Deuda pública e inversión a gran escala, dos frías caras de las finanzas del país

Carlos Zelaya Herrera

Por: Carlos Zelaya Herrera

En tanto expertos insisten en la necesidad de reencausar la economía nacional en el pacto de responsabilidad fiscal para el crecimiento sostenido y equitativo de honduras, el gobierno reafirmó un abanico de inversiones superior a 48 mil millones de lempiras en infraestructura vial, servicios terrestres, marítimos y aéreos.

A la par del alza de la deuda pública, en 200 millones de dólares para este año, avisada por el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, (ICEFI) y el foro Social de la Deuda Externa de Honduras, (FOSDEH), el gobierno tiene el aval del Fondo Monetario Internacional (FMI), casas calificadoras de riesgos y organismos financieros globales.

En mayo la calificadora de riesgo Moody´s Investors Service anunció la mejora en la calificación de honduras, al pasar de b3 positivo a b2 positivo; un mes después Standard&Poor’s mejoró la perspectiva de la calificación de riesgo soberano de honduras al pasar de estable a positiva en el nivel de b+.s

En junio la misión del FMI aprobó la tercera evaluación semestral del acuerdo trianual suscrito con el gobierno en diciembre de 2014, además que las dos anteriores también rebasaron las expectativas establecidas.

Contexto macroeconómico que debe arrastrar al sector constructor que en 2014 experimentó una contracción de 6 por ciento, a mejorar la expectativa de crecimiento para este año que apenas llega a 5.8 por ciento, según el Banco Central de Honduras.

Desempeño que sin embargo ha permitido al ejecutivo reafirmar una inversión de 48 mil millones de lempiras para los próximos cinco años en obras  que colocarán a la infraestructura nacional como competidora regional en servicios.

Entre estas obras están los corredores turísticos, agrícolas, canal seco, unión de la isla de Amapala con tierra firme y la terminal aérea de Palmerola, que absorberá una inversión  arriba de 160 millones de dólares, además del que se construirá en Trujillo, departamento de Colón.

Esta bolsa de proyectos incluye concesiones para la terminal de contenedores y gráneles en puerto cortés, centro cívico gubernamental; proyecto siglo 21, en san pedro sula y plantas para generar energía limpia, que serán financiadas por el gobierno, empresa privada e inversión extranjera.

En tanto, reportes oficiales muestran que al mes de junio la deuda pública ascendía a nueve mil 300 millones de dólares, contrastando con 9 mil 100 del período anterior.

En noviembre de 2015 un estudio del ICEFI destaca que el país paga 32 mil millones de lempiras anuales en servicio de deuda externa

De 2012 a 2015 este segmente absorbió unos 80 mil millones de lempiras; además que el país se endeudó en una cantidad similar, o sea adquirió fondos para pagar deuda, aseguran los expertos del ICEFI.

El  FOSDEH, por su parte,  advirtió que el presupuesto del 2016 se incrementó en 13 mil millones de lempiras, más que todo para atender situaciones emergentes.

La entidad no gubernamental advirtió que nunca como en los 5 años anteriores el país se endeudó tanto mientras caía la inversión pública.

Un panorama en el que las familias no perciben los frutos del buen desempeño de las finanzas públicas a nivel macro, percepción reforzada en el costo de los combustibles, servicios públicos, mínimo respaldo a salud, educación y la tacañería bancaria con la micro, pequeña y mediana empresa, motor de desarrollo de cualquier economía.

 

 

 

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *