Felicitaciones a Criterio.hn

Mundo Orellana

Por: Edmundo Orellana Mercado

 

La    tecnología    moderna    permite    que    la    información    fluya    masivamente, alcanzando,  como  nunca  antes,  a  una  enorme  cantidad  de  personas.

El  formato electrónico  es  el  medio  que  más  información  puede  administrar  y  sus  alcances solo están limitados por la capacidad de la red en la que operan.

Aproximadamente  el  90%  de  la  prensa  hondureña  es  tarifada, denunció  un periodista español. Cierto o no, el hecho es que la población toma como cierta esa aseveración,  lo  que  indica  que  existe  la  convicción  de  que  la  información  que ofrecen los medios de comunicación, no es confiable, cuestión que se agrava por la  dependencia  de  la  publicidad,  de  la  que  no  pueden  prescindir  los  medios modernos para su subsistencia. Pero ésta no fluye tan generosamente, salvo que se trate del gobierno.

first year

La  publicidad  gubernamental,  sin  embargo,  tiene  el  problema de  contaminar, porque impone condicionamientos al medio de comunicación.

No están expuestos expresamente  entre  las  estipulaciones  contractuales,  pero sí  implícitos,  y  su finalidad  es  imponer  al  medio  la  obligación  de  matizar,  banalizar  o  cuestionar  la información, según convenga al gobierno.

En  un  ambiente  enrarecido  por  la  influencia  del  gobierno,  el  surgimiento  de CRITERIO,  que  se  suma  al  de  otros  medios  independientes,  muy  escasos,  por cierto, es como la bocanada de aire puro y fresco que experimenta el citadino que se adentra por primera vez en nuestros bosques, o lo que está quedando de ellos.

CRITERIO   es   manifestación   de   nuestra   era   digital,   con   una   presentación agradable  a  la  vista,  pero  también atractiva  al  interesado  en  conocer  la  realidad del  país  y  del  mundo.  Con  el  agregado  de  que  informa  sin  condicionamientos gubernamentales, posicionándose como una opción confiable en el mercado de la comunicación,  justamente,  porque  se  ha  mantenido  distante  de  esas  apetencias que despierta la publicidad gubernamental.

Llegaron al primer año y, seguramente, vendrán muchos años más, y esperamos que  con  la  misma  independencia  de  este  primer  año.  Felicidades  a  don  Jorge Burgos y a su distinguida esposa, Emy Padilla, ambos periodistas que creen en la prensa libre y practican la libertad de expresión y de pensamiento diariamente.

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *