LO QUE VIENE

Por: Edmundo Orellana

Lo que pasó en el Congreso Nacional es una lección para todos. Para la oposición que no sabe enfrentarse estratégicamente al partido de gobierno y para la prensa que ingenuamente creyó que las reformas tenían la finalidad de proveer seguridad, por la vía de combatir el crimen y la violencia.

Las reformas no se insertan en un contexto de políticas públicas. Son simples improvisaciones, en reacción al terror que provoca en la población, la crueldad de las organizaciones criminales. Pero no solo eso. También son iniciativas que se inscriben en el marco de la propaganda electoral del proyecto continuista del Señor Presidente

¿Por qué esperó al final de su mandato para presentarlas? Es notorio que estos hechos criminales espeluznantes vienen sucediendo desde el gobierno de Lobo Sosa. ¿Por qué, entonces, no las presentó antes? Es evidente. Con ello, pretende potenciar su imagen de estadista preocupado por la seguridad del pueblo.

Primero, fue la policía militar, ahora estas reformas y mañana, porque ya lo anunció, una ley especial contra el terrorismo. Leyes y más leyes. Esa es su estrategia, aprobar cuanta ley sea necesaria para, con la estridencia de estas aprobaciones, generar en la población la percepción de que algo, y muy grande, se está haciendo para protegerla del crimen. Es parte de la agenda de su campaña electoral.

Mientras el Presidente aprueba leyes, atentan contra los miembros de la comisión depuradora, masacran a las personas, queman buses y la extorsión florece. La policía es incapaz de encontrar las mentes perversas que están detrás de quienes atentan, masacran, queman buses y cobran la extorsión. Es incapaz porque no es policía, es un cuerpo armado que creció sin control, sin disciplina ni honor, gozando de los favores de los políticos que la envilecieron más allá de todo lo razonable. En estas condiciones, habrá que preguntarse hasta donde está involucrada la policía en estos crímenes.

Y de repente quedó al descubierto el verdadero propósito de la reforma. Una simple, pero torpe, intervención de un diputado, exhibió el verdadero rostro de la reforma. Su finalidad es montar una estructura de represión sin límites. A partir de ahora, todos sabemos lo que viene. Se reprimirán las protestas, a la oposición y a la prensa. Es el inconfundible proceso de formación de una dictadura.

Mejor organizada que la oposición, la prensa ha reaccionado con fuerza. Aún los periodistas más inclinados al régimen, han manifestado su rechazo a la pretensión de criminalizar a la prensa. Porque es ésta el medio por el que las opiniones se expresan, de modo que,  si el periodista muestra simpatía por una marcha anti continuista, como si permite que un ciudadano utilice su medio para opinar a favor de las marchas populares en contra del continuismo del Presidente, incurrirá en apología del terrorismo, si en esa marcha se producen actos vandálicos, los que, en su mayoría, son provocados por agentes infiltrados de los cuerpos de inteligencia del Estado, para descalificar las protestas.

Es una estrategia diabólica, engendrada en las mentes más siniestras de los cuerpos de inteligencia, que, evidentemente,  están detrás de esta estrategia. Quien lo dude, que repare en algunos de los rostros que la defienden. Son los mismos que durante la década del 80 aterrorizaron el país con la política de seguridad nacional, despareciendo, ejecutando y torturando.

Lo que viene se muestra con una claridad que nadie puede ignorar. Habrá quienes finjan ignorancia porque les conviene, porque, ingenuamente creen, que lo que se gesta en las entrañas del régimen, no los afectará a ellos. Están equivocados, los tenebrosos ruidos que provienen de las cavernas del Poder, anuncian que lo que está por nacer provocará mucho dolor y muchas lágrimas.

Compartir Artículo

11 comentarios sobre “LO QUE VIENE

  • el febrero 26, 2017 a las 12:59 pm
    Permalink

    Dicen que más claro no canta el gallo, como también dicen, nadie con una luz se pierde, pero en este caso no es una luz, es una antorcha encendida, su exposición no puede ser más que evidente, pero todavía a estas alturas hay mucha gente cree que la luna es queso, unos por conveniencia, y una gran mayoría porque ignoran las reales consecuencias que estas reformas traerán a la ciudadanía en general.

    Respuesta
  • el febrero 25, 2017 a las 7:58 pm
    Permalink

    Hay que hacer algo, no se puede seguir en este circo de los politicos de turno, ya no se trata de q el politico pertenece a un partido, se trata de Honduras,nuestra patria,

    Respuesta
  • el febrero 25, 2017 a las 7:55 pm
    Permalink

    Exelente comentario, el problema de todos nosotros es que comentamos y decimos esta bien ,muy bien, pero hay q hacer algo? Y debemos de buscar la manera,de actuar.

    Respuesta
  • el febrero 25, 2017 a las 7:21 am
    Permalink

    Estamos llenos de leyes!! Para que más!! Si los políticos de oficio de dedican a pasarselas por donde quieren y violarlas cuantas veces se les da la gana. Para muestra un botón el señor Juan Orlando Hernandez es el primero que con su proyecto de reelección violó la constitución!!! Y todos bien gracias hasta la oposición le sigue el juego al oficialismo aceptando la reelección!! Que viene ahora? Solo Dios sabrá si este pueblo tan aguantador resista tantos atropellos!!!

    Respuesta
  • el febrero 25, 2017 a las 5:23 am
    Permalink

    Este señor esta bien asesorado cree ser dueño de eate pais como tambien en la ignorancia de un pueblo que por unos cuantos pesos es capaz dr someterse a lo mas vil aun en contra de nuestras futuras generaciones hemos sido demasiado aguantadores

    Respuesta
  • el febrero 24, 2017 a las 11:51 am
    Permalink

    Nunca, no creo que este país tenga más de un millón de mediocres y tontos, que se dejen convencer por un delincuente

    Respuesta
  • Denis Walter Domínguez
    el febrero 24, 2017 a las 10:36 am
    Permalink

    Lo que viene, es que los cachurrenos van a sacar más de 1 millón de votos y el partido Leberal como 900 mil para el las generales ya tener más que listo el refraude.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *