Carta al embajador Nealon sobre abuso de policías y militares hondureños en los peajes

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-  Kate E. Kedley,  de nacionalidad estadounidense, lectora de Criterio.hn ha escrito una carta al embajador de los Estados Unidos en Honduras denunciando las violaciones de los militares y policías hondureños en contra de los pobladores que protestan por el pago de peaje.

Kedley,  realizó su tesis doctoral en El Progreso y La Lima, departamento de Cortés, entre los años 2012 y 2015  y ha sido testigo y víctima de esos abusos y violaciones.

Kedley ha pedido a Criterio.hn la publicación de su misiva al diplomático norteamericano

A continuación la carta:

Honorable James D. Nealon
Embajador de los Estados Unidos de América
La Embajada de los Estados Unidos de América
Avenida La Paz, Tegucigalpa M.D.C., Honduras, C.A.
Las Fuerzas Armadas en Honduras y la opresión a ciudadanos hondureños

Estimado Honorable Embajador,

Le escribo para compartir mi angustia con respecto a los militares hondureños en su aplicación de los eventos domésticos, y sus interacciones con los ciudadanos hondureños y estadounidenses en los últimos meses. Yo, además, estoy informando la destrucción de la propiedad privada, la intimidación y violencia repetida de militares en contra los ciudadanos hondureños. En agosto de 2015, miembros del Congreso de EE.UU. advirtió el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, que había casos de «fuerzas militares desplegadas con regularidad para llevar a cabo funciones de policía» en Honduras.[1] En los siguientes párrafos, proporciono varios ejemplos de esta reivindicación.

Tengo ciudadanía de EE.UU., y ahora tengo residencia legal permanente de Honduras y vivía en La Lima, (Cortés) a partir de 2006-2009. Tengo una candidatura a doctorado en la Universidad de Iowa, EE.UU., hice una  investigación por mi tesis doctoral, sobre educación en inglés, en El Progreso y La Lima entre 2012-2015. Durante mi tiempo en Honduras, asistí a eventos y servir a hacer observación internacional, especialmente para los grupos en las comunidades educativas y LGBTI. Yo documento estas ocasiones haciendo fotografías y para ser testigo, y compartir información con la comunidad internacional de EE.UU.

En julio de 2016, asistí a seis protestas en la instalación del peaje, ubicada en Guadalupe de San Manuel (Cortés),  fuera de El Progreso. A petición de la comunidad docente, recibí invitación para servir como representante internacional y me pidieron a documentar abusos de las Fuerzas Armadas de Honduras y de la Policía Nacional en las protestas pacíficas. Los que están en la comunidad de El Progreso han desarrollado y participado en más de setenta acciones que demandan que sus voces puedan ser escuchadas por el gobierno en relación con el peaje, pero la única respuesta ha sido la presencia de las fuerzas militares, el uso de gas lacrimógeno, ataques corporales con toletes  de la policía, amenazas físicas, intimidación, y la criminalización de la ciudadanía hondureña.

En estas manifestaciones, he sido testigo de una comunidad progreseña  diversa  – de diferentes tendencias políticas,  diversos niveles socioeconómicos y educativos – participar en cantos, canciones y poesía, se distribuye material informativo, ofrecen refrescos, y participar en el ejercicio de su derecho constitucional a la protesta garantizado por el artículo 79 de la Constitución de Honduras. [2] Llevaban sólo  cámaras y pancartas, y llevaban ropa de trabajo – estaban desarmados.

Las fuerzas militares eran un fuerte contraste. En plena marcha antidisturbios, cascos y máscaras de gas, y blandiendo ametralladoras, llegaron una docena de vehículos antibalas. Para intimidar, se extienden en los campos de caña de azúcar para rodear a los manifestantes. Filmaron y tomaron fotos e hicieron comentarios amenazantes a los ciudadanos de Honduras, en otro esfuerzo para aterrorizar. En dos ocasiones distintas, en mi presencia, el pueblo hondureño recibió bombas de gas lacrimógeno por el avance militar en equipo antidisturbios, protegidos por escudos y máscaras de gas. Mi moto estaba estacionada en el lado de la carretera en el camino cuando los militares que se aproximaron, corrí hacia la moto, y el ejército avanzó rápidamente hacia mí con toletes en alto, hasta el pueblo hondureño les gritó “prensa internacional.» El ejército dejó de perseguirme, pero inmediatamente se lanzaron varias latas de gas lacrimógeno, y luchaba para mover la motocicleta entre los vapores químicos. Mi moto se quedó detrás de la línea militar, y cuando volví por ella, los cables fueron cortados por los soldados, la dejaron inutilizable.

Fui testigo de la paliza de un miembro del Congreso de Honduras por las fuerzas militares, y vi de primera mano cuando los soldados se enfrentaron verbalmente y amenazaron manifestantes, y tomaron sus fotos a corta distancia en un intento de intimidación. He documentado casos de acoso e intimidación de cuatro colegas educativos míos, incluyendo correos electrónicos anónimos y mensajes en las redes sociales, y fotos de misteriosos carros aparcados fuera de los hogares y lugares de trabajo después de las protestas.

El 10 de octubre de 2016, un colega (que trabaja conmigo en proyectos de alfabetización con las juventudes hondureñas y estadounidenses) fue amenazado verbalmente por la policía. Le dijeron, en clara distancia audible de varios testigos: «vos sos fácil de encontrar y de perder.” Como ciudadana de EE.UU.,  que pasa una cantidad significativa de tiempo en el Honduras por razones educativas, sabiendo que los militares hondureños amenazan con provocar daño físico a manifestantes pacíficos, incluyendo colegas que hacen un trabajo importante de educación en los Estados Unidos, tengo mucha preocupación.

Lo hacen públicamente, con toda impunidad, y sin miedo a las consecuencias de esos actos de intimidación, es una vergüenza para los que han sido testigos de ella y tener conocimiento de ella, pero no actúan. Los militares, la policía, y los mercenarios en Honduras son conocidos para seguir a través de las amenazas de violencia y la muerte – la embajada de Estados Unidos, la comunidad internacional, y los manifestantes en el peaje son muy conscientes de las últimas muertes de activistas sociales, incluyendo el asesinato de Berta Cáceres, de marzo de 2016.

El escrito de agosto de 2015 para EE.UU. Secretario de Estado John Kerry señala que, desde 2010, el gobierno de Honduras «ha desplegado regularmente fuerzas militares para llevar a cabo funciones de policía» y pone atención al asunto en que los militares hondureños hacen trabaja de la policía civil. Reitero su solicitud a pedir que el Departamento de Estado de EE.UU. y la Embajada de EE.UU. en Honduras «instan al gobierno de Honduras para implementar medidas serias y concretas para abordar los abusos militares y de policía, y para detener la continua participación de los militares en cumplimiento de la ley nacional.»

Debido a mi continúo interés en la presencia de los EE.UU en Honduras y de mi preocupación de la seguridad de mis colegas hondureños, voy a seguir insistiendo en mi llamado de atención  sobre los militares hondureños y la policía civil, y su uso repetido de la violencia contra las manifestaciones pacíficas. Por otra parte, denuncio la destrucción de la propiedad personal, y de las amenazas personales realizadas a los colegas de Honduras y los hondureños. Voy a seguir utilizando mi posición como ciudadana EE.UU. para dar a conocer y condenar la violencia contra el pueblo hondureño y apoyar a la gente de El Progreso, en su protesta contra el peaje.

Solicito a la Embajada de EE.UU denunciar la posición de los militares hondureños en estos casos documentados. De acuerdo a  la Ley Leahy, el gobierno de Estados Unidos tiene prohibido  dar apoyo a «cualquier unidad de las fuerzas de seguridad de un país extranjero,  si el Secretario de Estado tiene información creíble de que dicha unidad ha cometido una violación grave de los derechos humanos.» [3] Espero que esta carta sirva como justificación adicional de violaciones de los derechos humanos por los militares de Honduras, e imploro el Departamento de Estado de Estados Unidos para actuar en consecuencia. Gracias por la atención sobre este asunto vital. Espero tu respuesta.

Sinceramente,

Kate E. Kedley, Ph.Dc (ABD), M.A., B.A.

[1] Obtenido de https://archive.org/details/HondurasLetterToJohnKerry and http://www.laprensa.hn/honduras/870770-410/congresistas-de-eua-piden-suspender-apoyo-a-honduras el 11 de octubre el año 2016

[2] Obtenido de https://www.oas.org/dil/esp/Constitucion_de_Honduras.pdf el 11 de octubre el año 2016

[3] Obtenido de https://www.gpo.gov/fdsys/pkg/USCODE-2009-title22/pdf/USCODE-2009-title22-chap32-subchapIII-partI-sec2378d.pdf el 11 de octubre el año 2016

 

Compartir Artículo

Un comentario sobre “Carta al embajador Nealon sobre abuso de policías y militares hondureños en los peajes

  • el octubre 27, 2016 a las 9:29 pm
    Permalink

    AGRADECEMOS, A LA PROFESORA KATE POR SU VALIOSA DENUNCIA SOBRE LOS ABUSOS DE LA POLICÍA Y EJÉRCITO DE HONDURAS, EN CONTRA DE HUMILDES Y DESARMADOS CIUDADANOS, QUE NO TIENEN LA SUERTE DE PENSAR IGUAL A UN SER HUMANO COMÚN Y QUE POR ESA RAZÓN SON ZATANIZADOS COMO VILES CRIMANLES..GRACIAS, NUEVAMENTE PROFESORA KATE, POR PREOCUPARSE POR LA DESGRACIA QUE AFLIJE A ESTE PAÍS,
    ATENTAMENTE.
    ANGEL RODRIGUEZ , UN PROFESOR PREOCUPADO POR LA SITUACIÓN QUE ATRAVIEZA MI PAÍS
    ´QUE DIOS LA BENDIGA.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *