca inversión, falta de empleo y hay baja actividad económica, entre otros factores negativos. En ese sentido, según un  informe del Foro Social para la Deuda Externa de Honduras (FOSDEH), titulado “Proyecciones de cifras coherentes con la realidad” difieren con las cifras presentadas en las rendiciones de cuentas por parte del gobierno, ya que se avizora una economía en dirección al país de lo usado.

Una Economía que se centra en productos importados

En el  informe el FOSDEH expone como algunas acciones han venido afectando de manera directa las actividades económicas y comerciales del país.

Por ejemplo, han disminuido sustancialmente la producción de algunos sectores artesanales tanto de producto, como de alimentos. Es decir que esta disminución ha provocado que las y los hondureños orienten su consumo a todos aquellos productos importados que poseen precios bajos, aunque su estado no sea el óptimo.

La mayoría de los hondureños visten ropa usada ante la pobre economía que priva en el país

Honduras, el país de lo “usado”

En estos momentos, las y los hondureños conviven en el país de lo “usado”. La sociedad hondureña se ha convertido en una sociedad del reciclaje, ya sea de ropa, zapatos, electrodomésticos y han llegado a ser consumidores de ropa interior usada. Por otra parte se consumen juguetes, herramientas y lo desechado principalmente de EEUU.

Esto no obedece a una economía sana, robusta y con crecimiento sostenible (como lo refleja el gobierno en sus cifras). La proliferación de los comercios de artículos importados “usados” no solo es “a veces” la opción de compra más inmediata, sino que se convierte en la única forma de adquirir estos bienes para la población.

Para tener un panorama más amplio de este fenómeno, es importante señalar el comportamiento de las importaciones del país. 

Tal es el caso de las crecientes importaciones de alimentos, ropa, muebles e insumos de varias industrias. Esto en buena medida genera la pérdida de empleos y el uso cada vez menor de materias primas nacionales. Lo cual le resta producción y productividad a nuestros empresarios. A esto, se suma una disminución de Inversión Extranjera Directa (IED) de alrededor de  US$ 200 millones al año 2016, con respecto al año 2015.

Cabe mencionar que, el 70% de esos aproximadamente US$ 1,000 es un “reciclaje o reinversión” de utilidades de las grandes industrias, no de “capitales frescos”.

Precios por “las nubes”

Otro elemento a considerar  es el alto costo de la  vida que sigue siendo uno de los factores más influyentes en la economía de los hogares.

Ya que la mayor parte de la población, vive en estado de pobreza, 66%, cerca de 6 millones de personas, según la Encuesta de Hogares de propósitos Múltiples correspondiente al 2016.

Los integrantes del hogar, mes a mes deben suprimir del consumo colectivo muchos bienes que antes eran accesibles, sin embargo, se vuelven inalcanzables para sus propias economías.

Ejemplo: En el año 2000 una docena de huevos costaba 12.67 Lempiras en Tegucigalpa y 13.65 en San Pedro Sula. En el 2016 esa misma docena de huevos costaba 35.7 Lempiras lo que representa que el precio de los huevos creció 161.7%.

Mundo de ilusión

Históricamente todos los gobiernos han venido ocultando la verdadera realidad del país. Esto en lo referente a la actividad económica en Honduras.

“La corrupción también se expresa en el maquillaje positivista de las cifras. También en vender ilusiones o no contar la película completa”. Ya que se toman acciones en línea a la proyección ilusionista y no a la situación real del país.

En los dos últimos años el Gobierno presume de una reducción sustancial en el déficit fiscal. Sin embargo, levanta la desconfianza que esta reducción no sea más que una “ilusión”, porque el dato suena ¨incoherente¨ ante las normativas contables. Principalmente para las internacionales aplicables al sector público.

“Cuando se presentan cifras que ocultan la verdadera naturaleza de esto, se vuelve no sólo un problema de transparencia. Además es un problema de sostenibilidad y vulnerabilidad de las finanzas de un país”. Ya que lo que se ha hecho realmente no es una reducción del déficit, sino más bien, ocultar el gasto.

*Con ondormación del FOSDEH

17 comentarios sobre “Honduras se está convirtiendo en el país de lo usado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *