Neoliberalismo o marginalismo subjetivista salvaje

Por: Alberto Sauceda

Los clásicos liberales Adam Smith y David Ricardo basaban su teoría de la riqueza en base a los recursos naturales y el trabajo. Los marginalistas fundamentan su tesis de la riqueza en función de la escases, la utilidad, la especulación, en la oferta y demanda, en el atraco, en la corrupción y en la “viveza”.

Por eso los actuales teóricos de la economía sostienen que no es correcto llamar neoliberales a los que actualmente han privatizado los servicios públicos, los recursos naturales renovables y no renovables, los bienes, la producción, etc.

Tal como está sucediendo en nuestro país que a través de coaliansa han entregado los servicios públicos a empresas internacionales y nacionales tal como sucede con la privatización de las carreteras donde se cobra un impuesto mal llamado peaje ya que esta empresa ecuatoriana no ha invertido ni un céntimo en la construcción, pavimentación, ampliación y ha encontrado la gallinita de huevos de oro en el pueblo.

Lo mismo está sucediendo ya con otra empresa colombiana donde también ya se privatizo la empresa de energía eléctrica y se le ha concesionado a través de coaliansa la explotación de este servicio que será controlado a través de tarjetas prepago donde al ciudadano le van a cobrar determinada cantidad por el uso de los focos, el internet, el teléfono, bombas de agua, cisternas, estufas, eléctricas, radio, televisión, computadoras, las planchas, secadoras, tomacorrientes, lavadoras, etc. Pero a los grandes empresarios según estos señores tendrán un trato preferencial donde como siempre se les condonara el servicio de energía eléctrica.

Por otra parte estos señores no han invertido ni un centavo en las represas hidroeléctricas: Francisco Morazán (El cajón), Rio Lindo, Cañaveral, El níspero, en el Patuca y otras que se están construyendo. También en toda la infraestructura del servicio eléctrico, postes, contadores, transformadores, estaciones y sub estaciones eléctricas, etc.

Lo mismo está sucediendo con la entrega de otros servicios como la salud: hospitales, centros de salud, clínicas, la medicina que hoy se adquieren en las farmacias privadas y otros servicios que presta el estado para prever y restablecer la salud.

Sucede lo mismo en educación, la banca, instituto nacional agrario, Hondutel, IHSS y otros servicios, es decir a los ciudadanos de usuarios los convirtieron en clientes. Usuario es cuando costeamos los servicios para que se vuelvan a invertir a ellos de acuerdo al deterioro que sufren y a la vez prestar una mejor calidad, pero cuando nos convertimos en clientes no invertimos para mejorar el servicio sino para el empresario para que tenga ganancias, utilidades, intereses y se vuelva más rico o millonario.

 La oligarquía internacional como nacional lo que les interesa es convertirnos en esclavos para explotar al máximo nuestros recursos naturales, servicios, bienes y sobre toda nuestra fuerza de trabajo y seguir disfrutando de lo lindo del capital obtenido con el sacrificio de la clase trabajadora en todas las ramas en la cual labora.

Lo único que nos queda a nosotros como decía Marx es irse a la lucha, a la protesta de todas formas, y decirles a estos explotadores que nosotros no somos objeto sino sujeto pensantes y soberanos tal como lo entendieron los próceres como Lempira, Morazán, Cabañas, Ventura Ramos, Medarno Mejía, Finlander Díaz Chávez y otros.

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *