¿Y los “paraperiodístas” existen también en Honduras?

Por: Patricia Murillo Gutiérrez

ANGELES DIEZ  maestra de Periodismo Española. Nos dice: La información ya no existe, ha sido sustituida por la propaganda. Tampoco quedan ya periodistas, han sido depredados por los “paraperiodistas”. Sobran los ejemplos,  pero no los análisis que nos ayuden a entender cómo operan y cuáles son los objetivos de unas prácticas que han degradado el ecosistema mediático hasta hacerlo desaparecer.

Si paramilitar dícese de aquella persona afiliada a una organización civil dotada de estructura o disciplina militar, podemos decir de los “paraperiodistas” que son aquellos periodistas afiliados a medios masivos que siguen una disciplina militar arrojando bombas informativas sobre los objetivos definidos por sus empresas. La televisión es el medio donde con mayor frecuencia opera este gran depredador, tal vez porque, como muestra la Encuesta General de Medios (2015), la televisión cuenta con el 88,3% de la audiencia, en España, superando a gran distancia al resto.

cedoh4

Es en la televisión donde el “paraperiodista” se muestra más eficaz y mortífero pues las características de la televisión la convierten en un medio ideal para atacar las emociones, manejar los estereotipos, reforzar los prejuicios y opiniones preestablecidas, y bloquear la reflexión.

La “noticia”, o mejor dicho, la consigna que ha de fijarse se replicarán en distintos medios, para crear una “corriente”, es decir, una campaña. En un principio como se trata de conglomerados mediáticos (conjunto de empresas de medios) serán las filiales de Antena 3 como Onda Cero, Antena 3 internacional, la Sexta, y después otros  medios a quienes les interesa sumarse a la ola por razones ideológicas pero en general porque comparten los mismos intereses, en este caso atacar a Venezuela y orientar convenientemente los pactos políticos de la nueva legislatura opositora venezolana.

La propaganda de guerra siempre actúa sobre terreno previamente bombardeado.

En este caso,  ya hay una matriz de opinión conformada por todos los medios comentaristas españoles para acabar con el proceso de transformación revolucionaria emprendida por el presidente Hugo Chávez, sencillamente por su mal ejemplo; es verdaderamente irritante para la oligarquía española y para su sistema explotador,  que allende el océano haya un país en donde un  gobierno entrega un millón de casas a familias pobres, mientras que en España los bancos han desahuciado a 700.000 familias desde que empezó la crisis inmobiliaria y económica. ¡Ese sistema socialista  hay que destruirlo!  La matriz se ha construido sobre dos coordenadas:

El “paraperiodista”, como el paramilitar, actúa en defensa de quien le paga y sus valores son los de la empresa. En aquello que es política de Estado (empresa) no hay diferencias ideológicas que valgan, los medios no compiten entre sí, se ponen de acuerdo.

Como vemos, las Corporaciones mediáticas tienen una ideología común que es quien determina su intervención en la política nacional e internacional: el negocio. Cuando el capital está en juego las empresas no compiten entre sí, pactan. Sus intereses se defienden incidiendo en la opinión pública que es quien, en los sistemas representativos, inclina la balanza a favor de un gobierno u otro que defenderá mejor o peor los beneficios económicos de sus aliados.

En el caso de Atresmedia Corporación las empresas y personas (empresarios y para periodistas) que han marcado sus líneas editoriales en distintos momentos históricos han tenido de una u otra forma intereses, es decir, negocios en América Latina y por consiguiente un gobierno como el venezolano dispuesto a gobernar siguiendo criterios distintos al máximo beneficio para las élites, necesariamente se ha convertido en un enemigo a batir.

La propiedad de los medios, sus vínculos con los bancos, con las instituciones y otras formas de capital nos ayuda a comprender los objetivos en los que se insertan las noticias que se construyen. La forma en que los medios operan y las armas que emplean nos permiten entender el cómo nos influyen.

CEDOH

HASTA  aquí el trabajo sobre los Para periodistas en España  de la colega Diez y lo traigo a colación, al tenor de la petición que hizo este Primero de febrero el comunicador  y Político nacional, Salvador Nasralla, a los periodistas hondureños especialmente a los que hacen encuestas en sus programas de Televisión, donde les dice que dejen de “lamer los pies a los del Gobierno, que les paga para engañar“.

Y en estos momentos en que el pueblo hondureño está escribiendo con tinta sangre nuevos y heroicos capítulos de la vida nacional, observamos el triste papel que efectúan por diversas  razones periodistas, sin duda alineados u orquestados con  los propietarios de los Medios, al  ir de frente contra la verdad integral y buscar mantener desmemoriado, alienado y confundido al pueblo hondureño.

Es interesante leer el libro   de la colega tema Mejía “Noticias Inéditas de una sala de redacción” Editorial Guaymuras 2002, en la que ella relata en primera persona la el crudo hostigamiento que recibió en tanto fue la Jefa de Redacción de diario El Heraldo, de parte nada menos del entonces presidente de la república, el liberal Carlos Flores Facussé y también propietario de diario La Tribuna.

cedoh3

Allí Thelma desenmascara sin tapujos, la doble moral de los que se llaman a sí mismos promotores de la democracia y la Libre  Expresión. Y al final Flores Facussé se sale con la suya y logra torcerle el brazo al dueño de El Heraldo, el empresario sampedrano Jorge Canahuati Larach que finalmente despide sin pena ni gloria a quien bien había servido a sus lectores y a la formación de una opinión publica más plural.

cedoh5
Y vea como esta de agudo este fenómeno de la tergiversación de la Ética en el Periodismo hondureño, que obligo a los directivos del Colegio de Periodistas de Honduras, CPH, que presidia  el 2007, Elán Reyes Pineda, a lanzar una campaña que llamaron “Gran Pacto de Moralización de la Comunicación en Honduras”, todavía guardo la tarjeta, que parece quedo en eso, papel mojado.

Como si los comunicadores y no digamos los propietarios de Medios no deberíamos tener los valores reales que  promuevan una real prensa libre y aportar así a la construcción de una democracia legitima no la de la Oligarquía y sus peones, a un auténtico estado de Derecho y no a fuerza de marketing  moralizador.

Y a propósito , por qué será que hoy el CPH es decir su junta Directiva se opone a cumplir los mandatos del Instituto de Acceso a la Información Pública, IAIP, que les ordenó abrir sus libros contables al colega Gustavo Palencia,  que al igual que  varios agremiados estamos contra la opacidad en el Instituto de Previsión del Periodista, IPP. ¿Sera que necesita  una Cicih o una Maccih?

Bueno lectores de Criterio, por ahora aquí les dejo. En tanto que desde el Golpe de Estado ha sido notorio como se elevaron casi de la nada, las rentas de algunos periodistas  y Medios. Y ahora que estamos en el casi espectáculo circense que nos tiene sometido Mauricio Oliva y su comparsa  nación lista para la elección de la nueva Corte Suprema de Justicia, captamos  la percepción ciudadana de que hay mucho,  tilín tilín, en  la política y la comunicación.

Cedoh 2
Y si usted tiene anestesiada su conciencia y es político y periodista,  ¡ BINGO¡ pues le irá muy bien en esta compraventa de voluntades. Que les aproveche, ya tendrá material la Maccih o la CIcih, no importa como usted la quiera amigo, ya habrá momentos para el crujir de dientes de  los aprendices de  para periodistas en el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.