Ya dijo con quién andaba, entonces sabemos quién es

Entre la querella y la cárcel

Por, Jaime A Flores P.

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-El problema de los globos es que duran muy poco y explotan en cualquier momento y eso le sucedió al outsider Luis Zelaya,  que lo inflaron no con helio sino que con una muy bien montada campaña de marketing para “venderlo” ante los liberales, como el “no político”, y como el adalid que iba a sepultar en el pasado las corruptelas y las prácticas políticas de viejo cuño, pero a lo interno hizo alianza con la bazofia de ese partido: los golpistas y los corruptos.

Y lo que pasa con globos demasiado inflados, le sucedió a Luis Zelaya, no soportó las primeras de cambio y explotó; se dejó ver al desnudo en una larga entrevista que le hiciera una periodista profesional, de las pocas que quedan y como no es “tarifada”, tampoco le hace comparsa al aprendiz de dictador.

Noticia Relacionada: Entre la querella y la cárcel

Luis Zelaya, es el hombre que la ultraderecha sacó de la rectoría de una universidad para lanzarlo al ruedo político y que compitiera en las próximas elecciones, con la intención de no ganarle al aprendiz de dictador, pero sí restarle votos a la alianza de oposición. Una vieja táctica usada por los estrategas electorales.

La ultraderecha conoce a fondo el actuar de Luis Zelaya y sobre todo su militancia política y posición ideológica,  de lo contrario, no lo hubiese sacado de las cuatro paredes de una obscura rectoría, para lanzarlo a una candidatura presidencial; es demasiado arriesgado y peligroso que un “cualquiera” se vaya por la libre y salga con una propuesta anti oligarquía. Ejemplos hay, dos por lo menos.

Además, si este individuo no coqueteara con los políticos tradicionales y con la rancia oligarquía, de inmediato y por principios hubiese rechazado la oferta que le hizo el verdadero dueño de ese partido, que como se sabe es un ultraderechista de viejo cuño, racista, clasista y muy alejado de la honestidad y al servicio de los grandes intereses imperiales.

La campaña de marketing con la que lo vendieron a los votantes de “impoluto” y “no político”, él se encarga de desbaratarla, al aceptar sin ningún rubor que uno de sus hombres más cercanos es cuestionado por corrupto y por golpista José Alfredo Saavedra, alias come gato.

Sobre la participación de Saavedra en el golpe del 28 de junio del 2009, Luis Zelaya responde con intolerancia al periódico El Libertador: “Usted puede darme 20 razones de esas, lo acepto y va a trabajar de mi lado, a Saavedra lo conocí en octubre”, además, agrega: “si me van a achacar que me rodea Saavedra, achánquemelo diez veces, no me va a entrar a mi esa crítica”.

¡Quién con una luz se pierde!, Luis Zelaya no es el impoluto y democrático candidato que venden sus estrategas de campaña y el dueño de ese partido por los medios tradicionales; es más de lo mismo, no hace la diferencia y dentro de sus alucinaciones mentales lo único que pretende es lucir la tan ansiada banda presidencial, para comportarse igual o peor que Juan Orlando Hernández.

No sería nada extraño que este “no político” haga su campaña electoral con el golpista y bazofia mayor de ese partido Roberto Micheletti Baín, con lo que queda claro que el perdón solicitado a nombre del partido liberal por su participación  en el golpe de Estado no es más que una mentira de la campaña electoral, que por cierto, quien se la dirige es el mismo estratega del partido nacional. Cosas veredes Sancho amigo, cosas veredes.

Compartir Artículo

Un comentario sobre “Ya dijo con quién andaba, entonces sabemos quién es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *