Mel Zelaya y Libre son responsables de campaña de odio dicen nacionalistas

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

nacionalistas

 

En Respuesta al comunicado del Partido Libertad y Refundación,  donde su máximo líder acusa directamente al actual mandatario Juan Hernández de ser el responsable de la ola de violencia que aqueja a Honduras, los nacionalistas han acusado a Manuel Zelaya Rosales y a su partido LIBRE de todos los males que padece Honduras y de ser responsables de una campaña de ataques, mentiras y odio.

En un comunicado emitido el pasado domingo 20 de septiembre,  Zelaya Rosales responsabilizó al mandatario de las más de 3 mil muertes ocurridas en el Instituto Hondureño de seguridad social,  porque él es confeso de haber aceptado cheques provenientes del saqueo de esa institución.

Además lo acusa de ser el responsable directo de los escuadrones de la muerte, los encostalados, los desmembrados y de los asesinatos a jóvenes estudiantes, torturas a líderes estudiantiles y sindicales producto de una errática militarización de la sociedad y de la implementación del Plan Colombia en Honduras.

Los nacionalistas en su comunicado, donde además se catalogan a sí mismos como respetuosos de las leyes y promotores de la tolerancia y de ser vanguardia de la democracia en Honduras, acusan a LIBRE y al Frente Nacional de Resistencia de ser promotores de una campaña de odio.

En otro de los párrafos, defienden abiertamente a los medios de comunicación afines al gobierno, así como las iglesias católica y evangélica que se han puesto al servicio del actual gobierno olvidándose de los feligreses y de su misión evangelizadora en favor de los más desposeídos.

A continuación el texto de los nacionalistas:

Honduras asiste nuevamente a una campaña de ataques, mentiras y odio y con ello a la permanente división de la sociedad, la cual es impulsada por sectores políticos que encuentran ganancia en ello, sin importarles el dolor de la comunidad y de familias.

El Partido Nacional siempre ha sido una organización que respeta los valores cívicos, las leyes y que promueve entre los hondureños el valor de la tolerancia, la existencia de todos, aunque tengamos diferentes pensamientos políticos, la admisión que con el esfuerzo individual y colectivo Honduras saldrá adelante, somos convencidos de ello y nadie podrá apartarnos de esa idea, por mucho odio e insultos que nos prodiguen.

Pero nos preocupa enormemente que un sector de la sociedad, especialmente el partido Libertad y Refundación (Libre) y sus organizaciones afines, como el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), así como su líder máximo, el ex presidente Manuel Zelaya, se dediquen desde hace años a promover únicamente el odio y la confrontación entre hondureños.

Jamás aceptan errores y todo acto fuera de la ley buscan justificarlo en el “accionar del pueblo” o en la “lucha contra la oligarquía”, atacan a los medios de comunicación independientes, así como a los periodistas; igualmente a las Iglesias y nuestros respetados líderes religiosos.

También son objeto de odio, nuestras Fuerzas Armadas y a la Policía Nacional, a la cual intentan responsabilizar de todas las muertes violentas que ocurren en el país, denunciando un inexistente estado permanente de violación a los derechos humanos.

Para Libre y Manuel Zelaya no existe el crimen organizado, las violentas pandillas que imponen el terror en las comunidades, ni los criminales carteles de la droga, responsables al menos del 60 por ciento de las muertes violentas en el país, de manera que cuando responsabilizan al Presidente de la República, a las Fuerzas Armadas y a la Policía Nacional de todas las muertes, en realidad se están convirtiendo en defensores y voceros de los criminales.

Igualmente son responsables del odio que impera en el país cuando sus dirigentes, miembros y activistas sistemáticamente se dedican a atacar, ofender, crear grupos de choque que causan daños a la propiedad pública y privada y a señalar a los gobernantes del país, a los dirigentes de los partidos opositores, sin darse cuenta que en pleno siglo XXI los valores democráticos señalan el respeto a la diversidad de ideas, pensamientos y de organizaciones partidarias.

El monopolio de la verdad y de la organización quedó en el pasado, ahora ese lugar lo ocupa una nueva sociedad donde la diversidad de ideas y de organizaciones es el norte de los países.

Pareciera que los ejemplos a seguir para los dirigentes de Libre, son sociedades donde el pensar diferente se castiga con la cárcel o las ejecuciones.

En la democracia vigente los ciudadanos acuden a las urnas para escoger el partido que dirigirá el destino de la nación y la oposición debe vigilar respetuosamente. Pero en ningún país del mundo la oposición, aunque unida, impone al gobierno y obliga a que sus posiciones sean ejecutadas por el gobernante a cargo de conducir el país.

Llamamos a los dirigentes de Libre, en especial a su coordinador Manuel Zelaya, que por el bien de Honduras cesen su campaña de odio y muestren el arrepentimiento que las acciones violentas que provocan.

 

Tegucigalpa MDC 21 de Septiembre de 2015

 Comité Central

 Partido Nacional de Honduras

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *