Adiós al mito de la media naranja

Por: Redacción CRITERIO

redacción@criterio.hn

Media Naranja
En los últimos años, en Canadá, en algunos países europeos y sobre todo en Estados Unidos, la tendencia a la soltería está aumentando.

¿De qué estamos hablando cuando nos referimos a los “solteros por elección”?

La escritora estadounidense Sofía Dembling  define a los “solteros por elección” como  aquellas personas que no son capaces de verse a sí mismas, casadas con hijos o compartiendo su vida con otra persona.

En su mente no está incorporada la idea de llegar a casa por las noches y comentar lo que ha sucedido durante la jornada laboral, preparar la cena, ver un programa de televisión con su pareja, para luego irse a la cama y repetir la misma rutina casi a diario.

Es todo lo contrario a lo que la psiquiatra y escritora francesa Marie-France Hirigoyen,  expresa en su libro “Las nuevas soledades”. Dentro de esta categoría se incluyen a personas  viudas, divorciadas, separadas o a las que aunque han permanecido solteras o hayan convivido sin casarse, han mantenido relaciones insatisfactorias que los han llevado a la conclusión de que “es mejor estar solos que mal acompañados”.

La escritora Bella DePaulo, enumera las características de las personas que son solteras por elección: perciben la soledad de una forma positiva y la ven como una manera de aproximarse a la vida, no de evadirla. Aman la soledad, aman el tiempo que invierten en ellos mismos, les gusta ser autosuficientes y conseguir los objetivos que les parecen más significativos en su vida.

Es probable que este movimiento se haya originado en Estados Unidos,  un país que se caracteriza por ser una de las sociedades más ricas e individualistas del mundo.

Su objetivo es reivindicar la soltería como una alternativa más a la diversidad en la que vivimos en la actualidad. Dentro de sus postulados los “solteros por elección” predican que simplemente, algunas personas han nacido para estar solteras.

Pretenden desestigmatizar la soltería y dejar de ser discriminados sistemáticamente por el mero hecho de estar solteros. De la misma manera, quieren ser aceptados así como otros grupos como los homosexuales y transexuales, que han luchado por sus derechos como legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

¿Qué dicen los expertos?

En el ámbito de la salud, hay psiquiatras que a través de sus estudios han corroborado que pasar mucho tiempo solo puede ser perjudicial. Martin Seligman, el creador de la Psicología Positiva dice en su libro: “La vida que florece” que las personas casadas son más felices que las solteras.

 Bella DePaulo, expresa que aparte de amar la soledad, es posible que un rasgo de personalidad de algunos solteros por elección sea la introversión.

Jacqueline Olds y Richard Schwartz, autores del libro “The lonely American” han llegado a la conclusión de que la mayoría de sus pacientes que han decidido ser solteros, han crecido en familias disfuncionales en las que el amor se percibe como algo negativo.

¿Qué responden los “solteros por elección”?

Están cansados de que les pongan algunas etiquetas como; “promiscuos”, “inmaduros”, “antisociales” o “solitarios”. Comentan que para que el colectivo de los homosexuales y transexuales haya sido aceptado en algunas sociedades han tenido que pasar muchos años. Incluso la American Psychological Association los había caracterizado como enfermos y ahora su situación se ha normalizado. Se preguntan:

¿Por qué nos tienen qué decir que seremos mejores cuándo encontremos a una pareja?

¿Por qué nos tenemos qué casar pensando en que cuando seamos mayores nuestros hijos nos van a cuidar?

¿Por qué tenemos qué llenar las expectativas de los demás?

¿Por qué necesitamos a un hombre o a una mujer para ser felices?

Los “solteros por elección” piensan que de alguna manera el matrimonio se idealiza y esto lo podemos comprobar en los cuentos y tradiciones de cada cultura, en los que nos transmiten la creencia de que después del matrimonio, “seremos felices como perdices por el resto de nuestra vida”.

Asimismo, no tratan de cuestionar a los casados “por elección”  o por “presión social” o cualesquiera que sean los motivos que llevan a las personas a tomar la decisión de convivir con otra persona y tener hijos.

No obstante, agregan que, hay ventajas si se permanece soltero. Explican que “vivir solos, no significa estar solos”. La mayoría de los solteros, disfrutan mucho más del ocio que los casados porque están conectados con redes sociales que les invitan a realizar actividades que les hace mantenerse en un estado de aprendizaje constante y aumentar su crecimiento y desarrollo personal.

Más allá de todas las investigaciones y conclusiones que se puedan hacer desde diferentes perspectivas: ─económica, social, cultural, médico – psicológica y política─ sobre los solteros, los que han decidido serlo de forma consciente, quieren ser aceptados y exigen leyes que protejan sus derechos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *