Los caballos y las yeguas de Troya en Libre

PATRICIA MURILLO

Por: Patricia Murillo Gutiérrez

Motivada en la confianza que cientos de miles de ciudadanos del Departamento de Cortés, depositaron en la planilla de candidatos a diputados del Partido Libertad y Refundación, LIBRE, el pasado proceso electoral de 2013, es que haré unos apuntes en el marco del regreso al Partido Nacional que este domingo  17 de Julio efectuó la señora Jenny Murillo, quien ganó la diputación al Congreso Nacional, justo con las marcas que le dieron  los votantes de Libre y jamás del Partido Nacional.

Con Jenny Murillo,  coincidimos en numerosos actos públicos ese 2013 y en gran cantidad de reuniones  de trabajo político, por lo que algo captamos de su personalidad y de los rasgos que destacaba en la campaña.

Aquí aparece Yeni Murillo  en el cierre de campaña en el 2013 junto a Scherly Arriaga
Aquí aparece Yeni Murillo en el cierre de campaña en el 2013 junto a Scherly Arriaga

Gritaba a los 4 vientos su lema ¡Hagamos Huella ¡y trataba de exacerbar las pasiones que despertaba la oferta partidaria de Libre para canalizar las simpatías a sus ofrecimientos de trabajar en el Congreso por los más necesitados,  los más excluidos y naturalmente contra el Bipartidismo, que  decía combatir.

Cierto que en una reunión de las candidatas  a diputadas de Libre con mujeres líderes de La Colonia López Arellano, en la sede del Partido en dicha comunidad,  Yeny  recordó sus orígenes nacionalistas, de hecho admitió que su madre era cachureca y de extracción muy pobre, que vendía golosinas, pero que ella junto a su esposo  el doctor Roney  gran liberal dijo,  estaban comprometidos con el proyecto del presidente Manuel “Mel” Zelaya por la refundación del país. Incluso recordó que Roney tuvo un puesto diplomático en el gobierno del poder Ciudadano.

En plena campaña junto a Patricia Murillo, Silvia Ayala y Victor.
En plena campaña junto a Patricia Murillo, Silvia Ayala y Victor.

En los andares de nosotros el Colectivo de candidatos a diputados y diputadas, comprobamos  directamente las heridas  más sangrientas del pueblo más excluido de  Cortés. Y siendo este uno de los departamentos de mayor desarrollo humano del país, que podíamos esperar estaba ocurriendo en la gran mayoría de los departamentos, llenos de pobreza y pobreza extrema.

Y ese pueblo víctima de los victimarios gobiernos nacionalistas que exacerbaron la puesta en marcha del Neoliberalismo en el país, iniciado  por Rafael Leonardo Callejas, ese que  mostraba orgulloso el retrato del dictador y responsable de la masacre de   San Pedro Sula, en 1944, Tiburcio Carias Andino, ese pueblo  sufrido era  el que nos daba la mano, el abrazo y la tortillita con cuajada cuando llegábamos a sus viviendas, a sus pueblos y colonias, a los  bordos , porque creían que los futuros diputados de Libre, si iniciaran el proceso de refundar a Honduras.

Entonces de que engaño habló este domingo 17 Yeny Murillo cuando regresaba a la matriz que la engendró, al Partido Nacional y  le daba vivas a su mentora en política la abogada Sandra Deras.  Que justificación tenía Jenny para haber andado los caminos del mal como le dicen sus  correligionarios nacionalista, al camino que propone Libre para  que Honduras  sea una Patria digna para habitarla. Es que con el recorrido de la Murillo, se puede alegar ingenuidad ahora, ¡tras el trueno Jesús María ¡

Es sorprendente el conjunto de argumentos que elucubra la mente humana cuando quiere justificar sus errores, sacando todo un arsenal de mecanismos de defensa, porque casi nunca admitimos nuestra carga de responsabilidad en nuestros actos y mucho menos estamos dispuestos a asumir  los costos de  esas conductas erradas.

En
En

En este caso, esa actitud traicionera, no diré mercenaria para evitarme los vasos de cristal rotos en el pecho, porque es costumbre de los incapaces con la luz de la razón, el bajarse al averno de la violencia, de la descalificación y de los golpes bajos para atacar al adversarios  que no pueden vencer con ideas.

 Quien pena por usted Jenny   que si tan asqueada está de su efímero paso  en  este Partido que nació de las sangre de Mártires como de otros,   este si dignísimo Murillo, Así Obed, y es por tanto  vergel de semillas libertarias, no dejó. No entregó esa diputación que tanto sudor le costó al pueblo Libre quien el apoyo, pensado usted iba a dejar una huella y no un surco sucio en  Cortes.

Las paradojas de la vida humana son a veces difíciles de resolver y comprender. Pero estamos  más que claros que en CHOLOMA el feudo principal que sustentó la candidatura de Murillo es la primer Municipio que rechaza esa misteriosa traición de alguien que  utilizo la credibilidad de esa noble  gente para lograr sus fines y ambiciones personales.

Y de Choloma también emergió Eduardo Coto Barnica de generales más que conocidas por el pueblo Libre.

Pero sabemos que  ese pueblo mártir Cholomeño,  reivindicará su  ingenua confianza y  bajo el liderazgo del profesor y regidor Gustavo, Tavo, Mejía y otros dirigentes auténtico Libres, borrarán esa fatídicas huellas del 2013.

 Sin embargo,  y no solo es Murillo la que  abandonó el barco de Libre después de haberlo usado en su travesía ambiciosa y estomacal, para ellos los  esquiroles, les recordamos la finitud de la vida humana y que ustedes, gracias a sus acciones arteras ya son inmortales en la memoria histórica de nuestro Partido, dado que  nunca jamás desaparecerán del imaginario popular que los calificó de caballos y yeguas de Troya.

 La verdad es tan fuerte que prevalece, y la mentira de los que traicionan al pueblo los hundirá los hundió para siempre.  Qué pena, porque dice la palabra de Dios que por esas conductas pagaran sus sucesivas generaciones.

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *