El diálogo universitario debe ser impostergable afirman escritores y artistas hondureños

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

Los Escritores y artistas  hondureños agremiados en la Unión de Escritores y Artistas de Honduras (UEAH) han señalado que el diálogo en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), es impostergable y califica a las actuales autoridades de renegados humanistas que ayer fueron incendiarios dirigentes de masas populares y ahora se han convertido en un grupo neofascista que arrincona, persigue y encarcela a los jóvenes universitarios. 

unah

A continuación el posicionamiento de los escritores y artistas hondureños:

La Unión de Escritores y Artistas de Honduras se pronuncia ante los lamentables sucesos dictatoriales que han acaecido en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, dirigida actualmente por un grupo de renegados humanistas que ayer fueron incendiarios dirigentes de masas populares y ahora se han convertido en un grupo neofascista que arrincona, persigue y encarcela a los jóvenes universitarios que solicitan dialogar con el objetivo de revisar la normativa académica  que los reprime y los margina de los procesos de enseñanza aprendizaje de nivel superior.

La comunidad nacional e internacional está sorprendida y escandalizada por que tales autoridades sin el menor rubor moral,  social y académico, han recurrido a los órganos represores del estado para  acusarles de sedición y usurpación de los bienes públicos, como vulgares delincuentes terroristas que ponen al Estado Hondureño en peligro de extinción, suplantación y re estructuración, tal como lo determina no solo la jurisprudencia correspondiente, si no antes bien, el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (Sedición: “Alzamiento colectivo y violento contra la autoridad, el orden político o la disciplina militar, sin llegar a la gravedad de la rebelión).

En realidad la sedición, cuyo delito es punible con toda la fuerza legal, es un término de una gravedad mayúscula en una sociedad en crisis, puesto que implica una insurrección contra el orden constitucional y una incitación al descontento y resistencia contra la autoridad legalmente constituida. Es un acto subversivo perseguible y castigable como un delito político.

Los jóvenes prisioneros por este delito pueden ser considerados presos de conciencia o presos políticos por la naturaleza de las acusaciones que el grupo que dirige la UNAH ha lanzado contra un movimiento estudiantil universitario que reclama diálogo para la reforma de las normas académicas, exigiendo la participación democrática, equitativa y justa de la representación estudiantil en todas las esferas de la estructura universitaria administrativa.
Solamente los regímenes fascistas proceden con tal violencia jurídica contra aquellos sectores que en la sociedad reclaman justicia social y equidad humanista.

La negación a un diálogo abierto con los estudiantes, sin represión policial, violando la autonomía universitaria a instancias propias de quienes tienen el deber moral de defenderla, constituye un acto dictatorial sin precedentes en la historia de la UNAH.

La razón, la ciencia, la cultura, el conocimiento son fundamento primario de convivencia en la más alta casa de estudios de cualquier país, y no se justifica nunca la respuesta a las peticiones estudiantiles, mediante la persecución policial, el encarcelamiento, y la puesta de esposas y grilletes a estudiantes jóvenes que luchan por su derecho a una universidad pública, popular y científica.

La UNIÓN DE ESCRITORES Y ARTISTAS DE HONDURAS (UEAH) llama a los cuadros intelectuales que rodean y asesoran a  la dirección del alma máter de Honduras, a la razón dialéctica que corresponde para dialogar, sin restricciones de ninguna naturaleza, ni con los presos políticos, ni con  requerimientos fiscales ya ejecutados, para que la normas académicas institucionales sean consensuadas participativamente con todas las representaciones estudiantiles de todas las facultades correspondientes.

Si no sucediere lo contrario sobre su responsabilidad recaerá una crisis de mayor envergadura que puede envolver al país entero en esa justa y racional solicitud estudiantil de diálogo democrático. 
La Universidad Nacional Autónoma pertenece al pueblo y el pueblo reclama diálogo racional y participativo de las autoridades jerárquicas con sus hijos, orgullosamente estudiantes críticos y  beligerantes.

UNIÓN DE ESCRITORES Y ARTISTAS  DE HONDURAS (UEAH)
Tegucigalpa, 5 de julio de 2016.

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *