El pacto histórico entre nacionalistas y liberales sigue incólume: CESPAD

Por Redacción CRITERIO

redacción@criterio.hn

Tegucigalpa.- Una alerta lanzada por el Centro de Estudio para la Democracia (CESPAD), analiza el papel del bipartidismo en la elección de la nueva Corte Suprema de Justicia, encontrando que el pacto entre Liberales y Nacionalistas sigue firme en su afán de no perder el poder ante la oposición que cada día arrecia en su lucha.

El pacto entre el Partido de Unidad Liberal Nacionalista (PAULINA) sigue firme.
El pacto entre el Partido de Unidad Liberal Nacionalista (PAULINA) sigue firme.

CESPAD destaca que por fin,  tras 17 días de debates, pleitos y de evidencias claras, como nunca en la historia de Honduras, de un proceso lleno de intereses particulares y partidistas y denuncias de corrupción, el país cuenta con una nueva Corte Suprema de Justicia para el periodo 2016-2022.

En la segunda votación, realizada el 28 de enero, fueron electos 8 de los 15 magistrados: tres del Partido Nacional y cinco del Partido Liberal. Mientras que, luego de 6 sesiones, el 11 y 12 de febrero, se seleccionó los 7 restantes magistrados: cinco nacionalistas y dos liberales. Así, la Corte Suprema quedó integrada por 8 magistrados representantes del partido Nacional y 7 del partido Liberal.

En su alerta CESPAD enfatiza que la Corte quedó integrada por las mismas personas que compusieron la planilla que fue denunciada en el inicio del proceso, como imposición por parte de los grupos de poder externos al Congreso Nacional. Sin embargo, resulta importante destacar que en este escenario no solo convergieron las componendas entre el bipartidismo tradicional, si no que una suerte de situaciones de fondo, evidenciando que:

  1. La dificultad en la elección de la nueva Corte se debió a que la conducción del Congreso Nacional sigue negándose a construir consensos políticos multipartidarios para la gobernabilidad democrática y excluye, de manera sistemática, a los partidos de oposición real.
  2. El Poder Legislativo prefirió, una vez más, actuar bajo el viejo esquema de alianza bipartidista (Nacional y Liberal), con el apoyo de partidos como el de Unificación Democrática y Democracia Cristiana.
  3. El partido Nacional ha logrado cooptar diputaciones del Partido Libertad y Refundación y del Partido Anticorrupción, a tal grado que, en el caso del primer partido, se ha conformado la llamada Bancada Independiente con diputados y diputadas que salieron electas por una ciudadanía que demanda cambios en la conducción del Estado.
  4. Que en medio del proceso de selección de la nueva corte, hubo denuncias de corrupción contra diputados que ameritan ser investigadas. Desde el CESPAD consideramos que, si bien Honduras cuenta con una nueva Corte Suprema de Justicia, es necesario alertar que:
  5. a) El sistema de justicia del país seguirá funcionando sobre la base de la manipulación del bipartidismo tradicional, lo que a su vez brinda muy pocas posibilidades de que la sociedad hondureña cuente con una nueva Corte Suprema de Justicia, realmente autónoma e independiente.
  6. b) La situación anterior reducirá aún más las posibilidades de la efectividad en el accionar de la MACCIH, una iniciativa con amplio mandato pero con poca profundidad en su accionar, en los esfuerzos por reducir la impunidad y la corrupción en Honduras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.