Atentan contra el periodista hondureño Félix Antonio Molina

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa. Trasciende de última hora que el periodista,  Félix Antonio Molina, director del espacio comunicacional Alter Eco,  fue baleado cuando se transportaba en una unidad de taxi.

Félix Molina, director técnico de la AMCH
Félix Molina, director técnico de la AMCH

De acuerdo a datos proporcionados por el taxista que lo transportaba fue atacado a balazos cuando transitaban por el bulevar Juan Pablo Segundo de la ciudad capital.

El conductor del taxi de quien no se tiene ningún dato, llamó al periodista David Romero Ellner, director de Radio y Globo TV para informarle del atentado y que lo había trasladado al Hospital escuela para ser atendido.

Félix Molina es un combativo periodista asesor técnico de la Asociación de Medios Comunitarios de Honduras (AMCH) y un fuerte defensor de los derechos humanos y de la libre expresión.

Este día el periodista Molina público en su página de Facebook una nota donde señala con nombre y apellidos a los  ejecutivos de la empresa Desarrollos Energéticos SA (DESA) que supuestamente están vinculados con el asesinato de la lideresa indígena Berta Cáceres.

El presidente Manuel Zelaya Rosales,  informó que el periodista Molina recibió dos impactos de bala en uno de sus muslos,  pero que ya está fuera de peligro.

En su cuenta de Facebook, Félix Molina,  había publicado este día que en horas del mediodía fue victima de un intento de asalto, lo que hace pensar que le andaban dando seguimiento desde temprano y no para robarle sino para asesinarlo.

He aquí lo publicado por el periodista Molina en su página de Facebook

INTENTO DE ASALTO
12:40 pm Un hombre y una mujer, jóvenes, armados, no tienen feriado en el semáforo del Clarión. No hay policías ni militares. El taxista espera turno en el semáforo, es unl día caliente y uno se siente algo pesado.

Dos malabaristas golpean machetes falsos enfrente de todos y distraen y atraen. La joven rubia se desliza sigilosa con el arma en la mano pegada al taxi, mientras el hombre tira de mi brazo derecho y me ordena entregarle el teléfono y, a la vez, ordena a la mujer !disparale! El conductor, que los sigue por el retrovisor, arranca, brusco, oportuno, y escapamos de los rapaces. !ufff, el país que habitamos!

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *