Jueza aplica medidas extremas a estudiantes de la UNAH

Por: Carlos Zelaya Herrera

La audiencia de Declaración de imputado realizada el sábado 02 de julio de 2016 al filo de las dos de la tarde culminó con la aplicación de medidas injustas y la evidente arbitrariedad de una funcionaria de “manga chuca”.

A los y las estudiantes la jueza Karla Vásquez,  les impuso las medidas de firmar cada viernes el libro del juzgado; no salir del país y no acercarse a las manifestaciones en la UNAH .

Al redactar el acta la jueza incluyó la medida de no comunicarse con los demás estudiantes de la universidad, lo que constituye abuso de autoridad.

Ante el reclamo de los abogados defensores, Vásquez aseveró tener la potestad de hacerlo; cuando se le cuestionó su desapego a derecho amenazó con dejar detenidos a los estudiantes por lo que ante esa situación los y las estudiantes se vieron forzados a firmar.

Los defensores interpondrán un recurso de reposición y una denuncia contra la jueza por abuso de autoridad.

El sábado anterior la Dirección Policial de Investigación y la Unidad de Inteligencia de la Policía Nacional detuvieron al estudiante Alirio José Argueta Cruz, debido a una orden de captura del Juzgado de Letras Penal de La Ceiba.

Al estudiante del CURLA, que fue aprehendido en la colonia Gracias a Dios, de La Ceiba, se le acusa del delito de usurpación del derecho real en perjuicio del Estado de Honduras.

En medio de estos acontecimientos estudiantes que conforman el Consejo Universitario en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras pusieron a disposición sus cargos por medio de un pronunciamiento.

Lejos de resolver la problemática universitaria la actitud soberbia y autoritaria de Julieta Gonzalina Castellanos, aupada por un poder judicial cooptado por el poder ejecutivo que dirige Juan Hernández Alvarado, ahondó heridas y puso barreras que lo separan aún más del estudiantado, padres de familia, importantes sectores sociales y una buena parte de la comunidad nacional.

Quienes criminalizan la lucha de los estudiantes de la Alma Mater están del lado equivocado; el sentido de esta lucha, el sacrificio de todos y todas y el tiempo, nos darán la razón.

En tanto esto sucede nos preguntamos, cuándo la policía capturará a los autores intelectuales del crimen de Bertha Cáceres; de la quiebra del Seguro Social, de la desaparición forzada de Donatilo Fuentes, del asesinato del profesor Motiño, de Margarita Fuentes, de Emo Saddlo, de tantas víctimas cuya tragedia permanece en la más vil y repudiable impunidad.

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *