El 66% de los jóvenes hondureños son excluidos de la educación pública

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-El 66% de los jóvenes en Honduras son excluidos de la educación pública al no encontrar cupo en los centros educativos oficiales de segunda enseñanza, por lo que muchos de ellos se convierten, a temprana edad, en víctimas del crimen y la delincuencia.

La escalofriante cifra fue revelada a CRITERIO por el director de Casa Alianza-Honduras, José Guadalupe Ruelas, quien aseguró que el porcentaje de la exclusión educativa es manejada por la Organización de Estados Iberoamericanos para la Ciencia, la Educación y la Tecnología (OEI) y la Organización de Estados Americanos (OEA).

José Guadalupe Ruelas, director de Casa Alianza-Honduras.
José Guadalupe Ruelas, director de Casa Alianza-Honduras.

“Actualmente, según datos oficiales del gobierno y según la OEA y la OEI, de daca cien niños que salen de sexto año, solo 34 encuentran cupo en la educación secundaria y solo 28 se gradúan, lo que significa que al menos 66 adolescentes de cada 100 se quedan sin educación”, apuntó Ruelas.

Añadió que el nivel de exclusión explica el por qué muchos adolescentes están siendo víctimas de la violencia, del asesinado, embarazos y de la drogadicción, es decir, “jóvenes que deberían estar siete u ocho horas en el colegio, están en sus comunidades sin poder hacer nada y por eso se van del país”.

A su juicio el actual gobierno ha hecho  un mal enfoque de las políticas de  Estado porque prefiere gastar más en el sostenimiento de los militares que en la educación de los niños  y jóvenes.

“Este gobierno gastó el año pasado unos mil millones de dólares en seguridad y en darle educación a todos los niños hubiera gastado 400 millones, con lo que se hubiera ahorrado 600 millones de dólares y tuviéramos una juventud y una adolescencia mucho más preparada”, agregó.

Consideró que las erráticas medidas del gobierno han impactado de manera negativa y crónica porque afecta el futuro, ya que “una joven de 16 años que no ha podido ir a primer curso tiene mucho menos posibilidades de encontrar un empleo y eso es lo que explica que en Honduras el gran problema de la juventud no es nada más el desempleo sino que el subempleo o dicho en una manera más clara, la explotación juvenil”.

De enero a septiembre de 2015, en  Honduras se habían registrado  más de 700 ejecuciones arbitrarias de niñas y niños y se estima que las cifras de este año podrían ser similares a las reportadas durante el año pasado cuando se alcanzó al menos 1,200 ejecuciones.

Mensualmente se reporta un promedio de 81 asesinatos de niños y niñas.  Los altos niveles de ejecución de menores se vienen reportando a raíz del golpe de Estado de 2009, ilustró el director de Casa Alianza en Honduras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.