La actualidad de la situación política nacional

 

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Se utiliza la frase, abrir la caja de Pandora, al evocar actos vitales que traen males o incertidumbre, cuando Prometeo robó el secreto del fuego de los dioses y lo entregó a la humanidad, dice la mitología griega.

Una metáfora que puede aplicarse a la realidad nacional tras los efectos del golpe de estado en todos escenarios de la sociedad hondureña, llámese seguridad, economía o política. 

A una semana de que se cumpla el séptimo año del acto más traumático de la vida contemporánea de Honduras, la situación política actual refleja las complejas situaciones que modulan las actuaciones del aparato estatal y sus secuelas en las entidades políticas del país.

Los sectores sociales alineados en lo que hoy llamamos oposición política, desde el primer momento catalogaron lo acontecido de golpe de Estado;  en tanto los segmentos favorables al estatus quo lo cifraron de cambio institucional o gobierno interino.

Sin embargo, esos avatares aún remecen la base jurídica del país y modifican el rostro de la sociedad que es por lo que hoy vemos como en la palestra nacional destacan la resolución de la Sala Constitucional que deroga ciertos artículos de la Carta Magna, después ratificados, dejando en firme el debate público y la reelección presidencial.

MEL Y JOH

Hoy el Partido Nacional y Libertad y Refundación abogan por la reelección presidencial, mientras el Partido Anticorrupción postula a Salvador Nasralla como aspirante presidencial único de la oposición y desdeña que azules y libres reivindiquen las aspiraciones de quienes ya ostentaron la presidencia del país.

Los nacionalistas insisten en ser el partido más numeroso y mejor organizado y que ganarán las próximas elecciones, lo que está por verse por sonados casos de corrupción, duras políticas económicas y una seguridad, con masacres y miles de muertos, a más de dos años de mandato hace aguas  hoy.

Libre sufre la pérdida de 10 de sus diputados, se desgasta en los afanes reeleccionistas del ex presidente Manuel Zelaya, que a la vez amenaza con boicotear las elecciones en el caso de que no se den importantes reformas político-electorales antes de las primarias del año próximo.

El Partido Liberal, que una parte rechaza la reelección presidencial, clama el regreso de su ex militancia, carece de liderazgo y rostros referenciales, como secuela de alinearse al nacionalismo en el golpe de Estado de 2009 y que con más de una docena de precandidatos busca desesperado convocar a la unidad a su militancia insatisfecha con su bancada en el Congreso Nacional.

Salvador Nasralla

En el ámbito del PAC las cosas no son mejores, Nasralla con un Nasralla aún pasmado por la inusitada simpatía electoral de las pasadas elecciones, manejando la bancada a su antojo lo que ya genera el disenso de cuatro parlamentarios y la posibilidad de al menos dos movimientos internos que buscan disputar la candidatura presidencial y el control partidario.

 Mientras los partidos minoritarios, UD, DC y otros de reciente cuño, carecen de peso en la realidad del pueblo hondureño, siguen siendo invisibles pero sí determinantes al momento en que el oficialismo toma decisiones en el Poder Legislativo, Registro Nacional de las Personas y Tribunal Supremo Electoral.

Como telón de fondo el país cuenta con más de 900 mil desempleados; con 800 mil jóvenes que por primera vez ejercerán el sufragio y las mujeres, que constituyen más de la mitad de la población nacional, presionan desde casi todos los partidos políticos y organizaciones feministas de la sociedad civil.

Además de la reforma para el voto electrónico, 2da vuelta electoral, ciudadanización de mesas electorales, actualizar el padrón electoral y la nueva tarjeta de identidad, que emite un ente público perforada por la corrupción, al descubrirse que entregó dicho documento a ciudadanos de Medio Oriente, son parte de las enmiendas político electorales fondeadas en los astilleros del Congreso Nacional.

Mientras eso sucede, la presión de una sociedad indignada subió desde las calles para obligar al poder ejecutivo a llamar a la OEA para que la MACCIH llegara al país y aclarar, entre otros, el portentoso saqueo del Seguro Social de donde se financió parte de la campaña electoral del partido nacional, para poner orden al financiamiento político por la presencia del dinero de la corrupción y del narcotráfico en la vida partidaria nacional.

Esa es la caja de pandora que abrió el golpe de estado y que moldea el destino de la Honduras que conocemos hoy.

Un comentario en “La actualidad de la situación política nacional

  • el septiembre 4, 2019 a las 8:56 am
    Permalink

    I have noticed you don’t monetize criterio.hn, don’t waste your traffic, you can earn extra bucks every month with new monetization method.
    This is the best adsense alternative for any type of website (they
    approve all websites), for more details simply search in gooogle:
    murgrabia’s tools

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.