Honduras: JOH y los empleos espurios

 

Por: Javier Suazo

Hay una creencia generalizada entre funcionarios de gobierno, empresarios y ciertos dirigentes obreros, que no importa la calidad de empleo que se genere, lo importante es que se genere. Pueden ser empleos por hora, con salarios por debajo del mínimo legal y sin protección social, lo que importante es que la persona fue empleada.

Este tipo de empleos se les denomina empleos espurios, por ser empleos falsos, poco sostenibles, mal remunerados e ilegales, ya que muchos de ellos se negocian al margen de la legislación laboral. Pero también son empleos de cola futura, donde el gobierno de la Republica ofrece para que se hagan efectivos en una fecha futura cuando las obras empiecen a construirse, pero siempre y cuando los desempleados manifiesten su interés de apoyar al gobierno y votar en elecciones por el candidato del partido.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha destacado que Honduras aprobó la quinta y sexta revisión semestral del acuerdo Stand Bay, vigente desde el 4 de diciembre de 2014. Entre los logros alcanzados destaca la reducción del déficit fiscal de -7.9%/PIB en 2013 a -3.2%/PIB en 2017, baja inflación de 3.6%, crecimiento económico de 3.9% en 2017 frente a 2.8% en 2013 y menor pobreza de 60.9% en 2016, un 2.8% menos que en 2013 (aunque esta cifra todavía no ha sido validada).

Destaca además los esfuerzos del gobierno por enfrentar la crisis financiera de las empresas públicas como la ENEE con pérdidas que aún superan el 25% de los ingresos, pero advierte que todavía el problema del desempleo amerita soluciones oportunas.

Por su parte el presidente de la Republica, Juan Orlando Hernández (JOH), destaca logros en seguridad, salud, educación y exportaciones, pero al parecer son insuficientes ya que tanto el desempleo, pobreza, sobreendeudamiento (más de 10,600 millones de dólares) y corrupción conspiran contra la reelección presidencial del próximo 26 de noviembre donde el pueblo hondureño ha sido convocado a elecciones generales. Dirigentes del Partido Nacional siguen confiando en las encuestas pagadas, donde el virtual ganador de las elecciones es JOH, ya que el pueblo hondureño lo mira como un salvador de las garras de los delincuentes.

Recién el candidato del Partido Liberal, Luis Zelaya, manifestó que JOH ya no encabeza las encuestas, sino que su persona y ganará las elecciones con un margen de entre 6 y 7 puntos porcentuales. Un argumento es que JOH ya no crece, y Luis Zelaya si, captando la mayor parte del voto indeciso, sobre todos de mujeres y jóvenes en los principales centros poblados urbanos del país.

Pero también, otras encuestas independientes y sondeos de opinión ponen a la cabeza a Salvador Nasralla, candidato a la presidencia de la Republica por la Alianza Opositora contra la Dictadura, que integran el Partido Libertad y Refundación (LIBRE) y Partido Innovación y Unidad Social Demócrata (PINU-SD). El argumento es que, además del voto indeciso, se evidencia una captación mayor del voto liberal, ya que los electores observan que Luis Zelaya no tiene opción para poder ganarle a JOH, lo miran como un virtual presidenciable a futuro.

Los dos (2) candidatos de oposición contemplan dentro de sus planes de gobierno, varias políticas, programas y acciones públicas, orientadas a disminuir los niveles de desempleo que enfrenta el país, atribuido fundamentalmente a la política económica de ajuste recesivo ejecutada por JOH con apoyo del FMI. Un reflejo de dicha política, ha sido la contracción del gasto de inversión pública, aumentos de impuestos ( mayor pago de impuesto sobre la renta, aumenta del impuesto sobre ventas de 12% a 15%, el cobro de un impuesto de 1.5% del ISR a empresas que venden más de 10 millones de lempiras anuales supuestamente como medida contra evasión, aumento de impuesto a combustibles y tasa vial para apoyar las acciones de lucha contra la delincuencia, aumento del costo de los servicios públicos y los mayores pagos por el servicio de la deuda externa, sumado al problema de la baja inversión extranjera directa (IED) ya que, según CEPAL, Honduras es uno de los países centroamericanos que capta menos Inversión Extranjera.

 En el caso de Luis Zelaya, una de la principales acciones en la puesta en marcha de un modelo agroindustrial de agroparques (al estilo de República Dominicana), que permita generar mayor valor agregado de los productos del campo producidos por campesinos y asociaciones de productores independientes, como también mejoras sustanciales en la técnica de producción, capacitación de la mano de obra, presentación del producto y control de la calidad. En el caso de Salvador Nasralla, se propone la vigencia de un nuevo modelo de desarrollo alternativo al modelo extractivo y excluyente vigente, que potencie los sectores productivos (agroalimentario, forestal, industrial), y permite un uso más racional de los recursos financieros internos y externos para atender las prioridades de desarrollo nacional. Habla de revisar la pesada carga de impuestos y las exoneraciones fiscales.

 En orden el de prioridades, la población manifestá que el principal problema que enfrenta es la falta de trabajo, ya que más de 350,000 personas buscan empleos y no lo encuentran, contrario al año 2013 donde el problema principal era la inseguridad. Esto lo sabe JOH y sus asesores, ya que gran parte de la población está inconforme con las acciones del gobierno donde programas “estrella” de compensación social avalados por los OFIs como “Vida Mejor” para generar empleos han resultado insuficientes y poco transparentes.

“El desempleo total afecta a 2.2 millones de personas, o sea el 60% de la Población Ocupada y 55.9% de la Población Económicamente Activa (PEA). Después del golpe de Estado, las cifras del mercado de trabajo se dispararon, curiosamente acompañadas de mayor endeudamiento. La tasa desempleo abierto se estima en 7.4% durante 2016, pero la Tasa de Subempleo en más de 56%, cuando en 2009 representaban el 4.3% y 40.3% respectivamente. La tasa de desempleo afecta más a las mujeres, pero el subempleo a los hombres.” (Suazo: 2017).

Una acción promovida por el gobierno para atacar el problema del desempleo, son las ferias de empleo a escasos días de las elecciones generales. Una de estas ferias busca generar más de 1,600 puestos de trabajo en la reciente construcción del Centro Cívico Gubernamental (CCG), otra es para trabajar en la construcción del nuevo Aeropuerto Internacional Palmerola, demandando unos 255 empleos. Una especie de bingo futuro, es la feria para contratar unas 50,000 personas que serán empleadas en las Zonas de Empleo y Desarrollo (ZEDE) que busca conformar el gobierno con capital privado internacional en todo el país, sin que se conozcan los planos de dichas construcciones, inversionistas y monto de los recursos requeridos.

Este tan grande el problema del desempleo y el hambre en Honduras, que la población de bajos recursos está respondiendo al llamado del gobierno a través de los Ministerios de Trabajo Desarrollo Económico, aun sabiendo que es un promesa futura en caso de ser JOH reelecto presidente, para los cual necesita votos de los y las desempleadas.

Pero, en su mayoría, la población desempleada en general, en especial los (as) jóvenes y las organizaciones gremiales no oficialistas no se tragan este cuento, y han empezado a denunciar estos falsos programas y proyectos de empleos espurios ligados a la obtención de voto en las elecciones de noviembre de 2017. 

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *