Las Zedes otra vez, historia, prospectos y tentetiesos (a O.S.)

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

Brevemente, como por arte de magia, han reaparecido y vuelto a ser noticia, a un mes de la elección, las ciudades modelos o Zonas Especiales de Desarrollo, ya olvidadas. No soy fatalista o negativo. Pudiera haber en Honduras lugares despoblados aun, o con pocos vecinos, relativamente cerca de puertos potenciales y arterias vitales, de que se pudiera disponerse para establecer zonas de desarrollo especiales. Y no se pierde nada con probar. No tengo inconveniente tampoco con que se les exima de pagar impuestos si el estado no tiene que dar más que el permiso. Lo que no se vale que paguemos los demás carreteras, puertos, la red eléctrica y los servicios públicos y le demos formación a la gente, seguridad, salud y vivienda subsidiada y ¡que los dueños se queden con toda la ganancia, sin aportar!

¿Están amarrando cosas o lanzando globos sondas? Como si, en el cuarto de guerra cachureco, dominado por el fantasioso J. Rendón, hubiesen identificado que esta fallando la estrategia de comunicación de la reelección. Y ¿había que arreciar una contra campaña, haciendo lo que fuera para neutralizar las malas noticias del Times? E inventando algo nuevo o casi, señuelo para pescar la imaginación de la gente. ¿Novelería? ¿Efectismo electoral?

El Sr. Hernández hizo una presentación pública sobre el tema antier. Y ayer repitió su homilía en Televisión sobre las Zedes alegando que con eso -ahora si- iba a cumplir  la promesa pendiente desde hace 4 años. ¡Ya verán 600 mil empleos! ¿Así subraya el tema de que el cambio ya empezó y ocupa 4 años más?

Quien sabe a donde fueron a acarrear al inteligente Octavio Sánchez, que andaba desaparecido también. Y aparece ahora con el ¿voluble o perverso? Juan Diego Z. en La Entrevista de Canal 11 ayer, amistosamente conducida, sin debate, por Paz Manueles. Y en la cual, lo sustancial es el anuncio, sin más preámbulo, de una subasta de las Zedes a mediados de Noviembre, en que es evidente va a participar el chino taiwanés, que nos anuncia la prosperidad total en mandarin. (Siempre traen a un chino, la vez pasada a unos coreanos, y no tengo objeción, no soy  racista.)  Discutí el tema cuando se trajo a la palestra hace 5 años. Lo primero que dije fue que el proyecto en si era un importante reconocimiento de que el modelo actual, de extracción y maquila no puede desarrollar el país. Y luego reflexione en voz alta ¿Por que no mejor se funda un país modelo, en que inviertan más nuestros capitalistas con garantías y se exige que compartan?

En ingles la ciudad modelo era un concepto menos autónomo, originado en la Guerra contra la Pobreza de la Gran Sociedad del L. Johnson.  Alguna vez Octavio Sánchez trajo  al padre de la idea de la ciudad charter, el mismísimo Paúl Romer, académico digno de mi respeto, que identificó problemas prioritarios y propuso soluciones. De aquí, por la barbarie, había huido el capital y aun hay un déficit brutal de empleos. Romer decía que, con un contrato para autogobernarse, la inversión se relanzaría.

Me di el lujo de bromear con él, antes que -desencantado- se retirase, del comité asesor nombrado por P Lobo para impulsar las charter. Hubiera querido platicar con Romer sobre las ciudades medievales que, en el Renacimiento, emergieron del régimen dominical, valiéndose del charter, un contrato con el débil poder feudal remoto, para gobernarse con sus corporaciones propias, arrogándose libertades políticas y económicas, con que fundaron un régimen de garantías para el comercio, la industria y las finanzas y dinamizaron su economía. Los Burgos (Paris, Praga, Milán, Florencia) se desarrollaron en polos nucleares y luego capitales de estados e impulsaron modernización económica y social, incluso mercantilización del agro. Eventualmente allá articularon la civilización occidental y la democracia moderna. Aunque más bien fueron Hong Kong y Singapur, en donde se dieron milagros económicos que inspiraron el modelo de Romer.

Otros personajes ligados al proyecto son menos positivos y transparentes. Más oscuros, tenebrosos. Paul Klugman por ejemplo, ex funcionario de Reagan, un conman,  y diz que asesor político ligado a actos dudosos de la administración, primero de Calderón Sol  y luego de F. Flores de El Salvador. Asesor dos veces de Otto Pérez M. hoy preso y después dos veces asesor de P. Lobo,  que pisa ese umbral. ¿Se estaba acabando el pisto? El hombre de la cero tolerancia y de las escenografías sangrientas, Klugman más bien cobra, como J.J. El chino ¿tendría que hacer alguna contribución política? ¿Ser serios? Esa teoría señala el corazón del problema ¿de quienes serán las ciudades contratadas?

Paradójicamente, las ciudades modelos nacionalistas fueron pensadas para atraer capital extranjero que no busca radicar ni socios, si no comprarse un país bien ubicado. Las tigresas del Asia y los Burgos del Alto Medievo irradiaron desarrollo porque pertenecían a sus ciudadanos. Las Zedes que subasta JOH una semana antes de la elección les van a pertenecer a los extranjeros inversionistas. Van a tener ganancias y  pagarán a sus técnicos buen salario. Alguno se quedará a pescar, pero la ganancia se va a repatriar al lugar de origen, el capital  se ira donde sea mas barato operar, y los técnicos también, sin haber transferido tecnología.

Nota relacionada El sur de Honduras no quiere minería, ZEDES ni Hora del Sur

En la historiografía especialmente de Honduras es bien conocida la disfunción del enclave que, en vez de desarrollar, deforma  el subdesarrollo, que atrae en todo caso una prosperidad de oropel y vendaval, ajena y volátil. Pero que no arraiga a una elite comprometida con el desarrollo del país. Sucedió luego de la Conquista, porque los reales mineros fundados para exportar plata en tierra arrebatada al indio no pudieron ser capitales funcionales. Y volvió a suceder en la enclave bananera porque las company towns -fundadas sobre las concesiones con que se expropió a los finqueros- y luego del boom se congelaron, y tuvieron que adaptarse, dolorosamente a nuevos destinos y duras realidades.

El modelo medianamente exitoso en todo caso, van disculpar aunque sea acusándome de burgués localista, es San Pedro Sula, en donde muchos extranjeros se acriollaron, aun si no todos por completo. Forjaron el capital que no traían, e impulsaron una economía de producción servicio y consumo, que tenia que incorporar la capacidad de compra del obrero. Es con la gente que hay que modelar comunidades y, para que nos beneficie este proyecto, tiene que garantizarse el compromiso con el país. Quizás más bien, o al mismo tiempo, habría que hacerle concesiones a nuestras propias ciudades y dejarlas trabajar.

Compartir Artículo

5 comentarios sobre “Las Zedes otra vez, historia, prospectos y tentetiesos (a O.S.)

  • Juan Leonardo Alvarenga Madrid
    el octubre 27, 2017 a las 9:20 am
    Permalink

    Hace tiempo los cachos andan con esa cancion de las zedes aquí en el sur. Hasta hoy nada se ha visto y no quiero pensar que hay empresarios extranjeros honrados, que quieran venir hacer negocios con un régimen al que todos lo señalan de tener nexos con el narco trafico y el crimen organizado.

    Respuesta
  • Fernan Gonzalez
    el octubre 26, 2017 a las 11:59 pm
    Permalink

    Como siempre muy certero en Dr. Pastor F…comparando mediante un repaso histórico lo ocurrido con ciudades de Europa en el Medioevo y con emporios asiáticos mucho tiempo despues…nada que ver con la idea de Ciudades Modelos…y menciona que ni el mismo Romer aguantó el círculo mandrakero en el que vino a caer y salió volado de Honduras…

    Respuesta
  • el octubre 26, 2017 a las 10:49 pm
    Permalink

    Las Zedes (nos recuerda el nombre comercial de un detergente) además de ser «castillos en el aire», reaparecen para darnos más atol con el dedo… es una cortina de humo q jh relanza porque a él «todo le sale bien»….

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *