Fantasmas de la reforma: Los centros regionales y tecnológicos de la UNAH

Por: Lucía Vijil Saybe

La Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) desde finales de los 60’s con la necesidad de expandir espacios académicos y como requisito para la acreditación internacional, pone en marcha la creación de centros regionales y centros tecnológicos a nivel nacional, en total son 8 incluyendo a UNAH-VS. Estos centros regionales y tecnológicos, están ubicados en espacios geográficos estratégicos para el fortalecimiento de zonas productivas y turísticas, por lo que se espera que el estudiante se desarrolle y capacite en destrezas que empoderen a sus departamentos y municipios.

Parecía que la IV reforma universitaria traía el impulso necesario para que la cobertura de los centros regionales y tecnológicos fuera totalmente efectiva, parecía que el 6% iba a ser distribuido de manera proporcional a estudiantes matriculados en cada uno de ellos y parecía que los centros regionales aportarían a los procesos de construcción de reforma. Todo quedó solamente como conjugaciones de verbos en tiempo pasado, pues empezamos a buscar avances académicos, de infraestructura y oferta educativa en dichos centros y no encontramos resultados efectivos ni eficaces.

Ciudad Universitaria (CU) siempre ha sido la capital financiera, política y administrativa de la UNAH y dudamos mucho que eso cambie, pues la centralización presupuestaria mantiene presos a los centros regionales y tecnológicos, hasta de las decisiones más mínimas como las compras de insumos de limpieza y de orden urgente para cada uno de ellos.

Desde el inicio de la gestión de Julieta Castellanos se ha invertido en infraestructura un total de 33,015,360,092.95 millones de lempiras en proyectos a nivel nacional.

CUADRO 1

Nombre del Proyecto Valor del proyecto
Ciudad Universitaria 2,778,288,912.18
Centros Regionales 518,747,959.78
Acondicionamiento salas de cómputo a nivel nacional 4,493,220.99
Total 33,015,360,092.95

Fuente: Elaboración propia con información de la Dirección de Presupuesto y Finanzas (2016).

La inversión en Ciudad Universitaria cuadriplica las inversiones en los centros regionales durante estos 10 años de reforma universitaria, si bien es cierto, todo proceso de construcción pasa por licitaciones y ejecuciones, debería ser prioridad para el centro político de la UNAH mantener en mejores condiciones a sus centros regionales (pues por el bajo número de población estudiantil que poseen es más sencillo suplir necesidades) aportando aún más al proceso de reforma desde afuera hacia adentro.

En Comayagua, el Centro Universitario Regional del Centro (CURC) ha sido acondicionado con plazas de recreación, centro de convenciones (con ayuda de la cooperación exterior) y alumbrado en los estacionamientos, gracias a los y las estudiantes y los proyectos finales en diversas carreras, lo curioso es que las placas de inauguración deben de ir a nombre de rectoría y no de los que realmente realizaron la obra.

Otro ejemplo, en la UNAH-Valle de Sula desde el 2009 hasta el 2015 solamente habían sido aprobados dos proyectos de infraestructura: Construcción Edificio de Aulas N° 5 y la construcción Edificio de Ciencias de la Salud UNAH-VS (con dos años de retraso, aún espera ser terminado). Para el 2016 y 2017, por contratación directa está únicamente el proyecto de readecuación de laboratorios de Ciencias Básicas en el edificio N°3 a diferencia de CU que desde el 2009 hasta el 2015 se han ejecutado 12 proyectos de infraestructura y los más costosos.

Existe entre Ciudad Universitaria y los centros regionales un desbalance entre las competencias, actualización y oferta académica que no logra atomizar el interés real de las creaciones de estos espacios académicos. La reasignación de presupuestos reales y su ejecución debe ser prioridad para la universidad, el cumplimiento en acreditaciones y contratación docente deberían ir acompañadas de estos extensos presupuestos. La readecuación en infraestructura para los centros regionales, debería ser prioridad, el desarrollo de los espacios tecnológicos para los ingenieros en las zonas industriales y mercadotecnia pionera para las zonas turísticas, ¿apoyarían con empleo y profesionales dispuestos a servir a su comunidad? Pues, estamos seguros de eso.

Los centros regionales y tecnológicos surgen como una iniciativa de cobertura del sistema de educación superior en Honduras, surgen como oportunidad y como un acceso a mejorar las condiciones de vida de los y las estudiantes. En la actualidad, éstos centros regionales y tecnológicos aumentan los puntos en el ranking internacional y sus funcionarios se han convertido en represores y hostigadores. En ningún momento se desmerita el accionar estudiantil de los antes mencionados, es un llamado de atención a las autoridades universitarias y que vean, que hasta en lógica financiera de costo-beneficios dentro del Alma Máter están fallando.

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *