En Honduras si existen escuadrones de exterminio

Por: Jaime Flores

Ahora lo cumple: “Haré lo que tenga que hacer”. Lema de la campaña electoral.

Hay que gritarlo a los cuatros vientos, con miedo o sin miedo, pero hay que gritarlo: en Honduras sí existen escuadrones de exterminio dentro de las fuerzas de seguridad, concebidos dentro de la actual estrategia de seguridad militarista para asesinar a niñas, niños y jóvenes que se encuentran en riesgo social, líderes sociales y políticos, y como corolario de la misma, sembrar el terror y el miedo entre la población.

MASACRE1

El guion es idéntico al utilizado en la década de los 80s, lo han copiado al carbón, por ende, los actores también son los mismos, las fuerzas de seguridad del Estado, léase: Policía Nacional y Ejército Nacional.

Los matan a mansalva, peor que animales a cualquier hora del día, en presencia de cualquier cantidad de gente y con total impunidad. Y asesinan a aquellas y aquellos que por su condición social de vulnerabilidad y pobreza están estigmatizados, doble o triple desgracia: porque son pobres y son mareros, no tienen derecho a la vida y por eso hay que asesinarlos. Este Júpiter tonante devora a sus propios hijos.

Son niñas, niños y jóvenes de barrios marginados, en donde no hay agua, no hay parques para que jueguen ni centros escolares, pero sobre todo en donde no hay esperanza, porque se las han robado los Callejas, los Hernández, los Maduro y los Álvarez; en otras palabras, los delincuentes de cuello blanco que históricamente nos han gobernado.

Aunque lo niegue, el director de la Policía Nacional, aunque lo niegue el presidente de la República y aunque lo niegue el jefe de las Fuerzas Armadas, en Honduras sí existen escuadrones de la muerte o de exterminio y por ende ellos son los responsables del asesinato de niños, niñas y jóvenes, y tendrán que dar cuentas por esos crímenes, ya sea por acción u omisión y más por lo primero, que por lo segundo.

Así,  e igual que en los 80s, lo negaban Roberto Suazo Córdova y Gustavo Àlvarez Martínez, no es de extrañar que ahora se rasguen las vestiduras para desmentirlo, pero conocemos el guion, lo único que ha cambiado es la fotocopiadora en donde lo reproducen.

¿Quiénes torturaron y asesinaron a tiros a Soad Nicole Ham (13), Elvin Antonio López Aguilar (19), Darwin José Martínez (21) y Diana Yareloi Montoya (21), después de una protesta estudiantil? A casi un año, estos asesinatos siguen en la impunidad. ¿Será que los responsables están en las filas del Ejército o de la Policía Nacional?

¿Quiénes son los responsables de las masacres del Hato de en Medio y de otras masacres? ¿Son las hermanitas descalzadas o los escuadrones de la muerte los responsables de estos asesinatos?

A Juan Orlando Hernández y a la alta cúpula policial y militar no les importa la ciudadanía, no les importa el pueblo hondureño, lo miran con desprecio; no es el sujeto a proteger, al contrario, es el enemigo a eliminar y para ello conformaron los escuadrones de la muerte, para que estos actúen en aquellas colonias en donde se respira pobreza y miseria y en donde el excremento corre a flor de tierra.

Y mientras no capturen a los responsables de estos asesinatos y los pongan a la orden de los Tribunales de Justicia respaldados por la prueba científica, lo seguiremos gritando y afirmando, – de lo contrario nos convertimos en cómplices -, que en Honduras sí hay escuadrones de la muerte que operan desde la Policía y el Ejército Nacional.(Tomado de kaosenlared)

 

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *