Otto Reich y los Guaraguao

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

redacción@criterio.hn

Las noticias inventadas, las elecciones y las guitarras del terror

Tegucigalpa.-Hoy, hasta EUA tiene que preocuparse de la incidencia extranjera en sus elecciones. Y ya están medio paranoicos otra vez. Aquí, en el aeropuerto de San Pedro Sula, el oficial de migración se niega –ilegalmente- a identificarse y a darme el nombre de su jefe. Me dice que no se permitía entrar a los Guaraguao porque estaba prohibido que los extranjeros intervinieran en las elecciones. (Julieta Castellanos debe haberles advertido de su peligrosidad.) Y cuando protesté que solo iban a cantar canciones, me explica que además no cubren los requisitos porque traen visas de turistas. (En el mueble en que me atiende, unos rótulos de Marca País dan bienvenida al turista y rezan que Honduras es todo corazón y todo para ti) ¡Ahí están investigando al pobre Trump y a su yerno!

La derecha continental encabezada por la floridense no pensó que esto podría suceder jamás! Quizá el mismo JOH la engañó con su temprano triunfalismo y la creencia de que su control de todos los recursos le garantizaría una victoria. A ultimo momento alguien le ha pasado el tip de que JOH anda hablando babosadas de la madre de las batallas y no se resigna -la gusanera- a perder su control con el régimen sucedáneo del 2009. Ni menos al triunfo en Alianza, del Partido que formamos los hombres y mujeres libres que nos resistimos a someternos a su férula y a sus lacayos.

Así cuando habíamos descansado de ellos, en los últimos días han regresado al país, R. Carmona y el ex embajador y subsecretario Otto III Reich, voceros de la misteriosa Fundación Arcadia con sus mochilas de trucos baratos y fruslerías, sin que sea publico que clase de visa cargan. Influencia tienen sin duda, pero Reich y Arcadia no representan ni siquiera al Partido Republicano o del te, que tienen gente mas lucida y decente, ni menos al complejo gobierno estadounidense. Aunque vienen vinculados a una antigua tradición de brazo encubierto de la CIA y otras agencias de inteligencia. Cuyo uso indica –siempre- una alarma y cuyos métodos siempre son extremos, y recurren a la colaboración de sus títeres, los políticos proxy y los medios locales vendidos.

Fake news, indeed. Fueron ellos, con Charles Ford, creo, quienes organizaron en Florida la propaganda de guerra psicológica desde meses antes del golpe 2009. Para una masiva campaña negativa según la cual Mel y sus seguidores pretendían quitarles sus niños a los campesinos para criarlos como ateos y comunistas, les iban a quitar sus casas a los dueños y a meter a indigentes a los cuartos que tuvieran libres y una sarta de increíbles estupideces que supuestamente copiaban de una inexistente ley chavista. Y que propagaron los connotados presentadores en la TV al tiempo que se reproducían en la radio y los periódicos. ¡Fabricaciones totales!

Ahora es que Reich viene con la especie de que ya llegaron 140 observadores venezolanos encubiertos, virtuales terroristas, no se sabe si contando a los Guaraguao, o a los provocadores lumpen entrenados para disfrazarse de resistencia. Y claro hoy ya encontraron las casas locas de mareros llenas de propaganda de La Alianza y de armas de alto poder ¿con que se les habíamos encargado desbaratar las elecciones que nosotros vamos a ganarle contundentemente a su favorito de biberón y sonrisa de guasón? Y cuidado que todavía esta en ciernes la patraña del magnicidio!

Too late. Más cuerda, como siempre, es la diplomacia de los EUA que sabe que es mentira. Llamada a ser discreta y que quizás no esta del todo a gusto con el triunfo virtual de La Alianza (porque ahí esta Mel, y estamos varios amigos a los que equivocadamente cree antiamericanos) pero que, sin duda, tiene un Plan B, y esta lista y dispuesta a incidir en y vivir y trabajar con el nuevo gobierno, para mantenerlo alineado. Saben que hay voces también extremas de este lado, pero igual gente amiga, de bien y de razón.

A nosotros como proyecto político de La Alianza y de LIBRE no nos interesa alienar a la nación más poderosa de la tierra que ha sido hegemónica en Centroamérica desde hace 110 años. Si bien habrá que ser firmes en la defensa de nuestras identidad, prioridad y autonomía, para alcanzar nuestros objetivos de justicia, tranquilidad y prosperidad para todos será indispensable la colaboración de EUA. Y esa se consigue cooperando con la defensa de sus intereses estratégicos genuinos, contra amenazas reales, el terrorismo y la migración desordenada, que descuadra su seguridad interna. Toda potencia tiene enemigos verdaderos.

La gran ventaja que nuestro proyecto político como Alianza representa para nuestros socios externos en general y ofrece a los EUA es que, por propia inspiración y por necesidad (no vamos a recurrir a la represión), nuestro gobierno descansará en el dialogo que debe reunificar a los hondureños en torno a anhelos y fines compartidos. De eso tratará nuestra Constituyente. Nuestros gobiernos inminentes serán garantes de la gobernabilidad, la estabilidad y de un nuevo despegue del país. Y eso no solo nos va a entretener en la construcción de una nación para todos, va a aliviar la presión migratoria y va a permitir un genuino control de la población y del territorio, que no por la fuerza de las armas.

Son venenosos. A Otto Reich y sus agentes habría que vedarles la entrada y expulsarlos ya que están adentro, atendiendo el mismo precepto legal que el Ministerio de Derechos Humanos y Gobernación invoca contra los músicos y sus guitarras, ya se sabe instrumentos de terror. Debería estar sobre sus pasos ya la Fiscalía y quien los encuentre debe proceder al arresto ciudadano.

Pero a los amigos de los EUA, sin dejar de llamar las cosas por su nombre, hay que mandarles un mensaje claro de amistad. Reconfortarlos de que nuestras otras amistades no constituyen amenazas estratégicas y ofrecerles una mano amiga, esperanzada. Después de todo, nuestra lucha por la democracia y la justicia social también se inspira en sus luchas históricas desde la Revolución de 1782 hasta el New Deal de Roosevelt pasando por la Buena Vecindad de W. Wilson. A a nada más le tiramos, que a la libertad genuina de los hondureños, su igualdad frente a la ley y las oportunidades y la solidaridad que para ese fin será precisa. Los Guaraguao cantaran con nosotros en la fiesta de la Victoria y la Inauguración del gobierno aliado y también estarán invitados a traer sus propias guitarras y canciones Joan Báez y Bob Dylan y en el Palco de Honor asistirán como invitados especiales James Carter, Bob White, William Sanders, Al Gore, el Senador Patrick Leahy y el profesor Noam Chomsky, junto a una docena de académicos menos famosos y pensadores, identificados con nuestra causa, que serán testigos y garantes de nuestra buena fe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *