Dios, el diablo y el abogado Juan Orlando Hernández

VERDADES AMARGAS. Por Magda Cálix.

A manera de introducción debo aclarar que este artículo, no fue pensado, ni remotamente, para que lo leyeran y “censuraran” los “beatos(as) come santos y excreta demonios”, los “psicópatas teológicos” y, mucho menos quienes tienen un elevado consciente de inteligencia estomacal. Su lectura está recomendada para personas “mayores de edad” y sin problemas de aprendizaje y apertura en el aspecto espiritual. Nos referimos a seres reflexivos y con acuciado despertar de sus conciencias. Aquellos que, sin dejar por fuera a ningún hondureño, anteponen ante, la religión, preferencias partidarias y, por supuesto, su confort personal, la solidaridad intergeneracional y el bienestar de la colectividad hermana.

La vida nos enseña que somos nuestros propios jueces y verdugos. Dios, La Divinidad, El Absoluto, La Inteligencia Superior o como usted quiera llamarle, nos han dotado, del LIBRE ALBEDRIO, para que seleccionemos el sendero vital en el cual se debate la humanidad: el dualismo bien­­/mal. El propósito es que seamos nosotros mismos quienes evolucionemos a otros planos espirituales, hasta merecer el retorno a la Fuente Divina Originaria.

Todo el daño que causemos a los demás, siempre se nos revierte, se dice que, diez veces o una cuarta más. A través de nuestras obras, actos o conducta personal, decidimos nuestro futuro. “Somos los arquitectos de nuestro propio destino” como decía Amado Nervo. Lo podemos  atraer saturado de horrendos sufrimientos o bien colmado de un dichoso bienestar. Con abundantes flores o, con muchas espinas…

Para que no nos extraviemos en los vericuetos del camino, se nos proporcionan “reglas de juego”, mandamientos, principios espirituales, etc. Sostienen, algunos entendidos en la materia que, cumplirlos o apartarnos de ellos, utilizando el LIBRE ALBEDRIO, determina nuestro caminar por los senderos del bien o del mal. También se sabe que, los Señores del Karma, manejan un registro absoluto de nuestro comportamiento, en base al cual se determina nuestro futuro, en forma automática.   Como corolario: los Señores del Karma no pueden, bajo ninguna circunstancia, juzgar, lavar pecados-delitos o esconder pruebas, como lo hacen, en varios países, algunas Comisiones Interventoras nombradas para investigar actos de corrupción.

Ya días se menciona a Dios para aseverar que los actuales gobernantes están bajo su égida. Para determinar si las actuaciones del Abogado Juan Orlando Hernández, sus adláteres, seguidores, etc., están guiadas por la mano del Dios o del diablo, simplemente tienen que verificar, en su fuero interior, si sus conductas/comportamientos guardan simetría con los citados mandamientos.  Pueden preguntarse, por ejemplo:

  1. ¿Amo a Dios sobre todas las cosas? Se estaría guiado de la mano de Dios si se respondiera: jamás he usurpado la Voluntad Divina y nunca me he creído más poderoso e inteligente que Dios, como dicen que lo hizo el diablo. Es importante aclarar que la Voluntad Divina, se puede desviar modificando, a través del fraude electoral, golpes de Estado especialmente si son cruentos, así como otras acciones deleznables, los resultados de una elección o envileciendo mediante el abuso de poder a otras personas para que se imponga una reelección presidencial cuya consecuencia inmediata es dividir al pueblo por no poseer legitimidad social,  jurídica y, mucho menos Divina.

¿Amo a mi prójimo como a mí mismo? Se estará bien con Dios, si la respuesta fuese: nunca he realizado acciones tendentes a que la población contienda o pelee, sin importar las consecuencias. Jamás he realizado acciones que pongan en riesgo la salud, vejez y seguridad alimentaria-jurídica y ciudadana. Me eligieron para administrar la hacienda pública, por mi pericia. En consecuencia no puedo trasladar su gestión a personas que no han sido autorizadas por el soberano.

  1. ¿He tomado el Nombre de Dios en vano? El consultante estará guiado por el diablo si responde que se ha escudado en Dios para realizar maldades y actos abyectos.

 

  1. ¿He matado? Interpretamos este mandamiento en sentido amplio, es decir que dentro del mismo se incorporaría la muerte generada por acción u omisión. En el último caso, se podría mencionar la muerte de las personas acaecida por el hurto continuado que provocó el desabastecimiento de medicinas en el I.H.S.S y otros centros médico-hospitalarios, la muerte por hambre, por encargo, etc.
  1. ¿He robado? La persona que está guiada por el diablo, se contestará a sí misma: admito que he hurtado dinero público. Lo he extraído, ilegalmente, de las partidas presupuestarias destinadas a la salud, infraestructura vial, seguridad, etc. También reconozco que estaba completamente informado de como varios de mis subordinados, financiaban sus placeres mundanos, con los recursos financieros que me dieron en custodia temporal para que los cuidara. Me niego a rendir cuentas de esos fondos, al contrario he creado mecanismos especiales para que su dueño legítimo nunca se entere que los he desviado para propósitos ajenos a sus fines.
  1. ¿He codiciado bienes ajenos? Dios estará de parte de quien después de escudriñar en su fuero interior contesta: además de no ser ambicioso de lo que tienen las demás personas, evito satisfacer mis abyectos deseos, apropiándome del dinero que no me pertenece. Asimismo puedo afirmar, con contundencia, que la adquisición de mis bienes materiales y los de mi familia, no se ha efectuado en base al incremento del hambre y postergación social de Honduras.

Como el objetivo de este artículo es el de ejemplificar para mejorar los niveles de comprensión, sólo se han tomado en consideración y, sin el orden preestablecido, algunos mandamientos. Sin embargo, se puede asegurar que, nadie con esta guía espiritual se puede perder, para conocer si su comportamiento ESTA CON DIOS O CON EL DIABLO. Estos mandamientos si son pétreos…

 

Compartir Artículo

Un comentario sobre “Dios, el diablo y el abogado Juan Orlando Hernández

  • el enero 19, 2017 a las 5:01 am
    Permalink

    Y tu alianza joh no te va bien zorro eso quieres aplicar la constitución cuando ya la pisiteastes como cualquier trapo tu puedes inrespetar al pueblo la soberanía,la democracia y adecuar las leyes a tu conveniencia. Se olvidó el defalco del IHS los miles de millones que saco Ricardo Álvarez en cheques para la campaña y lo demás que gastasteis en la campaña salió de dónde ha. De tu bolso no creo que investigue la macci talvez

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *