70 comunicadores asesinados en Honduras

Por: Félix Ovidio Cubías

Pasarán muchos años y sabemos que cada 25 de mayo se realizará la celebración del Día del Periodista con jolgorio y chupa, con banquete y festín y con la mueca circense del GARRIK moderno, de rodillas y con las manos abiertas para recibir las monedas desvaluadas por el pago de un servicio infame y que ésta profesión, llena de moral y ética, de nobleza y humanismo, que fue concebida para ser puente de luz, conocimiento, vida, verdad y libertad no merece. Nuestra reverencia para los 70 comunicadores en éste día. 

Los ataúdes con los rostros de los periodistas asesinados fueron colocados en la entrada del Ministerio Público.
Los ataúdes con los rostros de los periodistas asesinados fueron colocados en la entrada del Ministerio Público en una reciente  protesta  de los periodistas hondureños

En un informe del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos en Honduras nos hace saber qué, desde el 2001 al 2016 más de 70 personas vinculadas a los medios de comunicación social han sido asesinadas, con el agravante que el 95% de los casos ha quedado en la impunidad o sea, que puede esperarse en un país donde se impone la inmunidad y la impunidad, y no hay castigo para los criminales culpables y los culpables resultan ser las víctimas, como decía el poeta, “cuando el puñal es de oro el juez besa el puñal” 

Irónicamente éste  25 de mayo se “celebra” el Día del Periodista en Honduras, miles de lempiras desvaluados en abundantes y jugosos  premios, serán distribuidos en los amplios salones del Banco Centro Americano, en la Casa Presidencial, en el Congreso Nacional y en la Alcaldía Municipal donde el Jefe de la Comuna Capitalina, no desperdiciará la ocasión para levantar su perfil caído como funcionario público y desde luego, allí estará presente la herencia culinaria catracha de carne asada yuca con chicharrón y los tradiciones ticucos y el litro de la bebida nacional el guaro yuscarán y es lo que se ha ido heredando como parte de nuestra cultura en su más baja y deplorable interpretación.

Por otro lado Periodistas y Defensores de la Libertad de Expresión en todo el mundo celebraron el Día Mundial de la libertad de expresión y se decidió que el día 3 de mayo fuera la fecha apropiada y ése fue un acuerdo de la Asamblea General de las Naciones Unidas en el Año 1993.  

A nuestro juicio, sí existen periodistas honestos defensores de la libertad de expresión, muy pocos por cierto, porque la realidad sé que, los dueños de los medios de comunicación son los que imponen lo que conviene que debe escribirse, al fin y al cabo al periodista que se considera bien remunerado no le importa, sobre todo si carece de conciencia social.   

Y es a ése grupo de periodistas, privilegiados por tener empleo, porque en Honduras es un privilegio trabajar, los que se hacen llamar el “CUARTO PODER”, que son en definitiva, los comunicadores tarifados, millonarios en algunos casos, pero coludidos con la corrupción, la inmoralidad, sin ética y para colmo, sin ninguna valoración como egresados de una Escuela de Periodismo que hace grandes esfuerzos por formar profesionales honestos y capaces que estén identificados con los intereses populares.

Al preguntarnos sí en Honduras han habido periodistas honestos y capaces, podríamos asegurar que sí, pocos, pero son los que han escrito la verdadera historia, para referencia algunos nombres: Ventura Ramos, Manuel Gamero, Dionisio Ramos, Alejandro Valladares, y Patricia Murillo.

Ese grupo Elite del CUATRO PODER es el que celebra el día del periodista en Honduras, pero nosotros no vamos a celebrar el Día del Periodista, vamos a recordar a los 70 Comunicadores sociales que han sido asesinados por los escuadrones de  la muerte, por los sicarios al servicios de las 235 familias de multimillonarios que compran y venden conciencias, y que constituyen el verdadero poder real en un país remesero como Honduras.

Vamos a recordar con respeto y admiración a los periodista asesinados, por defender causas justas, por denunciar al político corrupto, al narco traficante, a los ladrones del Seguro Social, a los que roban las tierras a los campesinos del Bajo Aguán, a los que han quemado las champas de los garífunas que han vivido a la orilla de mar, para construir grandes hoteles y centros de diversión para los turistas.

Esos periodistas que escribieron a favor del pueblo, fueron asesinados, y aún en  la actualidad hay quienes están en la mira para ser asesinados, allí circulan los sicarios en motocicletas sin placas, y los carros con vidrios oscuros que están estacionados en los predios de la misma policía nacional. 

Pasarán muchos años y sabemos que cada 25 de mayo se realizará la celebración del Día del Periodista con jolgorio y chupanga, con banquete y festín y con la mueca circense del GARRIK moderno, de rodillas y con las manos abiertas para recibir las monedas desvaluadas por el pago de un servicio infame y que ésta profesión, llena de moral y ética, de nobleza y humanismo, que fue concebida para ser puente de luz, conocimiento, vida, verdad y libertad no merece. Nuestra reverencia para los 70 comunicadores en éste día.

 

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *