La confesión de Yani Rosenthal y la burla de la justicia imperial

Por:Rodolfo Pastor Fasquelle

Hay sobradas razones por las cuales Yani Rosenthal se ha tenido que arrepentir y ha debido expresar consternación al confesar si valientemente -ante el Juzgado del Distrito Sur de Nueva York, donde se le ha juzgado- una fechoría infame e infamante. Para él y para toda su gente el daño moral y material derivado de dicho delito, ha sido inconmensurable. Y el conoce su responsabilidad.

Varios medios de comunicación locales han distorsionado lo ocurrido basándose en informaciones parciales e inspirados en su propia mala fe. Imposible remontarnos al principio u origen remoto del asunto. Empecemos por leer bien los documentos del día.[1] Valiéndose de que su norma (la ley kingpin) arbitrariamente lo define así, la proclama del Fiscal de Nueva York lo designa otra vez a Yani como narcotraficante, aunque de los documentos acusatorios y de la confesión queda claro que no traficó jamás con drogas de ningún tipo.[2] Es un nominalismo radical. Así, si una religión define el beso en la mano de una dama como adulterio y le beso la mano, soy adultero. Pero Yani no es un gangster.

Imputarse del todo inocente no tenía sentido y hubiera prolongado y profundizado el daño. Bajo presión y la tacita amenaza de ver perseguir a su padre anciano o a sus hermanos, Yani se confiesa culpable de uno de los delitos contenidos en el requerimiento fiscal, el haber realizado transacciones mercantiles con bienes de procedencia ilícita. Esencialmente de haberles comprado ganado a los Riveras y haberles abierto cuentas en el Banco. Y confiesa asimismo haber sabido,  desde tiempo antes que los Cachiros eran delincuentes. Cosas que mayormente sabíamos, que no se trató de ocultar aquí y que se pueden cuestionar y condenar.

Aunque también pueden tipificarse de otra manera. Acepta finalmente Yani ser sentenciado por el Juez de Nueva York, una multa y una confiscación según estipula la ley invocada. Y solicita a través de sus abogados que se le sentencie lo antes posible, a más tardar en Octubre del año, cuando se le levantaran los cargos por lavado, después de dos años perseguido.[3]

La auto congratulatoria proclama del Fiscal agrega, como agravante que las utilidades de esa compraventa financiaron una serie de actividades económicas adicionales que enriquecieron a sus propietarios, los Cachiros. Y que Yani les prestó dinero, de lo que se lucró y aceptó donaciones de sus clientes.

Para entender el fondo del entuerto hace falta un poco de contexto histórico y económico local además de algún refinamiento conceptual. El negocio de trajinar droga es nuevo aquí, surge de la demanda estadounidense con que se articulan los carteles que vinieron a Honduras en los 1980s, al negocio de la contra. En cambio, los hondureños, muchos, producimos ganado de carne desde hace siglos.[4] Hasta nuestros días lo criamos muchos porque es un patrimonio, tenemos el oficio y el sitio se presta.

En los 1970s surgieron las empacadoras, para deshuesar esa carne y mandarla refrigerada y molida al mercado de las hamburguesas. Pero la estructura secular de producción cambio poco, y exigía la misma intermediación. Muchos pequeños y medianos ganaderos criaban los novillos y los vendían en el interior en efectivo, a intermediaros que los conducían al mercado industrial. Desde los 1990s los Cachiros transportaban coca del Oriente a la frontera de Guatemala e invirtieron en reses la utilidad de ese contrabando.[5]

Que yo sepa las siete empacadoras de carne que se establecieron en Honduras compraron las reses de los imputados que llegaban documentadas con cartas de venta y certificaciones de fierro como las de los demás ganaderos, a quienes quizá nos cuesta un poquito más producir, por la falta de capital. Mas, cuando la empacadora compra reses paga con documentos que cambia el Banco. Y lo más normal del mundo en los negocios hoy es abrir cuentas en el Banco, que también sirve para otorgar créditos a sus clientes. Banco Continental (establecido en 1972) era el Banco con que trabajaba lógicamente la Empacadora Continental desde 1986 y terminó abriendo cuentas y crédito a estos como a otros clientes.

Explícitamente pero con una lógica tramposa y contradictoria, el fiscal de Nueva York declara que los créditos que dio Continental a los Rivera servían para el tráfico de drogas. Es pertinente aclarar un salto lógico en ese argumento. Lo que consta y se sabe es que esos financiamientos sirvieron para invertir en maquinaria, construcción, desarrollos inmobiliarios, una mina y en un zoológico, aunque a su vez esos emprendimientos también pudieron servir para blanquear la utilidad del narco. Nadie duda.

Cuesta trabajo entender sin embargo ¿antes de que se conociera en 2013  la designación de los Cachiros como narcos, como pudo evitar la Empacadora comprarles a los Rivera el ganado legal y documentado? O,  después de haber comprado el ganado ¿cómo pudo el Banco dejar de pagar y abrirles cuentas a estos clientes con el dinero que les pagaba por las reses? O con el que les pagaba el gobierno a los Cachiros por contratos realizados por su constructora. Era legal y obligado. ¿Cómo tendrían que haberles rechazado, si no? ¿Con que fundamento? Fíjese que este cheque con que la Empacadora le pagó sus reses es del Banco, pero ¿no puedo abrirle una cuenta con él porque sospechamos que Ud. compró reses con fondos del crimen? ¿Cómo explicarles que se rechazarían los depósitos  con que el Sistema Financiero (SIAFI) del gobierno les pagaba sus contratos? Atrévete tú.

De hecho, sin duda por esa otra pequeña dificultad, legal también, todos los bancos hondureños les abrieron cuentas a esos viejos ganaderos reconvertidos. En los EUA en donde hoy los bancos  tienen rigurosas reglas para apertura de cuentas es fácil argumentar que este Banco en particular pudo rehusarse a abrir cuentas, ora para los Valles, allá para los Cachiros.  Acaba de trascender el arresto antier del ex Director de Policía y Subcomisionado Barralaga acusado de lavar dinero del narco. Los medios publican que habría hecho depósitos millonarios en sus cuentas bancarias, que no eran del Banco Continental. Claramente sus banqueros debieron inquirir de donde venía ese dinero, porque los oficiales de policía no ganan millones.

Pero si el dinero a depositar aquí provenía de una transacción comercial legal o de un pago del gobierno o de otros clientes y pagos con cheques de empresas por servicios a una empresa constituida, ningún banco podía legítimamente rehusarse a operar esas cuentas. Y si después el cliente demostraba responsabilidad en el manejo y solicitaba crédito para una actividad perfectamente legal y, según el estudio, estaba garantizado el retorno, no había tampoco justificación para negarse a otorgarlo. Todos los bancos hicieron negocios con los hoy imputados de narcotraficantes, que  luego les compraban por ejemplo sus activos eventuales, cuando nadie más estaba en esa condición. (Continental era el 9o banco en tamaño, un banco chiquito declaró solicito Guillermo Bueso Jr. que se ha  portado mal. ¿El suyo no?) Es el negocio.

En cualquier parte del mundo los bancos prosperan cuando consiguen cuentas, clientes, depósitos y pueden movilizar el capital que les es custodiado a operaciones financieras exitosas. Si no crecen sus depósitos y no aumentan sus préstamos buenos pierden competitividad. Y por eso también, alrededor del mundo, la intermediación financiera competida sirvió desde siempre y hasta nuestros días para lavar dinero. En la ocasión, Julio Escoto como Emilio Guerrero señalaron que el lavado de activos y el manejo de fondos de fuentes dudosas es un fenómeno de que adolece la banca mundial y por supuesto la banca estadounidense. Cita Escoto a la Jefa del Blanqueo de Dinero del Departamento de Justicia de EUA  Jennifer Shasky declarando ante el Congreso, Los bancos de EUA acogen grandes cantidades de capitales ilícitos ocultos en los billones de dólares que se transfieren cada día de banco a banco. Los centros del poder financiero mundial se mantienen a flote con el dinero de la coca[6]

El mismo escritor rescata que la ONU ha establecido como hecho que el narcotráfico mundial mueve al año 600 mil millones y más de dólares, la mitad en los bancos estadounidenses. Se les ha demostrado este extremo a muchos grandes bancos internacionales, europeos  y estadounidenses, asiáticos y off Shore, y se han cobrado grandes multas por esa falta. Destacan los escándalos de Wachovia, al que se otorgó el beneficio de una imputación diferida, y los de Long Star Nacional, HSBC, Commerz Bank, Standard Chartered a los que se cobraron multas. Y mencionan los señalamientos contra Wells Fargo, American Express y Western Union.[7] Pero nunca antes a ningún Banco se le había incautado la totalidad de sus activos ni a ningún banquero mucho menos estadounidense, europeo o chino se he había encarcelado por operaciones como las que venimos de discutir, tipificadas de lavado u otras mucho más obvias. Y valora Julio Escoto que entonces la incautación de Banco Continental es la autorización de la geografía utilizada para el delito, si quien  blanquea es americano pasa poco, pero si un cholo atrevido intenta lo mismo, se lo lleva a la destrucción, con la complicidad de la autoridad local desde luego.[8] Es una gran hipocresía concluye que ladinamente discrimina, Este banco es demasiado grande para caer. Aplasten otro… ¿Qué tal un latinoamericano?

En lo personal, pienso que se ejerció un criterio pobre en muchas de estas transacciones detalladas y que actuó mal la gerencia de Banco Continental, que no era solo de Rosenthal porque cientos de accionistas para nada concernidos teníamos variables números de acciones en él y salimos perdiéndolas. Especialmente en el otorgamiento de préstamos, los funcionarios faltaron a su responsabilidad. Había un riesgo. Debieron ser más cautelosos. No hay mal que por bien no venga y ojala el descalabro de los Rosenthal y la deportación de los Cachiros encienda luces de advertencias, enseñe a los empresarios y a los hombres públicos a ser más responsables y cuidadosos. No nos caería mal ser más honrados que los blancos hipócritas.

La Fiscalía de Nueva York también ha dicho que Yani recibió contribuciones, que de cualquier clase serian condenables, no digamos cualquier clase de contribución política, que habría sido un ingrediente de corrupción. Tampoco conozco políticos hondureños  –y los conozco a todos, de todos los partidos– que antaño rechazaran esas contribuciones. Infortunadamente no eran aun ilegales. ¿Cómo son hoy ilegales las contribuciones políticas de las grandes empresas financieras, farmacéuticas o las industrias que producen para el complejo militar industrial con su lobby en Washington? Yani es igual de responsable que todos los demás comerciantes, banqueros y políticos de Honduras y del mundo que se lucran del sistema. No es un criminal que podemos linchar impunemente. No creo que podemos hacer leña de su árbol caído y tampoco que hay que alegrarnos de que esto haya sucedido, como sucedió en efecto, con tantas trampas y oscuridades.

Nota relacionada Declaración de culpable de Yani Rosenthal abre posibilidad de información sobre otras élites hondureñas

¿Sería injusto el encarcelamiento de Yani con los traficantes de droga y armas y muerte? Es difícil ponerlos en el mismo plano, y en términos absolutos, un desperdicio encarcelarlo. Después de pasar un año en la cárcel, alguna vez escribió el poeta antisemita Ezra Pound, no creo en jaulas para las bestias. Ya pago bastante

Odio decir que me importa menos su destino –cruel- en EUA, el cual seguirá afectando a sus padres mis amigos, sus hermanos, su esposa y sus hijos inocentes. Pero por razones teóricas y prácticas lo que más me preocupa es su juicio de Yani ante la historia, que es el tribunal final. Y el que tenemos que hacernos nosotros –hoy- sobre esta forma de operar de la justicia imperial. Y sobre la forma en que le subordinamos nuestro propio sentido de justicia, y colaboramos inmoralmente con su injusticia patente.

Primero porque pienso que  la fiscalía de Nueva York y la ley en que se fundamenta no tienen el pleno derecho que asumen para tipificar crímenes fuera de su territorio, en contextos tan alejados y distintos de los suyos, tan ajenos a su realidad. Y segundo, porque la ley es para todos o no obliga a nadie, todos coludos o todos rabones, y me resulta evidente que Yani Rosenthal aquí es una víctima seleccionada, no para ejemplarizar la justicia universal. como pretende el Señor Fiscal quien -para ese fin- bien pudo investigar en Wall Street a unas cuadras, si no seleccionado por razones perfectamente arbitrarias,  para chivo expiatorio, y para reivindicar supuestos logros más bien dudosos de unos chantajistas, que disponen del poder judicial igual que del poder internacional de los EUA en nuestro país, virtual colonia. Cuyo gobernador es confeso de una íntima relación con los mismos narcotraficantes y otros pero que, a cambio de impunidad, puso la institucionalidad del Estado al servicio de los agentes extranjeros. Ismael Moreno S.J. asegura que los mayores implicados en el lavado del narcotráfico en Honduras son  los partidos políticos tradicionales y más que otro el Partido Nacional, que esta impune.

Lavándose las manos y dándose aires de pureza, este presidente impulsó acciones administrativas e incautaciones destructivas que suponían que toda la familia era responsable por  faltas, cometidas del 2004 al 2015 según les son demandadas por la justicia estadounidense a Yani, su padre y su primo. Por esos delitos puntuales y personales desde el 2015 se les despojó a todos los familiares de sus derechos mínimos y a todos sus socios, del patrimonio construido por tres generaciones, provocando a terceros, clientes y accionistas daños sin compensación posible. Degradando con penas confiscatorias que –desde hace más de un siglo prohíbe la constitución– la seguridad jurídica del capital, lo cual repercutió por dos años en los niveles de inversión y en el empleo y acarreó graves daños a las personas que trabajaban honestamente en el conglomerado de las empresas destruidas. Mientras tanto la producción y exportación de cocaína a EUA desde Colombia se ha duplicado desde 2015. Y la fiesta continúa.

­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­[1] El Anuncio publico de la Fiscalía de Nueva York…La deposición de Yani Rosenthal en el Juzgado

[2] Confesión de Yani Rosenthal ante el Juzgado del Distrito Sur de Nueva York y Comunicado publico de Yani Rosenthal. Confiesa que el dinero que bajo su administración la Empacadora Continental pagó por las reses de los Riveras M antes de 2013 (después ya no), les sirvió a estos para lavar dólares del narcotráfico porque –supuestamente, Yani lo acepta- desde los 1990s la producción de ganado de esa familia se financiaba con la utilidad de ese contrabando. Acepta asimismo que la Empacadora exportaba carne a EUA, gravísimo agravante.[2]

[3]  Comunicado de Díaz Reus y Targ, Despacho de Abogados, Miami, Julio 27 2017.

[4] Es una industria ancestral. Antes abastecíamos barcos mercantes. Desde el siglo XVIII exportábamos esa carne, secada al sol y ahumada, el chito que compraban los capitanes estadounidenses en Trujillo y Omoa para llevar como alimento para los esclavos del Sur de EUA. Desde antes y después exportábamos ganado en pie a México que todavía hace cien años le vendíamos a los Aycinenas (lo hacia mi bisabuelo) y a otros intermediarios. A mediados del siglo XX exportábamos ganado en pie, para carne en las goletas que salían de nuestros puertos a diversos destinos del gran Caribe, Cuba y Venezuela. Que nos pagaban con quien sabe con que clase de dinero limpio. Afuera, el negocio cambio mucho, aquí menos.

[5] Véase, Ismael Moreno SJ, Así termino el reinado del cartel de los Cachiros, Revista Envío, No 396 Marzo del 2015.

[6] Julio señala además que las grandes multas cobradas a estos bancos pandos  no fueron más que pequeñas fracciones de sus ganancias anuales declaradas, de moso que las acciones en su contra ni siquiera afecto a sus utilidades. Véase Julio Escoto, La Hipocresía BlancaEl Heraldo, Lunes 26 de Octubre de 2015

[7] Ibídem.

[8] Ibídem.

Compartir Artículo

34 comentarios sobre “La confesión de Yani Rosenthal y la burla de la justicia imperial

  • el agosto 7, 2017 a las 9:53 am
    Permalink

    HONDURAS HA SIDO GOBERNADA POR LARGO TIEMPO POR MEDIOCRES.LOS MEDIOCRES SE VUELVEN CRIMINALES. LOS GRINGOS SOLO TIENEN MITAD DE LA CULPA. SIN POLITICOS TRAIDORES HONDURAS NO TENDRIA QUE CAER VICTIMA DEL CRIMEN. PERO UNA NACION SIN HOMBRES CON HUEVOS JAMAS SALDRA DEL CRIMEN.SINGAPORE FUE UNA VEZ COMO HONDURAS. HASTA QUE SE LEVANTO UN HOMBRE DE VERDAD Y APLICO LA PENA DE MUERTE A LOS TRAIDORES.HOY SINGAPORE ES UNA POTENCIA ECONOMICA, UN PAIS RICO PROSPERO Y BELLO. SIN CASTIGO A TANTO CRIMINAL EN HONDURAS, JAMAS, NUNCA TENDREMOS UN MEJOR PAIS. EN HONDURAS MUCHOS MERECEN LA PENA DE MUERTE, EMPEZEMOS POR CALLEJAS, LOBO Y JOH SIGUIENDO POR ASQUEROSOS MILITARES Y POLICIAS.

    Respuesta
  • Ricardo Robles
    el agosto 6, 2017 a las 3:35 pm
    Permalink

    Están cagados los cachurecos ya sabe la que le espera!!! Ya que no le retiraron los fraudes bancarios y ahora el estado les tiene que devolver todo!!! Y como ya se lo repartieron ellos ahora no saben cómo devolverlos

    Respuesta
  • Stanly Ortega Garcia
    el agosto 6, 2017 a las 3:31 pm
    Permalink

    De ser justos el 90% de los banqueros en Honduras deberían estar presos; la justicia debe de ser pareja porque si no se vuelve enemiga de si misma.?

    Respuesta
  • Dennis Romero
    el agosto 6, 2017 a las 12:02 pm
    Permalink

    Lo mas triste es que solo a los Rosenthal,los implican en este “lavado” y el resto de los dueños de bancos aun siguen operando sin preocupacion alguna.

    Respuesta
  • Frank Fletez
    el agosto 6, 2017 a las 7:49 am
    Permalink

    Cuanto le habrán pagado a ese lamebotas para escribir un ‘articulo’ donde le quitan toda culpa al gangster ese?

    Respuesta
  • Aracely Martinez
    el agosto 5, 2017 a las 12:17 pm
    Permalink

    Porque él gobierno del aprendiz de dictador les pago a los cachiros hizo negocio con ellos y ese maldito sigue sin castigo?????

    Respuesta
  • Juan Leonardo Alvarenga Madrid
    el agosto 5, 2017 a las 11:42 am
    Permalink

    No se desespere don Rodolfo, al final todos caerán. Los gringos son asi; mientras el pánfilo les sirve lo tienen en la silla. Ahí esta el caso de Noriega y otros. Es cuestión de tiempo para verlos entrando sin visa al imperio, que hoy los protege y mañana los hará añicos.

    Respuesta
  • el agosto 5, 2017 a las 8:54 am
    Permalink

    Lástima que no le ofreció sus servicios de Abogado, con argumentos tan contundentes. Flaco favor le hace, hablando en lugar de hacer.

    Respuesta
  • Oscar Manuel Galdamez
    el agosto 5, 2017 a las 8:47 am
    Permalink

    La postura del Dr. Pastor Fasquelle desconoce las responsabilidades y alcance de la Ley Especial contra el Lavado de Activos. Yani sí lavó dinero. Debería referirse a las 40 recomendaciones del GAFI para entender más de este asunto.

    Respuesta
  • Pedro Padilla
    el agosto 5, 2017 a las 8:42 am
    Permalink

    San “jani” entonces”…no hombre.. Da coraje la ambición de estas personas…q con todo y los millones q tienen.. Y q x experiencia propia le pagan una miseria a sus empleados.. No pueden cr buenas personas…q les caiga todo el peso de la ley..ojala pudieran extraditar a JOH y su pandilla de criminales… Pq robarle a un pueblo pobre es más q un crimen

    Respuesta
    • Aracely Martinez
      el agosto 5, 2017 a las 12:15 pm
      Permalink

      No no es san Yani pero tampoco es un vulgar narco y el punto es porque el si y los demás no porque con un banco hondureño se ensañan mientras a los gringos solo les cobran una multa?????????? Porque???

      Respuesta
    • Aracely Martinez
      el agosto 5, 2017 a las 12:23 pm
      Permalink

      Se tomó el tiempo de leer todo el editorial por lo menos??? Si no lo a hecho hágalo y luego nos ilumina con sus brillantes comentarios, porque cuando se peca por ignorancia siempre se cuenta como pecado

      Respuesta
    • Pedro Padilla
      el agosto 5, 2017 a las 12:47 pm
      Permalink

      No necesito leerlo…piense con la cabeza no con los pies..el trabajaba con dinero de los narcos y el lo sabía.. Ese es un delito….y merece una condena…q con los demás no lo hagan igual…ud sabe q los gringos son de doble moral…mientras los ayuden…esta bien todo…pero espere q ya no le sirvan todos esos q dicen q no los trataron igual…el tiempo dirá todo

      Respuesta
    • Victor Manuel
      el agosto 5, 2017 a las 1:20 pm
      Permalink

      Este pedro como que es burro de nación,opina sin ni siquiera leer el documental primero y segundo como no lee opina kk

      Respuesta
    • Aracely Martinez
      el agosto 5, 2017 a las 8:01 pm
      Permalink

      Victor Manuel ni un comentario vale este idiota por eso no pasan de perico perro porque según ellos no necesitan leer piense con la cabeza dice el imbecil

      Respuesta
    • Victor Manuel
      el agosto 5, 2017 a las 8:12 pm
      Permalink

      No se preocupe Aracely Martinez ya vi el perfil de ese burro que dice llamarse Pedro Padilla y no es más que un call center pagado con nuestros impuestos de perfil falso

      Respuesta
    • Pedro Padilla
      el agosto 5, 2017 a las 9:28 pm
      Permalink

      Piencen un poquito no con los pies…un buen hondureño piensa como yo..ya sea cualquier ciudadano.. Libre..liberónacionales.. Pac..Partido de maletín.. Q paguen x sus actos delincuenciales…nadie respeta las leyes y la constitución.. Pq los políticos corruptos..y empresarios corruptos no la respetan..piencen como gente grande.. Hay q apoyar x eso una MACIH..con dientes o una CICIH..solo así saldremos de la miseria

      Respuesta
    • Victor Manuel
      el agosto 5, 2017 a las 10:42 pm
      Permalink

      Solo te corte un pedazito Pedro Padilla,tal ves así te dentra.el dinero con el cual estos narcos pagaron un prestamo a banco continental salio del estado y esto más no fue dinero fueron cheques firmados por pepe y juan más el del fondo vial..por eso el que escribió el editorial dice que don yani es una víctima..porqué ellos nunca recibieron dinero sucio

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *