Despedazado muere hondureño en búsqueda del sueño americano


Por: Oscar Miguel Marroquín

Mientras el flamante presidente hondureño grita a los cuatro vientos que los cambios deben continuar, los ciudadanos huyen despavoridos del suelo que les vio nacer y, no precisamente por las bondades que genera el actual gobierno.

Los catrachos huyen de su patria porque la galopante corrupción gubernamental ha generado mayores índices de pobreza y desempleo; el concepto de corrupción entonces no encaje con el de desarrollo humano, he ahí la diferencia.

Ya es imposible mantener la farsa, por más que se pretenda ocultar los índices de pobreza que viven ahora más ciudadanos hondureños, justamente hace cuatro años Juan Orlando Hernández dijo en su discurso de toma de posesión:

“En materia de empleo ya empezamos a cumplir. Además de los recursos para las inversiones que mencioné, reservamos los necesarios para el programa “con chamba vivís mejor”. He dado instrucciones para que se comience de inmediato con la incorporación de los nuevos trabajadores y trabajadoras que corresponden al primer mes del programa. Empezando mañana martes 28 de enero, dará inicio el ingreso de 25,000 hondureñas y hondureños que accederán a nuevos empleos por ese programa el presente año, para un total de 100,000 en los cuatro años de este gobierno”

Pero el estribillo político de siempre de los nacionalistas, parece haberse quedado solo y vacío, la desesperación por falta de empleo y oportunidades de tener una vida de calidad hace que día a día, cientos de ciudadanos tomen la amarga decisión de marcharse a otras tierras, dejando tras de sí una familia mutilada.

La hipocresía del actual gobernante ya es insostenible, detrás del caso de este hondureño que murió despedazado existen muchos más, no obstante, la noticia que, si alegra al gobernante y a los banqueros que lo sostienen en el poder, es que las remesas crecen año con año, en otras palabras, los pobres se marchan a los Estados Unidos para sostener un sistema empresarial y banquero parasito.

Quizá sea este el momento justo para dejar en claro que cuatro años más del abominable gobierno nacionalista, solo servirán para terminar de hundir en la miseria a millones de seres humanos; por más que se aferren a inventadas estadísticas, Honduras no figura en los primeros lugares de los índices de desarrollo humano, ni siquiera entre los países del área Centroamericana.

Cuantos catrachos más deben morir despedazados para que la sociedad tome conciencia que en Honduras no existe un gobierno, sino un grupo de corruptos que han saqueado a manos llenas al Estado, prueba de lo que qui sostengo es que la corrupción ha alcanzado índices gigantescos por lo que se tuvo que crear la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih) para detener este flagelo.

Hay que aclarar que la creación de la MACCIH fue debido a la presión del pueblo y no por voluntad política del gobierno como se ha querido hacer creer.

La muerte de este hombre debe llamar a todos los hondureños a la reflexión, el derecho a tener una vida digna y de calidad se le ha negado a los hondureños, esa es la razón por la que miles huyen a diario de Honduras.

7 comentarios sobre “Despedazado muere hondureño en búsqueda del sueño americano

  • Antonio Orellana
    el octubre 24, 2017 a las 8:18 am
    Permalink

    Y lo poquito que tenemos ahorrado. Cada vez se hace más poco con la desvaluacion.de la moneda frente al dólar
    Quienes hacen negocios con nuestro dinero son los banqueros

    Respuesta
  • Juan Leonardo Alvarenga Madrid
    el octubre 23, 2017 a las 12:52 pm
    Permalink

    No se porque se van. Aquí tenemos un régimen que le ha cambiado la vida al pueblo. Tenemos un presidente honrado, sin nexos con el crimen. Por eso hoy vivimos como los mejores países bajos de Europa. Aquí esta la vida mejor sin necesidad de migrar. Para afianzar todo este paraíso que nos han construido los cachirecos, perdón,cachurecos, quieren otros cuatros años como sea, con fraude o sin fraude.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *