El sistema y la elección de la nueva Corte Suprema de Justicia

Jari Dixon

Por: Jari Dixon Herrera

Durante el proceso de selección de la nueva Corte Suprema de Justicia, mucha gente ha felicitado a la bancada del partido Libertad y Refundación, que junto a otras bancadas de oposición han impedido una elección desde todo punto de vista arreglada o negociada por los dos partidos tradicionales; pero también hay muchos que acusan al partido de ser extremadamente radical y que están en contra de todo, sin importarles “la democracia, “La justicia” “La gobernanza” y muchas cosas más.

Lo cierto es, que la mayoría de los que conformamos este novel,  pero gran partido Libre, hemos ido comprendiendo con el tiempo y a través de muchas luchas, que el problema no radica en una o un grupo de personas que no cumplen con los que les ordena la constitución y las demás leyes, sino que es estructural o de sistema propiamente dicho, y que mal haríamos en seguir la lógica de este, en la solución de problemas sociales; si esto que plantea el sistema fuera cierto, Honduras fuera uno de los países más desarrollados de la región, pero no lo es, es de los más pobres.

Pero es necesario definir este sistema, sino muchos nuestros lectores jamás entenderán el por qué esas actitudes de Libre, que parecen intransigentes y que los medios de comunicación parte del sistema, se encargan de remarcar a fin de que el oyente, lector o televidente llegue a creer que los de Libre solo lo hacemos con el ánimo de atacar al gobierno sin fundamento alguno.

¿Quiénes conforman este sistema?

Las personas o grupos de personas que conforman y dirigen este sistema, son parte de grupos económicos que en la mayoría de los casos no producen absolutamente nada, viven de contratos millonarios con el gobierno de turno, contratos por supuestos leoninos (solo les favorece a ellos y no al gobierno) o sea que no arriesgan ni un centavo de su patrimonio, en este grupo encontraremos dueños de medios de comunicación, constructoras, proveedores de material, bancos, empresas telefónicas , compañías eléctricas, concesionarias de aeropuertos etc, etc. Etc.

Estos grupos económicos que no producen nada, o sea que no exportan ni traen dólares al país, casi siempre sus ganancias son netas, tienen todo por ganar; para darles un ejemplo la concesión de aeropuertos, se concesionaron cuatro aeropuertos sin invertir un centavo y comenzaron a remodelarlos con las mismas ganancias del aeropuerto, negocio redondo ¿no?, o que decir de la concesión de la carretera del norte sin haber invertido nada, y solo poner la mano para cobrar un peaje, no les parece extraordinario negocio, bueno, de estos hay miles de ejemplos.
Hay que mencionar que esto no es exclusivo de Honduras, estos mafiosos disfrazados de empresarios, actúan a nivel mundial y por eso sus tentáculos intervienen a través de sus diplomáticos, en los asuntos internos de estos países.

¿Cómo lo hacen?

Fácil, controlando todo, hasta la mente de ingenuos ciudadanos que se creen los discursos mentirosos de políticos, periodistas, religioso, oenegeros, líderes sindicales, gremiales y otros corruptos más, reclutados por el sistema. – Hacemos la aclaración que no todos los miembros de estos sectores son corruptos.

Así por ejemplo, si se levanta un movimiento genuino en contra de la corrupción, toda esa maquinaria entrara en acción, hasta llegar al punto que el ciudadano que comenzaba a entender el objetivo de la lucha comience a odiar a los que se pronuncian, una vez terminado con el prestigio de sus líderes ya sea porque lo perdieron injustamente o porque sucumbieron a la corrupción, termina el riesgo de la caída de determinado sistema, todo está a salvo y la vida continua, los millones seguirán fluyendo sin mayor trabajo y sacrificio.

Pero no es suficiente controlar la mente de los ciudadanos, hay que controlar fuentes de poder, y es ahí donde entran el poder ejecutivo, el judicial y el legislativo, todos estos son controlados en su gran mayoría a través del financiamiento de campañas políticas de los candidatos, excepcionalmente candidatos honestos rechazan ofertas, pero la mayoría sin mayor problema aceptan lo recursos económicos y se condena a cumplir las directrices de estos grupos.

Por eso no es extraño ver como en el Congreso Nacional se aprueban contratos millonarios a favor de empresas muy reconocidas o empresas de maletín creadas por políticos que en la corruptela de la política ya forman parte de las estructuras de poder.

Control del sistema de administración de Justicia Claro! Esto es vital para la supervivencia y fortalecimiento del sistema, si esto se les va de las manos muchos de ellos estarían presos y devolviendo sus fortunas, por eso pasan muy pendientes en las elección de magistrados en la Corte suprema, del Fiscal General, del Tribunal Superior de cuentas, del Tribunal Supremo Electoral y otras instituciones más.

Aquí juegan un papel importantísimo los medios de comunicación, responsables de darle una imagen de legalidad a los procesos de selección, la mayoría de ellos halan de la transparencia del proceso y el cambio radical que ha venido experimentando a favor de la justicia hondureña; y para que no parezca sospechoso, le dan espacio a personas de la oposición para que explique su punto de vista, pero hasta ahí, después permanecerán hasta el final resaltando la transparencia de la selección.

Igual sucede con otros sectores que ya mencione anteriormente, se presentaran como preocupados para esta vez si se dé una mejor elección y que la corrupción acabe una vez por todas, pero ellos mismos saben que no será así, porque el proceso es idéntico al anterior, y una vez terminado el proceso aplaudirán y le darán la bienvenida a los nuevos funcionarios, pidiéndole a Dios que les ayude a su compromiso con la patria, para luego ir a cobrar sus respectivas indemnizaciones al gobierno central..- El espectáculo habrá terminado.

Lo cierto es que estos grupos económicos ya tendrán a sus magistrados, a sus fiscales generales o mejor dichos a todo el sistema de justicia bajo su absoluto control.
Aquí también hay que explicar que no todos los empresarios forman parte de esos grupos delictivos, hay personas que han dedicado toda su vida a producir y llevar bienestar al país, pero ellos no deciden nada de lo que pasa en el país.

Procesos de incidencia

Los procesos de incidencia en un sistema corrupto, muchas veces solo sirven para legitimar procesos ilegales de selección de funcionarios o de otras acciones dentro ese mismo sistema, en algunas ocasiones se participa de buena fe y en otras a sabiendas que solo son parte del montaje de un espectáculo.
Muchos de nosotros hemos pasado mucho tiempo en estos llevados y traídos procesos de incidencia, creyendo ingenuamente que podríamos influir en la elección de funcionarios de justicia o de otras instituciones, sin saber que todo eso ya estaba arreglado previamente y que solo éramos meros voluntarios inconscientes de un sistema que lo controla todo.

En algunas ocasiones luchamos por la destitución de un funcionario y aunque lo logremos, el sistema siempre se encarga de nombrar a uno igual o peor del que se quería fuera destituido.

La nueva Corte Suprema

Con el deseo de no extenderme en este artículo, quiero referirme a la elección de la nueva Corte Suprema de Justicia, para eso quiero hacerles una pregunta ¿Uds. creen que todo este proceso de selección de la junta nominadora sirvió de lago? Por Dios, no, todo se estructuró de forma tal que esa junta estuviera conformada con gente allegada al partido de gobierno y que la lista de 45 fueran abogados de la línea del bipartidismo, para poder negociar en el congreso, por eso no es extraño que no llegaran los profesionales mejor evaluados, por eso no es extraño que llegaran candidatos sin pasar pruebas de confianza, por eso no es extraño que llegaran candidatos que de una u otra forma están vinculados a grupos económicos.- Mucho de esto lo denuncio el Instituto de acceso a la información pública.

Ahora contéstenme, ¿Uds. creen que los 15 de la nómina, llegaron ahí por su capacidad? Nooo, llegaron por el nivel de compromiso asumido con estos grupos y con el gobierno central, cuyo titular ya se considera parte del grupo económico del país y necesita su corte para blindar su `proyecto reeleccionista y por ende su perpetuidad en el poder.

El hecho de que Libre se haya radicalizado en esta elección es precisamente por esto, no estamos de acuerdo en que se siga negociando la justicia en Honduras, no estamos de acuerdo que los partidos políticos se crean dueños de los magistrados, no estamos de acuerdo a que la justicia solo muerda a los descalzos, no estamos de acuerdo a que siga el actual sistema de cosas que solo ha traído sufrimiento al pueblo hondureño.

¿Que proponemos?

Esto para contestar a personas que solo pasan repitiendo hasta el cansancio que los de Libre solo criticamos y no proponemos nada, si proponemos, en este caso en específico proponemos: Una reforma profunda al sistema de selección de magistrados ¿Porque hasta ahora? Preguntan otros, porque hasta ahora tenemos una verdadera oportunidad de presionar para que se dé, ya que no es suficiente presentar un proyecto en el congreso para que lo aprueben, no hay voluntad para este tipo de cosas, y es en este momento que podemos lograrlo.

Proponemos de igual forma que nos dejen revisar los 200 expedientes para determinar si en verdad los 45 son los mejore o que llegaron por otros motivos a la lista enviada al congreso o que quizás en la lista de los que no fueron tomados en cuenta hay mejores candidatos o candidatas.

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *