Con una puñalada legal, mujeres hondureñas festejan hoy su día

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Las féminas siguen siendo víctimas de todo tipo de violencia ejercida por la cultura patriarcal.

Tegucigalpa.-Las mujeres hondureñas festejan este 25 de enero su día, inmersas en todo tipo de violaciones y discriminaciones. El último golpe les fue propiciado por la Corte Suprema de Justicia, al no ser admitido un recurso de amparo sobre el reglamento de paridad y alternancia en los procesos electorales.

La semana pasada la Sala de lo Constitucional declaró inadmisible un recurso de amparo contra el Tribunal Supremo Electoral (TSE) interpuesto por las “Mujeres Interpartidarias”, negando así la paridad (50/50) y la alternancia.

La decisión de la Corte fue lamentado por la mujeres, quienes de momento no alcanzan la cuota del 40% de participación política, establecida en la Ley de Igualdad de Oportunidades para la Mujer. Según organizaciones feministas, en el Parlamento existe una representación de apenas el 25.7%.

La cultura machista y patriarcal mantiene sumergiendo a la mujer hondureña en un círculo vicioso.

Si bien es cierto, la mujer hondureña ha logrado escalar políticamente desde el 25 de enero de 1955, cuando se le otorgó el derecho al voto, aún sigue siendo discriminada por la clase gobernante sesgada por una cultura patriarcal.

Pese a la adversidad, las mujeres hondureñas se encuentran organizadas luchando  por la libertad, por sus  familias, por el derecho a la tierra, pero sobre todo, por revertir  los femicidios, la violencia sexual y el embarazo forzado de niñas por incesto.

También luchan  por sus derechos reproductivos en un contexto de vulnerabilidad y por combatir la explotación de sus derechos laborales y porque en las reformas al Código Penal se incluya avances en materia de derechos de las mujeres y la aprobación de una ley que proteja los derechos laborales de las trabajadoras domésticas.

Otras de sus demandas es la ratificación del Protocolo Facultativo de la CEDAW y del Convenio 189 de la OIT y su recomendación  200 y 201 sobre el trabajo doméstico, la asignación de recursos para el crédito solidario para las mujeres campesinas y la funcionalidad de la Unidad  de Investigación de los Delitos de Muertes Violentas de Mujeres y Femicidios, aprobada por el Congreso Nacional en julio del año pasado como una unidad especial del Ministerio Público.

Se estima que en Honduras semanalmente se producen al menos 10 femicidios.

El Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, reporta en los últimos diez años más de 4,500 femicidios, lo que implica un promedio de 10 muertes semanales.

MUJERES EN CIFRAS

Las mujeres representan 51.5% de la población total del país (53.5% de la población urbana y 49.8% de la rural), de las cuales 1.7 millones tienen edades comprendidas entre 15 y 49 años, lo que representa un gran desafío en materia de salud sexual y reproductiva.

Aunque cuentan con mayor grado de educación, las mujeres hondureñas tienen menos participación en el mercado laboral formal y ganan menos que los hombres.

Actualmente enfrentan obstáculos para su integración completa en la actividad económica, siendo su tasa de participación laboral de 33% (23.6% en el área rural). A su vez, persiste la desigualdad porque tienen una mayor tasa de desempleo abierto de  8.3%, frente a 4.7% de los hombres.

También tienen menor ingreso percibido del total generado en la economía (solo 29.6%) y, menor ingreso que los hombres ocupados (promedio de 1.15 veces superior al de las mujeres ocupadas). Esta desigualdad es aún más pronunciada si tomamos el ingreso percibido por las mujeres ocupadas que viven en el área rural que representa apenas 46% del ingreso de las mujeres ocupadas del área urbana, 75% del ingreso de los hombres ocupados del área rural y 36% del ingreso de los hombres ocupados del área urbana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *