Toma el control de tu vida y prográmate para el éxito

En pleno siglo XXI, resulta difícil la tarea de no sucumbir ante los impulsos, por ende es más difícil relacionarse, adaptarse y convivir sanamente en nuestro entorno social, incluso con nosotros mismos. Es ahí donde surge la necesidad de hacer un cambio o en otras palabras “programarnos” para lograr así un nuevo esquema mental que nos ayudará a reorganizar nuestra vida.

exito

Durante años la psicología ha planteado que la conducta está mediada por las influencias de la familia, la herencia genética y al mismo tiempo los condicionamientos impuestos por la sociedad llegando al punto que se pierde la noción de quien somos en realidad; “Perdemos autenticidad si dejamos que el grupo o la cultura definan quiénes somos” (Feist 2013). Es gracias al uso de la Programación Neurolingüística (una serie de estrategias diseñadas para instruirnos como obtener un control consciente de las emociones y así guiar en el proceso de comprender la influencia que estas tienen en el desempeño y conducta) que se logra moldear el mapa mental para llevar acabo ejercicios con el objetivo de adquirir la habilidad de transformar un pensamiento negativo en uno positivo y utilizar esta energía de una manera productiva, lo que lleva a ser una persona de éxito.

La mente subconsciente puede ser reprogramada; se tiene la capacidad de crear el individuo que se desea ser y asi cambiar todo tipo de condicionamientos  impuesto. El ser humano  puede convertirse en la persona que se aspira en un futuro; todo esto comenzando desde el presente, mediante un riguroso proceso que llevará a analizar, aceptar, desechar y afirmar las experiencias y convertirlas en una energía que impulsará de ahora en adelante. La idea principal de la Programación Neurolingüística (PNL) es darle al ser humano la consciencia de sus impulsos y darle el control de estos para actuar entorno a sus propias decisiones; “el lado subjetivo de la vida implica acción, un deseo de crear aquello que todavía no es real” (Feist 2013).

El ser humano está lleno de emociones que resaltan de diferentes maneras y en ocasiones se comporta de una manera impulsiva  actuando sin pensar en las consecuencias de tal accion, hasta el punto de llegar a arrepentirse de lo que hace. Utilizando los principios de la Programación Neurolingüística (PNL) el individuo sera capaz de expresar sus emociones y controlar estos impulsos de una manera que la comunicación con los demás sea más eficiente y comprensible. Mediante un esfuerzo se ejecutan los ejercicios que  brinda esta poderosa herramienta para lograr el objetivo deseado; “llegar a ser humano no es un hecho, sino una tarea” (Feist 2013).

La Programación Neurolingüística es práctica, quiere decir que es un conjunto de modelos, técnicas y ejercicios desarrollados para pensar y actuar de una forma eficiente en el medio que nos rodea. El propósito de la Programacion Neurolinguistica (PNL) es darle un sentido a la existencia y así lograr incrementar las opciones día con día para mejorar la calidad de vida; mediante el empleo de nuevos patrones de comportamiento se podran efectuar muchos cambios profundos y duraderos en si mismo. Se debe motivar para emprender este arduo camino de la programación de la conducta; se debe ser perseverante “lanzarnos a la vida con pasión y por encima de todo con un sentido de compromiso con lo que queremos hacer” (Feist 2013) y jamás rendirse a pesar de los obstáculos que se encuentren. 

Un claro ejemplo de Programacion Neurolinguistica (PNL) es cuando un individuo crea en su mente un pensamiento negativo y recurre constantemente a ese pensamiento, repitiéndose a sí mismo la mala experiencia que tendrá en cada situación que se le presente. Podríamos decir que su completa atención se centra en los eventos y lo mal que estos van a terminar sin darse cuenta que el resultado de estos depende de cómo actúe y los medios que utilice. Por otro lado tenemos al practicante de PNL una persona que se está convirtiendo en un ser más consciente de sí mismo; con el conocimiento que el controla sus acciones, el individuo comenzará a, no suprimir, sino transformar sus pensamientos negativos en positivos así logrando superar cada obstáculo que se le presente, obteniendo cada vez más experiencia y autocontrol. Esta simple estrategia puede crear grandes cambios en lo que cree de si mismo y en lo que se hace, en la manera relacionarse con los demás y a ser más conscientes del mensaje que se transmite y recibe.

A lo largo de la historia de la humanidad se  ha dicho que existe un destino, un azar, o un camino que al parecer se tiene trazado y se debe seguir sin importar lo que el ser con tanta pasión anhele, es aquí en pleno siglo XXI que este esquema es cuestionado y se encuentra una herramienta que brindará la habilidad de tener el control de ese “destino” y lo que se desea lograr para autorealizarse.

Es importante tomar consciencia del gran control que ejerce el pensamiento en las situaciones que una persona experimenta diariamente y lo importante que es el mantener la atención enfocada en las cosas positivas, siendo cuidadoso al mismo tiempo de los pensamientos secundarios que se tienen ya que estos también tienen influencia en los actos y recordar que: “el enfoque de nuestra atención determina nuestra realidad”. También que: “Tenemos la habilidad para ganar un control consciente sobre lo que prestamos atención” y por ende: “La habilidad de ganar un control consciente sobre nuestra realidad” (Vin DiCarlo 2008).El ser humano es el único responsables de las decisiones que toma ya sean buenas o malas, es el unico capaz de volver realidad  una idea; es aquí donde se debe retomar el control de la vida y reprogramarse para el éxito.

Clase: Teorías de la Personalidad II

Alumnos:

  1. Oscar Medina
  2. Alejandra Cárcamo
  3. Cindy Marcía
  4. Ebelin Ordoñez
  5. Gimena Varela
  6. Jenny Del Cid
  7. María José Letelier
  8. Mary Castillo
  9. Marcela Pineda.
  10. Maylin Calix
  11. Nadia Almendares

 

 

 

 

 

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *